Trump: la co­ne­xión Aga­la­rov

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Es­tos días Trump es­tá ase­dia­do por múl­ti­ples in­for­ma­cio­nes que con­fi­gu­ran la ima­gen de un pre­si­den­te lo­co. El li­bro Fu­ria y fue­go de Mi­chael Wolff, am­plia­men­te leí­do, pro­por­cio­na de­ta­lles su­cu­len­tos ta­les co­mo su ali­men­ta­ción a ba­se de ham­bur­gue­sas McDo­nald’s pa­ra pre­ve­nir su en­ve­ne­na­mien­to, que co­me en la ca­ma. Una ca­ma cu­yas sá­ba­nas no quie­re cam­biar por el mis­mo mo­ti­vo. Ve televisión ocho ho­ras dia­rias, in­clu­so en de­ci­si­vas reunio­nes. Ob­via­men­te no duer­me con su mu­jer, Me­la­nia, que no que­ría vi­vir en la Ca­sa Blan­ca y a la que abron­ca fre­cuen­te­men­te. No lee na­da. Y pi­de que le lean los re­sú­me­nes de do­cu­men­tos im­por­tan­tes. Ade­más de re­ci­bir dos ve­ces al día re­se­ñas de la pren­sa mun­dial pe­ro só­lo de aque­llos ar­tícu­los que le son fa­vo­ra­bles. El li­bro des­cri­be un am­bien­te en que to­dos sus co­la­bo­ra­do­res lo cri­ti­can en pri­va­do, no se fían de sus de­ci­sio­nes y pre­di­cen su hun­di­mien­to. Y es que pa­re­ce que Trump no que­ría ser pre­si­den­te sino tan só­lo uti­li­zar la cam­pa­ña pa­ra au­men­tar la au­dien­cia de su televisión. Pe­ro lo que más irri­tó a Trump fue la su­ge­ren­cia de es­te li­bro so­bre su po­si­ble ines­ta­bi­li­dad men­tal. Con­tes­tó au­to­de­cla­rán­do­se ge­nio. ¿La prue­ba? Creó un im­pe­rio in­mo­bi­lia­rio, se hi­zo el amo de los con­cur­sos de miss Uni­ver­so, lle­gó al es­tre­lla­to en la televisión y fue ele­gi­do pre­si­den­te del país más po­de­ro­so del mun­do. Y cuan­do al­guien lo con­tra­di­ce, le des­pi­de, in­clu­so a su ideó­lo­go y es­tra­te­ga Ste­ve Ban­non. Y, en su so­le­dad noc­tur­na, si­gue ata­can­do al mun­do en­te­ro y alen­tan­do a sus fie­les me­dian­te es­te go­bierno por Twit­ter que ha in­tro­du­ci­do en la his­to­ria.

Aun así, no co­rre ries­go de inhabilita­ción por ra­zo­nes de de­men­cia. La en­mien­da 25 de la Cons­ti­tu­ción, que con­si­de­ra esa po­si­bi­li­dad, es de di­fí­cil apli­ca­ción. En reali­dad nun­ca se ha uti­li­za­do. Y eso a pe­sar de que va­rios pre­si­den­tes, in­clui­dos Ni­xon, John Ken­nedy y has­ta el gran Abraham Lin­coln, eran en­fer­mos men­ta­les en dis­tin­tas mo­da­li­da­des. Pues no, aun­que Trump es el pre­si­den­te del que más se ha ha­bla­do en es­te sen­ti­do, no ocu­rri­rá, en­tre otras co­sas por­que los re­pu­bli­ca­nos no es­tán por la la­bor. Pe­ro otra co­sa se­ría si se lle­ga­ra a pro­bar la co­ne­xión en­tre la cam­pa­ña de Trump y la in­te­li­gen­cia ru­sa en la elec­ción. En prin­ci­pio, se sa­be que al­go hu­bo, pe­ro se han ido bo­rran­do las pis­tas y eli­mi­nan­do de la es­ce­na po­lí­ti­ca a los prin­ci­pa­les ac­to­res: Mi­chael Flynn, con­se­je­ro de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal du­ran­te 20 días; Ma­na­fort, di­rec­tor de la cam­pa­ña de Trump du­ran­te un tiem­po, y Car­ter, su pri­mer con­se­je­ro de Asun­tos Ex­te­rio­res. Pe­ro la in­quie­tud sube en la Ca­sa Blan­ca an­te la per­sis­ten­cia de la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller, que ya ha in­cul­pa­do a cua­tro per­so­nas del en­torno de Trump y pa­re­ce que va a re­que­rir el in­te­rro­ga­to­rio del pro­pio pre­si­den­te. En ese con­tex­to ha apa­re­ci­do es­tos días un do­cu­men­to mu­cho más se­rio que el li­bro de co­ti­lleo so­bre Trump.

