Nar­ci­sis­tas y au­to­ex­plo­ta­dos

Byung-Chul Han, au­tor de ‘La so­cie­dad del can­san­cio’ y es­tre­lla de la fi­lo­so­fía, vi­si­ta por pri­me­ra vez Es­pa­ña con una char­la en el CCCB

La Vanguardia - - CULTURA - JUS­TO BA­RRAN­CO

Es una es­tre­lla de la fi­lo­so­fía con­tem­po­rá­nea. En Es­pa­ña su li­bro más po­pu­lar, La so­cie­dad

del can­san­cio (Her­der), ha ven­di­do 25.000 ejem­pla­res –los en­sa­yos no sue­len ven­der mu­cho más de 2.000– y ha per­ma­ne­ci­do me­ses en las lis­tas de ven­tas. Pero si el co­reano Byung-Chul Han (Seúl, 1959) se ha con­ver­ti­do una es­tre­lla, lo ha he­cho por –la ne­ce­si­dad de– sus li­bros, y no por­que se de­di­que a ofre­cer con­fe­ren­cias por to­do el mun­do y sea un per­so­na­je me­diá­ti­co. His­to­rias no le fal­tan para ello: para em­pe­zar, lle­gó a Ale­ma­nia a los 26 años tras es­tu­diar ¡me­ta­lur­gia! en su país; hoy es pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía en la Uni­ver­si­dad de las Ar­tes de Ber­lín. Pero por cohe­ren­cia con su pen­sa­mien­to, ape­nas via­ja, y se nie­ga a ser turista, una mer­can­cía más. “No quie­ro par­ti­ci­par, ali­men­tar, es­te flu­jo de mer­can­cías y tu­ris­mo, me nie­go”, di­ce. Sin em­bar­go, tras años de mu­cho in­sis­tir, el Cen­tre de Cul­tu­ra Con­tem­po­rà­nia de Bar­ce­lo­na, el CCCB, con­si­guió que ayer vi­nie­ra por pri­me­ra vez a Es­pa­ña y ofre­cie­ra una con­fe­ren­cia. Y ha­bla­ra con la pren­sa pre­sen­tan­do su fas­ci­nan­te nue­vo li­bro, La ex­pul­sión de lo dis­tin­to (Her­der). Un li­bro que re­tra­ta a una so­cie­dad en la que los in­di­vi­duos son cre­cien­te­men­te nar­ci­sis­tas –“las sel­fies son be­llas su­per­fi­cies li­sas y sa­ti­na­das de un yo va­cia­do y que se sien­te in­se­gu­ro”– es­po­lea­dos por unas redes so­cia­les en las que no hay co­mu­ni­dad, sino un mon­tón de egos su­per­pues­tos. Unos in­di­vi­duos can­sa­dos, au­to­ex­plo­ta­dos al lí­mi­te –“la li­ber­tad de la que ha­ce ga­la el neo­li­be­ra­lis­mo es pro­pa­gan­da, uno se ex­plo­ta vo­lun­ta­ria­men­te a sí mis­mo fi­gu­rán­do­se que se es­tá rea­li­zan­do”– que su­fren en sus car­nes una so­cie­dad del ren­di­mien­to y la op­ti­mi­za­ción.

Una so­cie­dad que in­ten­ta su­pri­mir to­das las di­fe­ren­cias por­que di­fi­cul­tan el tra­sie­go glo­bal de in­for­ma­ción, mer­can­cías y ca­pi­ta­les. Una glo­ba­li­za­ción que lo ha­ce to­do igual jus­to en el mo­men­to que nos cree­mos más in­di­vi­dua­les que nun­ca: no hay que con­fun­dir, di­ce, la au­ten­ti­ci­dad que se nos pide hoy a to­dos –“la au­ten­ti­ci­dad es la for­ma neo­li­be­ral de pro­duc­ción del ego nar­ci­sis­ta” y se ex­pre­sa “so­bre to­do me­dian­te el con­su­mo”– con la sin­gu­la­ri­dad de ca­da uno. De he­cho, sub­ra­ya, el sis­te­ma ac­tual es­tá vol­ca­do so­bre el yo y hay ce­gue­ra ha­cia el otro. En el mun­do hi­per­co­mu­ni­ca­do y lleno de pan­ta­llas hay co­ne­xio­nes en vez de re­la­cio­nes. Y ya no exis­te el otro “co­mo mis­te­rio, co­mo se­duc­ción, co­mo de­seo, co­mo in­fierno”. Hay me gus­ta e in­for­ma­cio­nes que nos con­fir­man lo que pen­sá­ba­mos. Y hay mu­cho rui­do. Y ne­ce­si­dad de vol­ver a es­cu­char al otro. De hos­pi­ta­li­dad, ama­bi­li­dad, eros.

