El su­rrea­lis­mo de la ve­jez

An­tò­nia Ca­rré-Pons re­tra­ta la se­nec­tud en ‘Com s’es­bra­va la ma­la llet’

La Vanguardia - - CULTURA - FRAN­CESC BOMBÍ-VILASECA

La me­di­ci­na me­die­val di­vi­día en seis las eda­des del hom­bre: ni­ñez, ado­les­cen­cia, ju­ven­tud, ma­du­rez, ve­jez y se­nec­tud. A es­ta úl­ti­ma ha de­di­ca­do An­tò­nia Ca­rré-Pons (Te­rras­sa, 1960) Com s’es­bra­va la ma­la llet (El Club Edi­tor), una re­co­pi­la­ción de ocho cuen­tos en que par­te de un he­cho vi­vi­do: su pa­dre su­frió un ic­tus, y en con­se­cuen­cia ella en­tró a fon­do en el mun­do ge­riá­tri­co: ca­sals d’avis, re­si­den­cias, hos­pi­ta­les...

“Mu­chas ho­ras de dominó”, re­co­no­ce a la autora. “El li­bro me ha ser­vi­do pa­ra en­ten­der y acep­tar lo que me ha pa­sa­do, lo he es­cri­to pa­ra sal­var­me”, ase­gu­ra. Pe­ro no es un li­bro tris­te, por­que “lo que es­tá en jue­go es la vi­da, y los vie­jos se afe­rran a ella”. No quie­re ser un re­tra­to en­dul­za­do que ocul­te una ca­pa de des­pre­cio, sino que “hay que lla­mar a las co­sas por su nom­bre, sin eu­fe­mis­mos, pe­ro con hu­mor y res­pe­to”. “Hay que po­der ex­pli­car las co­sas –in­sis­te– cla­ra­men­te, sin sub­ter­fu­gios”.

Y es que al fin y al ca­bo, co­mo es­cri­bió Pe­re March en el si­glo XIV, “al punt que hom naix co­me­nça de mo­rir”, o el mis­mo Joan Sa­les, más cer­ca: “Tota vi­da és el viat­ge d’un mo­ri­bund”. Ha­ce fal­ta te­ner­lo pre­sen­te aho­ra que se­gún la autora “Eu­ro­pa se­rá el ge­riá­tri­co del mun­do”, un es­pa­cio aún con ta­búes co­mo la muer­te mis­ma, “aun­que sea­mos mor­ta­les”, o el se­xo en la ter­ce­ra edad, que pa­re­ce que no exis­ta, pe­ro es­tá muy pre­sen­te en la vi­da y tam­bién, cla­ro, en el li­bro.

La edi­to­ra, Ma­ria Bohi­gas, re­cuer­da que Ca­rré-Pons le en­vió el pro­yec­to del li­bro co­mo “una in­vi­ta­ción a leer”, y se con­vir­tió en una lec­tu­ra de placer que le abría el ham­bre de que­rer se­guir le­yen­do y lo pu­do de­gus­tar “sin ac­ti­tud ana­lí­ti­ca, no co­mo edi­to­ra, y eso no pa­sa a me­nu­do, y me­nos en un li­bro que te lle­va a lu­ga­res a los que no quie­res ir”. “En­trar en un ge­riá­tri­co no ape­te­ce, por­que la se­nec­tud es co­mo un nau­fra­gio. Las re­glas del jue­go se mo­di­fi­can, pe­ro la per­so­na­li­dad in­di­vi­dual se man­tie­ne, se im­po­ne”.

Ca­rré-Pons ha des­ple­ga­do en po­cos años una obra que ha sal­ta­do de gé­ne­ros sin re­pe­tir­se: una no­ve­la ju­ve­nil, una his­tó­ri­ca, otra sa­tí­ri­ca, pro­sa poé­ti­ca... y se es­tre­na en el cuen­to, con el que la li­te­ra­tu­ra ca­ta­la­na ya ha tra­ta­do el te­ma des­de los án­gu­los de Quim Mon­zó, Ser­gi Pà­mies o re­cien­te­men­te, Jau­me Ce­la.

Los cuen­tos abar­can un am­plio aba­ni­co de reali­da­des, de re­la­cio­nes hu­ma­nas y pun­tos de vis­ta

Pa­ra Ca­rré-Pons lle­gar a una edad pro­vec­ta “no tie­ne mé­ri­to, es el trá­fi­co de la ma­te­ria ha­cia la na­da, pe­ro a la vez las in­hi­bi­cio­nes des­apa­re­cen. Ten­dría­mos que ha­blar de edad su­rrea­lis­ta. A mí me ha­cen reír”. En el li­bro, por ejem­plo, un hi­jo le di­ce al pa­dre: “A ve­ces ten­go la sen­sa­ción de que no tie­nes en cuen­ta la reali­dad, pa­pá”. “¿Qué reali­dad? –res­pon­de el pa­dre– ¿La tu­ya o la mía?”. Aun­que es un li­bro bre­ve, los cuen­tos abar­can un am­plio aba­ni­co de reali­da­des, de re­la­cio­nes hu­ma­nas y pun­tos de vis­ta, con per­so­na­jes que son viu­dos, nie­tos, hi­jos y abue­los, pa­re­jas, cui­da­do­res... Con un tono que re­co­no­ce deu­dor de Ali­ce Mun­ro y un es­ti­lo des­nu­do cer­cano a la tra­di­ción ru­sa y au­to­res co­mo Do­vlá­tov o Ché­jov. Ade­más de ho­me­na­jes im­plí­ci­tos a obras co­mo El ca­rrer de les Ca­mè­lies de Mer­cè Ro­do­re­da, en­tre otros.

El li­bro em­pie­za en mo­vi­mien­to, con un cuen­to con mu­cho bai­le, as­pec­to que a me­nu­do es muy im­por­tan­te pa­ra la gen­te ma­yor –no pa­ra la es­cri­to­ra, que re­co­no­ce que no le gus­ta na­da–: “El bai­le es se­duc­ción y es fe­li­ci­dad”, y aca­ba con una la­bor de pun­to de cruz en un re­la­to en que to­do es quie­tud, que cie­rra el via­je.

BLAI TO­MÀS

Ca­rré-Pons, re­crean­do la for­ma en que en la ve­jez nos des­in­hi­bi­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.