Un in­for­me anó­ni­mo (he­cho pa­ra “la com­pa­ñía”) pe­ro muy pre­ci­so so­bre los con­tac­tos de Trump y sus co­la­bo­ra­do­res con Ru­sia a lo lar­go del tiem­po. Lo ha pu­bli­ca­do Buz­zFeed, una web de no­ti­cias al­ter­na­ti­vas. Se atri­bu­ye a un agen­te de la in­te­li­gen­cia bri­tá­ni­ca, pe­ro me hue­le a la pro­pia FSB (exKGB). En esen­cia, el in­for­me do­cu­men­ta una se­rie de con­tac­tos en­tre la FSB y sus ad­lá­te­res y per­so­na­li­da­des clave de la cam­pa­ña de Trump, par­ti­cu­lar­men­te en ju­nio­sep­tiem­bre del 2016. Ma­na­fort, Car­ter y el yerno de Trump, Kush­ner, par­ti­ci­pa­ron en di­chos en­cuen­tros. Pa­re­ce ser que, en los años pre­vios a la elec­ción, des­de el 2013, la FSB pre­pa­ró kom­pro­mats, es de­cir, gra­ba­cio­nes com­pre­me­te­do­ras so­bre Trump y so­bre Hi­llary, in­clu­yen­do la in­ter­cep­ta­ción de los co­rreos elec­tró­ni­cos de Hi­llary y los do­cu­men­tos del Co­mi­té Na­cio­nal De­mó­cra­ta. Pa­ra ello uti­li­za­ron hac­kers es­ta­cio­na­dos en Ru­ma­nía, con una co­ber­tu­ra en Bul­ga­ria. Pe­ro so­bre Trump fue­ron más le­jos, apro­ve­chan­do los ne­go­cios que él man­tu­vo con Araz Aga­la­rov, un bi­llo­na­rio de Azer­bai­yán, ami­go per­so­nal de Pu­tin, cu­yo hi­jo Emin es­ta­ba ca­sa­do con la hi­ja del pre­si­den­te azer­bai­yano.

Al pre­si­den­te no le im­por­ta­ron los con­tac­tos en­tre su gen­te y Pu­tin si di­fun­dían los co­rreos elec­tró­ni­cos

que tan­to da­ño hi­cie­ron a Clin­ton

Aga­la­rov pro­pu­so a Trump ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios en San Pe­ters­bur­go y la or­ga­ni­za­ción del con­cur­so de miss Uni­ver­so, pro­pie­dad de Trump, en Mos­cú en el 2013, a cam­bio de 20 mi­llo­nes y, so­bre to­do, la in­tro­duc­ción con Pu­tin. El con­cur­so se ce­le­bró en el Cen­tro Co­mer­cial Cro­cu, pro­pie­dad de Aga­la­rov, se­gui­do de una ce­na con Pu­tin. En San Pe­ters­bur­go fue más com­pli­ca­do y se di­ce que Trump tu­vo que pa­gar so­bor­nos ade­más de jol­go­rios. Los tes­ti­gos de es­tos he­chos des­apa­re­cie­ron. En Mos­cú, la FSB or­ga­ni­zó una fies­ta es­pe­cial pa­ra Trump en la ha­bi­ta­ción del Ritz Carl­ton don­de se ha­bían alo­ja­do el pre­si­den­te Oba­ma y Mi­che­lle. Pa­ra so­laz de Trump, un gru­po de pros­ti­tu­tas ori­na­ron en la ca­ma co­mo par­te de la or­gía. To­do es­to es­tá gra­ba­do. Pe­ro Pu­tin or­de­nó no di­fun­dir­lo.Y de he­cho, des­ti­tu­yó al je­fe de su Ad­mi­nis­tra­ción, Iva­nov, por ir de­ma­sia­do le­jos en es­tos chan­ta­jes.

La úl­ti­ma apa­ri­ción de los Aga­la­rov fue cuan­do su hi­jo Emin se reunió en sep­tiem­bre del 2016 en la to­rre Trump con Ja­red Kush­ner pa­ra pre­sen­tar­le a la abo­ga­da ru­sa Na­ta­lia Ve­sel­nits­ka­ya, que pro­me­tió pro­por­cio­nar in­for­ma­ción con­tra Hi­llary a cam­bio de fa­vo­res so­bre le­yes de adop­ción. Se­gún Ja­red, no hu­bo tal in­for­ma­ción pe­ro Trump en­vió una no­ta ma­nus­cri­ta de agra­de­ci­mien­to a Emin tras su elec­ción.

En cual­quier ca­so, es­te do­cu­men­to pro­por­cio­na la clave de la co­ne­xión ru­sa de Trump. Su in­te­rés fue siem­pre em­pre­sa­rial, eso es lo que es él. No le im­por­tó que hu­bie­ra con­tac­tos en­tre su gen­te y Pu­tin mien­tras no pi­die­ran na­da a cam­bio y di­fun­die­ran los co­rreos elec­tró­ni­cos que tan­to da­ño hi­cie­ron a Hi­llary en el mo­men­to clave de la elec­ción. Trump no vio pro­ble­ma en to­do es­to, aun­que lo nie­ga to­do. Pe­ro el Con­gre­so pue­de ver­lo de una for­ma di­fe­ren­te.

Manuel Cas­tells

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.