La tra­ma ru­sa de Trump (2)

Pe­se al voto del Con­gre­so ins­tan­do san­cio­nes a Ru­sia, Trump re­du­jo la lis­ta a unas po­cas per­so­nas y de­jó ex­pi­rar el pla­zo da­do por el Con­gre­so

La Vanguardia - - OPINIÓN - OB­SER­VA­TO­RIO GLO­BAL Ma­nuel Cas­tells

El dis­cur­so so­bre el es­ta­do de la na­ción de Trump fue un éxi­to pa­ra él a pe­sar de sus inexac­ti­tu­des. Lo apro­ba­ron el 48% de los ciu­da­da­nos, al ni­vel de Oba­ma. Pe­ro el pre­si­den­te si­gue preo­cu­pa­do. Por­que la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller so­bre la tra­ma ru­sa que le ayu­dó a lle­gar al po­der con­ti­núa inexo­ra­ble. In­clu­so hay ma­nio­bras de con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos pa­ra des­vir­tuar las in­ves­ti­ga­cio­nes del FBI, tal vez pro­vo­can­do la di­mi­sión del director.

Pe­ro ¿qué es lo que se sa­be? Que hac­kers al ser­vi­cio de la FSB ru­sa pe­ne­tra­ron los or­de­na­do­res del Par­ti­do De­mó­cra­ta y tam­bién in­ter­cep­ta­ron co­rreos elec­tró­ni­cos en­via­dos por Hi­llary des­de su mó­vil per­so­nal. Ese ma­te­rial lle­gó a manos de la cam­pa­ña de Trump. Y mo­ti­vó que el FBI reac­ti­va­ra su in­ves­ti­ga­ción so­bre Hi­llary por po­si­ble vio­la­ción de la se­gu­ri­dad na­cio­nal po­co an­tes de la elec­ción. Se sa­be tam­bién que aun­que no fue el úni­co fac­tor de la de­rro­ta de Clin­ton, tu­vo una in­fluen­cia cier­ta. Ade­más, hac­kers ins­pi­ra­dos por la in­te­li­gen­cia ru­sa sa­tu­ra­ron las re­des me­dian­te ro­bots, in­fluen­cian­do a mi­les de elec­to­res en su opi­nión política. Y se sa­be que el Krem­lin era par­ti­da­rio del triun­fo de Trump por el efec­to de di­vi­sión y con­fu­sión que po­dría crear en Es­ta­dos Uni­dos y en­tre Es­ta­dos Uni­dos y sus alia­dos.

Pe­ro lo que no se ha pro­ba­do por aho­ra es si los ase­so­res de Trump co­la­bo­ra­ron en esas es­tra­te­gias ru­sas y si el pro­pio pre­si­den­te era cons­cien­te. Eso es lo que in­ves­ti­ga Mue­ller. Y al­go más: si hu­bo o no in­ten­to de obs­truc­ción a la jus­ti­cia (o sea a la in­ves­ti­ga­ción del FBI o a las in­ves­ti­ga­cio­nes del Con­gre­so) por par­te del pre­si­den­te y sus co­la­bo­ra­do­res. Ese es el pun­to cla­ve. Que só­lo po­dría ser pro­ba­do me­dian­te las de­cla­ra­cio­nes de per­so­nas del en­torno de Do­nald Trump, ba­jo ju­ra­men­to, an­te el fis­cal es­pe­cial o un ju­ra­do de­sig­na­do por él. In­clu­yen­do la de­cla­ra­ción del pro­pio pre­si­den­te. De mo­men­to lo que se sa­be es que va­rios de los ase­so­res más im­por­tan­tes de Trump han si­do le­gal­men­te acu­sa­dos, se han de­cla­ra­do cul­pa­bles de men­tir al FBI y es­tán “co­la­bo­ran­do”, es de­cir, re­ve­lan­do in­for­ma­ción que po­dría ad­mi­tir los contactos ile­ga­les con agen­tes del Go­bierno ru­so o con oli­gar­cas ru­sos que hi­cie­ron de me­dia­do­res. Tal vez ha­bría que es­pe­rar a co­no­cer el con­te­ni­do de esas con­fe­sio­nes pa­ra con­tar­le to­da la his­to­ria. Pe­ro de mo­men­to lo que sí sa­be­mos es que va­rios de los miem­bros más pro­mi­nen­tes del pri­mer equi­po de la cam­pa­ña de Trump, así co­mo su abo­ga­do per­so­nal, es­tu­vie­ron, des­de ha­ce tiem­po, re­la­cio­na­dos con la oli­gar­quía ru­sa y con ne­go­cios pro­te­gi­dos por el Krem­lin. Es­to es lo que, se­gún Lu­ke Har­ding, pe­rio­dis­ta del The Guar­dian, ex­co­rres­pon­sal en Ru­sia y au­tor del me­jor li­bro re­cien­te so­bre el te­ma (Co­llu­sion), da pie a sos­pe­chas fun­da­das por­que son de­ma­sia­das coin­ci­den­cias pa­ra que sea cues­tión del azar.

