La Vanguardia

A Rusia por el canal de Panamá

Panamá es para las casas de apuestas el equipo con menos posibilida­des de ganar el Mundial de Rusia. Lo importante es participar...

- Rafael Ramos

De qué país son los equipos de fútbol Chorillo, Plaza Amador, Atlético Veragüense, Árabe Unido, Chepo, Projuso y Sporting San Miguelito? Hay que ser oriundo de la región o bastante fanático para saber que la respuesta correcta es Panamá. Ninguno de ellos se ha significad­o en la Champions de la Concacaf, ninguno juega en estadios con capacidad para más de cinco mil espectador­es, y la selección nacional jamás había llegado a la fase final de un Mundial. Hasta ahora.

Pero Panamá –país de boxeo y de béisbol más que de balompié– va a estar este verano en el Mundial de Rusia, mientras que Estados Unidos, Italia y Holanda tendrán que verlo desde casa. Y además gracias a la mayor de las carambolas, con un gol fantasma que no cruzó la línea y un tanto dramático en el minuto 87 que permitiero­n derrotar 2-1 a la ya clasificad­a Costa Rica, y a la inesperada derrota de los estadounid­enses por idéntico resultado en Port of Spain contra Trinidad y Tobago, que no es una gran potencia que digamos. Debe haber sido un castigo de los dioses por tener a Donald Trump de presidente, y eso que con Putin hace buenas migas (y según las teorías de la conspiraci­ón, magníficos negocios).

Si a uno le mencionan la palabra Panamá, piensa en el boxeador Roberto Mano de Piedra Durán, en el pelotero Rod Carew (que destacó con los Minnesota Twins y los California Angels en las Grandes Ligas de béisbol en los años setenta y ochenta), por supuesto en el canal, tal vez en el exdictador Manuel Noriega, en la invasión por Estados Unidos en 1989, en la filtración de papeles confidenci­ales, quizás en lavado de dinero y los paraísos fiscales...

Los seguidores de la serie de televisión Prison Break asocian Panamá con la ficticia Penitencia­ría Federal de Sona, domicilio de Michael Scofield en la tercera temporada, donde los reos se retan entregándo­se una pata de pollo, las peleas sólo acaban con la muerte de uno de ellos, y los vigilantes observan el espectácul­o desde torretas al estilo de los campos de concentrac­ión de la Alemania nazi. ¿Pero fútbol? Hasta hace bien poco las palabras fútbol y Panamá eran incompatib­les, como el agua y el aceite.

El fútbol llegó a este país de 3,6 millones de habitantes en el siglo XIX (cuando era parte de la “Gran Colombia”) con la construcci­ón de un ferrocarri­l que uniera los océanos Atlántico y Pacífico en la zona del istmo, idea promovida por los norteameri­canos en la época de la fiebre del oro para favorecer sus intereses económicos en California. El faraónico proyecto, complicado por el calor, las lluvias torrencial­es, la insalubrid­ad y las enfermedad­es, se cobró más de doce mil vidas, y durante mucho tiempo hubo tramos que por dificultad­es del terreno se tenían que hacer en mula. Pero un beneficio colateral fue la llegada de los deportes europeos.

Los marinos de las compañías navieras inglesas empezaron a dar patadas al balón en la ciudad de Aspinwall (hoy Colón), desde donde llegó a la capital, y el fútbol se popularizó entre las comunidade­s indias, afroantill­anas y europeas. Pero los estudiante­s de clase alta y los estadounid­enses, para quienes Panamá fue siempre su patio trasero lo mismo que Cuba o Nicaragua, impulsaron el béisbol. Las obras del Canal a partir de 1903 trajeron sin embargo una nueva oleada de ingenieros alemanes y británicos, y de trabajador­es centro y sudamerica­nos, cuando grandes clubs como el Manchester United y el Liverpool estaban ya consolidad­os y tenían amplias bases de seguidores.

El esbozo de un campeonato nacional surge en 1918, con equipos de empresas como el Standard Oval, el American Cable y el Panama Hardware, y religiosos como el Oratorio Festivo de los sacerdotes salesianos. La actual LPF (Liga Panameña de Fútbol) nació tan sólo en 1988, y tiene un formato de dos torneos al año (Apertura y Clausura, como en su día la argentina), que produce dos campeones. Los dos últimos han sido el Chorrillo, del barrio de ese nombre en la ciudad de Panamá, y el Tauro, también de la capital.

En Rusia los canaleros van a tener como rivales a dos potencias europeas (Bélgica e Inglaterra) y a una africana (Túnez). Es el equipo con menos posibilida­des de levantar el trofeo según las casas de apuestas. Entrenados por el colombiano Hernán Darío Gómez, forman una escuadra veterana que lleva mucho tiempo junta, concede pocos goles pero marca aún menos. Su estrella, Román Torres, juega en los Seattle Sounders. Suez fue una de las grandes debacles de la política exterior británica. Los ingleses esperan que otro canal, esta vez el de Panamá, no se les vuelva a atragantar.

El fútbol llegó en el siglo XIX con la construcci­ón de un ferrocarri­l para unir el Atlántico y el Pacífico

 ?? ALEJANDRO BOLIVAR / GETTY ?? El panameño Román Torres celebrando la clasificac­ión mundialist­a, el pasado octubre
ALEJANDRO BOLIVAR / GETTY El panameño Román Torres celebrando la clasificac­ión mundialist­a, el pasado octubre
 ??  ?? 0 km
100
Bocas
l ro
Col
Ono Atlántico
STA RICA
LO
0 km 100 Bocas l ro Col Ono Atlántico STA RICA LO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain