El ‘croat’

La Vanguardia - - ECONOMÍA - Ge­rard Due­lo i Fe­rrer Em­ba­ja­dor del ‘croat’

Mien­tras unos es­tán dis­traí­dos con lo que ocu­rre con el bit­coin, los mi­ne­ros del croat van pre­pa­ran­do si­len­cio­sa­men­te su ata­que. Con su nom­bre es­ta crip­to­mo­ne­da ca­ta­la­na quie­re re­vi­vir la mo­ne­da de pla­ta crea­da en 1285 por el rey Pere III que se usó du­ran­te cin­co si­glos. Li­bre de com­pro­mi­sos con ban­cos y go­bier­nos, las crip­to­mo­ne­das sur­fean le­gal­men­te por en­ci­ma de los con­tro­les fi­nan­cie­ros clá­si­cos, re­ce­lo­sos de desafian­tes ini­cia­ti­vas.

Ha­bla­mos de un medio tec­no­ló­gi­co nue­vo que por na­tu­ra­le­za des­pier­ta des­con­fian­za, por tra­tar­se de di­ne­ro. El sis­te­ma de las crip­to­mo­ne­das es­tá ba­sa­do en un al­go­rit­mo ma­te­má­ti­co en for­ma de cla­ve crip­to­grá­fi­ca (uno y úni­co por mo­ne­da) cu­yo va­lor es­tá en eso mis­mo, en con­tra de un sim­ple bi­lle­te de pa­pel que re­pre­sen­ta un con­tra­va­lor de­po­si­ta­do en un ban­co cen­tral. Es­tar li­mi­ta­das en un nú­me­ro fi­ni­to de uni­da­des es la prin­ci­pal cau­sa de su re­va­lo­ri­za­ción, al ha­ber más de­man­da que ofer­ta. En los mer­ca­dos on­li­ne la lo­cu­ra ha al­can­za­do en po­cos años ni­ve­les muy ele­va­dos.

Des­de el 2013 el mer­ca­do mun­dial de las crip­to­mo­ne­das ha au­men­ta­do más de cien ve­ces su va­lor. Los va­lo­res que to­man al­gu­nas de las más de mil monedas di­gi­ta­les en el Coi­nMar­ke­tCap son alar­man­tes. En es­te con­tex­to ge­ne­ral apa­re­ce el croat, que por sus ca­rac­te­rís­ti­cas ha si­do muy bien aco­gi­da in­ter­na­cio­nal­men­te. Aun­que su uso es­tá abier­to al mun­do en­te­ro, tie­ne un mer­ca­do lo­cal muy bien de­fi­ni­do (Ca­ta­lun­ya), ven­ta­ja que tie­nen po­cas crip­to­mo­ne­das. Es más des­cen­tra­li­za­do, se­gu­ro y rá­pi­do de trans­mi­tir que el pro­pio bit­coin y mu­cho más fá­cil de mi­nar, in­clu­so con un equi­po más sen­ci­llo. Es de­cir, es más ac­ce­si­ble ob­te­ner nue­vas monedas me­dian­te el pro­ce­so in­for­má­ti­co por el que se ge­ne­ran los al­go­rit­mos ( block­chain), tecnología en la que se ba­san las transac­cio­nes que se rea­li­zan.

El boom de las crip­to­mo­ne­das ha asus- ta­do a ban­cos y go­bier­nos, que no pue­den con­tro­lar­las. En medio mun­do ya se pue­de com­prar y pa­gar con mu­chas monedas di­gi­ta­les. En Es­pa­ña son va­rios los ban­cos que es­tán ins­ta­lan­do ca­je­ros au­to­má­ti­cos pa­ra ope­rar con ellas. Así pues, no ha­bla­mos de un utó­pi­co fu­tu­ro, sino de un ra­bio­so pre­sen­te al que de­bié­ra­mos pres­tar la má­xi­ma aten­ción e in­te­rés. El croat nos ofre­ce en www.croat.cat la opor­tu­ni­dad de des­car­gar­nos gra­tui­ta­men­te su mo­ne­de­ro, em­pe­zar a mi­nar y a ha­cer transac­cio­nes. Co­mo ha ocu­rri­do con to­das las crip­to­mo­ne­das en su ini­cio, an­tes de ser acep­ta­das por el mer­ca­do fi­nan­cie­ro evo­lu­cio­nan un cier­to tiem­po en un mer­ca­do pri­va­do don­de las transac­cio­nes son de true­que, y cu­yo va­lor vie­ne con­di­cio­na­do por su uso y acep­ta­ción den­tro de su ám­bi­to lo­cal. Por ello, en el ca­so del croat, aún pen­dien­te de ser lis­ta­do por las agencias ex­chan­ge, es muy im­por­tan­te la pro­li­fe­ra­ción de mo­ne­de­ros y el in­ten­si­vo mo­vi­mien­to de transac­cio­nes en­tre nues­tra co­mu­ni­dad. En los fo­ros de las re­des (Croat.Coin de Te­le­gram, por ejem­plo) pue­den ver­se a dia­rio pe­que­ñas transac­cio­nes a dis­tin­tos va­lo­res que ca­da mi­ne­ro o usua­rio ofre­ce o de­man­da.

Es­ta crip­to­mo­ne­da di­gi­tal to­ma el nom­bre de la mo­ne­da de pla­ta vi­gen­te en Ca­ta­lun­ya du­ran­te cin­co si­glos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.