Han co­mien­za la char­la con la pren­sa son­rien­do y ex­pli­can­do que le ex­tra­ña que un li­bro co­mo La so­cie­dad del can­san­cio, que ha­bla de la ac­tual so­cie­dad del ren­di­mien­to, que lle­va a en­fer­me­da­des co­mo la de­pre­sión, ha­ya te­ni­do tan­to eco en Es­pa­ña. “El li­bro De­re­cho a la pe­re­za del yerno de Marx ha­bla­ba de la be­lle­za ori­gi­nal del hom­bre que, de­cía, en­ton­ces ya só­lo se po­día en­con­trar en paí­ses del sur de Eu­ro­pa co­mo Es­pa­ña en los que el pre­jui­cio eco­nó­mi­co no ha­bía aca­ba­do con el odio al tra­ba­jo. Para es­te ani­mal ori­gi­nal el tra­ba­jo era la for­ma más ex­tre­ma de es­cla­vi­tud. El ani­mal ori­gi­nal ni con­su­me ni co­mu­ni­ca. Hoy en cam­bio el ser hu­mano se ha con­ver­ti­do en un con­su­mis­ta. La glo­ba­li­za­ción nos ha he­cho per­der la be­lle­za ori­gi­nal”, se­ña­la. Y bro­mea que “si me es­co­gie­ran pre­si­den­te de Ca­ta­lun­ya lo pri­me­ro que ha­ría se­ría vol­ver al ani­mal ori­gi­nal, y si eso pu­die­ra ser así me ha­ría más se­pa­ra­tis­ta que Puig­de­mont”.

En su opinión la si­tua­ción ca­ta­la­na for­ma par­te del cho­que de lo es­pe­cial y lo ge­né­ri­co que se da hoy en tan­tos lu­ga­res. “Lo ge­ne­ral crea vio­len­cia. La glo­ba­li­za­ción, la unión co­mer­cial eu­ro­pea, ha­cen que sur­jan mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas, po­pu­lis­tas, iden­ti­ta­rios que ven en la glo­ba­li­za­ción al­go abs­trac­to. Hay un an­he­lo de fi­jar­se en un lu­gar con­cre­to. Ha­ce fal­ta una UE con unión de co­ra­zo­nes, sen­ti­mien­tos, ra­zón”.

Y más co­sas: “Vi­vi­mos una épo­ca de con­for­mis­mo ra­di­cal. Las uni­ver­si­da­des más que de for­ma­ción hu­ma­na son de for­ma­ción pro­fe­sio­nal. A los es­tu­dian­tes se les tra­ta co­mo clien­tes. Se les in­cul­ca el ren­di­mien­to, el apren­di­za­je de por vi­da y na­da más, es una rue­da”. Y ha­ce fal­ta cues­tio­nar­nos la so­cie­dad di­gi­tal ac­tual: “Con la Ilustración el su­je­to se hi­zo su­je­to de co­no­ci­mien­to so­be­rano y eran los ob­je­tos los que gi­ra­ban al­re­de­dor de él. Hoy vi­vi­mos el da­taís­mo. El hom­bre de­ja de ser un su­je­to so­be­rano para con­ver­tir­se en un con­jun­to de datos y una uni­dad con­tro­la­da y con­tro­la­ble. El al­go­rit­mo le con­tro­la y do­mi­na sin que se dé cuen­ta. Los pio­ne­ros de in­ter­net vie­ron su po­ten­cial eman­ci­pa­dor y hoy son los pri­me­ros crí­ti­cos. Nos con­tro­la sin sa­ber­lo. Antes la re­pre­sión se ejer­cía so­bre las per­so­nas y lo no­ta­ban. Aho­ra no. Pero es so­lo un me­dio, se pue­de uti­li­zar bien, al ser­vi­cio de las per­so­nas. No pue­de ser que el al­go­rit­mo haga al hom­bre, en vez de al re­vés”.

Un hom­bre que de­be vol­ver a es­cu­char al otro. “Vi­vir en co­mu­ni­dad quie­re de­cir no ser nar­ci­sis­tas. El idio­ta es el que no se co­mu­ni­ca, ocu­pa­do en sí mis­mo. Hoy to­do gi­ra al­re­de­dor de trans­mi­tir lo que ha­ce­mos, que­re­mos, pen­sa­mos. Ca­si nos des­nu­da­mos pero no es­cu­cha­mos al otro. Es una ta­rea po­lí­ti­ca que he­mos de asu­mir. Ha­cer rui­do no es co­mu­ni­car”. Tam­bién, di­ce, he­mos de te­ner un tiem­po nue­vo, en el que no to­do lo in­va­da el tra­ba­jo y la ace­le­ra­ción de la co­mu­ni­ca­ción. “Ne­ce­si­ta­mos un tiem­po de fies­ta para de­di­car­lo a no­so­tros. Eso in­clu­ye las nup­cias, las bo­das. Qui­zá a Es­pa­ña y Ca­ta­lun­ya les con­vie­ne una bo­da para vol­ver­se a re­con­ci­liar. Más bo­das y eros en vez de pe­leas”.

“Hoy to­do gi­ra al­re­de­dor de trans­mi­tir lo que ha­ce­mos; ca­si nos des­nu­da­mos, pero no es­cu­cha­mos al otro”

LLIBERT TEI­XI­DÓ

Byung-Chul Han ata­ca la so­cie­dad del me gus­ta y ad­vier­te de los pe­li­gros del da­taís­mo

LLIBERT TEI­XI­DÓ

Byung-Chul Han ayer en el CCCB

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.