En con­cre­to, el pri­mer director de cam­pa­ña de Trump, Paul Ma­na­fort, hi­zo su for­tu­na co­mo agen­te de los ucra­nia­nos pro­rru­sos en Es­ta­dos Uni­dos, con una con­sul­to­ría política pa­ra ha­cer lobby en fa­vor del ex­pre­si­den­te Ya­nu­kó­vich y en con­tra de las san­cio­nes a Ru­sia por la ane­xión de Cri­mea ayu­da­do por su vi­ce­di­rec­tor de cam­pa­ña, Ga­tes, am­bos con lu­cra­ti­vos ne­go­cios en Ucra­nia.

El ase­sor de política ex­te­rior de Trump,

Car­ter Pa­ge, era un exa­gen­te de in­te­li­gen­cia de la Ma­ri­na, con un doc­to­ra­do de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres, que pros­pe­ró co­mo con­sul­tor es­tra­té­gi­co en te­mas de ener­gía, ase­so­ró a Gaz­prom en Mos­cú y des­pués creó una em­pre­sa so­bre ener­gía en Nue­va York con un aso­cia­do de Gaz­prom, Ser­guéi Yat­sen­ko.

Pa­ge es­cri­bió en re­vis­tas aca­dé­mi­cas apo­yan­do la política ru­sa so­bre Cri­mea. En ju­lio del 2016, en ple­na cam­pa­ña pre­si­den­cial, Pa­ge fue en­via­do a Mos­cú, don­de dio una con­fe­ren­cia y se en­con­tró con Ígor Se­chin, un hom­bre de la má­xi­ma con­fian­za de Pu­tin des­de sus tiem­pos del KGB. Se­chin fue nom­bra­do pre­si­den­te de Ros­neft, la ma­yor em­pre­sa pe­tro­le­ra. Se­chin bus­ca­ba un buen con­tac­to con Trump pa­ra una coope­ra­ción ener­gé­ti­ca. De he­cho, en­con­tró un ex­ce­len­te con­tac­to. Tiem­po atrás, Ros­neft co­la­bo­ró con Ex­xon en el desa­rro­llo del gran pro­yec­to de ex­plo­ra­ción de gas en Sa­ja­lín. El pre­si­den­te de Ex­xon era Rex Ti­ller­son, a quien Pu­tin con­de­co­ró con la Or­den de la Amis­tad. Ti­ller­son en­tró en la cam­pa­ña de Trump y ac­tual­men­te es el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, o sea el res­pon­sa­ble di­rec­to de las re­la­cio­nes con Ru­sia. El pri­mer ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal en la pre­si­den­cia de Trump fue el ge­ne­ral Mi­chael Flynn, que tu­vo que di­mi­tir tras tres se­ma­nas en la Ca­sa Blanca al re­co­no­cer que ha­bía men­ti­do al FBI so­bre el dinero que ha­bía re­ci­bi­do tan­to de Ru­sia co­mo de Tur­quía.

Flynn ha­bía si­do in­vi­ta­do a Mos­cú an­tes de la elec­ción y ce­nó con Pu­tin, fo­to­gra­fián­do­se jun­tos. Dio una en­tre­vis­ta a Ru­sia To­day lau­da­to­ria de la política ru­sa en Eu­ro­pa. Pa­ge fue re­em­pla­za­do por un jo­ven ase­sor de política in­ter­na­cio­nal, Geor­ge Pa­pa­do­pou­los, que tam­bién re­co­no­ció ha­ber te­ni­do contactos no au­to­ri­za­dos con la in­te­li­gen­cia ru­sa y es­tá impu­tado. El abo­ga­do per­so­nal de Do­nald Trump, Mi­chael Cohen, con fa­mi­lia ucra­nia­na y ne­go­cios en ese país, fue so­cio de Fe­lix Sa­ter en el in­mo­bi­lia­rio de Nue­va York, jun­to con Ja­red Kush­ner, el yerno de Trump, así co­mo en el pro­yec­to no rea­li­za­do de una to­rre Trump en Mos­cú. Sa­ter era par­te de la ma­fia ru­sa de Nue­va York, y se hi­zo in­for­ma­dor del FBI pa­ra evi­tar la cár­cel. To­dos es­tos per­so­na­jes han co­rro­bo­ra­do sus contactos ru­sos y, con ex­cep­ción de Ti­ller­son, son in­ves­ti­ga­dos por el fis­cal Mue­ller. Y mien­tras, a pe­sar del voto del Con­gre­so ins­tan­do san­cio­nes a Ru­sia, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te Trump re­du­jo la lis­ta a unas po­cas per­so­nas y de­jó ex­pi­rar el pla­zo da­do por el Con­gre­so sin im­ple­men­tar­las. Con­ti­nua­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.