La fuer­za de un sue­ño

De­trás de da­tos e in­for­mes so­bre ‘start-ups’ hay hom­bres y mu­je­res que em­pie­zan un pro­yec­to, se con­so­li­dan o fra­ca­san. Que quie­ren cam­biar el mun­do

La Vanguardia - - MOBILE WORLD CONGRESS 2018 - RAÚL MON­TI­LLA Bar­ce­lo­na

La idea de cam­biar el mun­do: mu­cho o po­co, pe­ro cam­biar­lo. Tam­bién ha­cer reali­dad un sue­ño. Dos ele­men­tos que tie­nen en co­mún mu­chos de los em­pren­de­do­res que ca­da día ima­gi­nan su em­pre­sa, la crean, con­si­guen fac­tu­rar un mi­llón de eu­ros, o fra­ca­san por pri­me­ra o por úl­ti­ma vez. Dos ele­men­tos muy pre­sen­tes en el re­la­to de Ig­na­si Ei­riz, de 19 años y que co­men­zó a ser em­pren­de­dor ca­si sin bus­car­lo. O en el de Car­lo­ta Pi, de 41 años, que sí lo bus­có y fun­dó Ho­la­luz, que cuen­ta con una plan­ti­lla de 140 per­so­nas y con­tem­pla do­blar­la. Dos his­to­rias que for­man par­te de los da­tos que es­tán pre­sen­tes en al­gu­nos de los in­for­mes que se des­gra­nan en las pá­gi­nas an­te­rio­res.

“Creer en tu sue­ño es muy im­por­tan­te, so­bre to­do en los mo­men­tos di­fí­ci­les. Eso sí, no te pue­des ce­gar”, ma­ni­fies­ta Car­lo­ta que de­ci­dió crear su pro­pia em­pre­sa ha­ce sie­te años por­que ne­ce­si­ta­ba un pro­yec­to co­mo el su­yo: una com­pa­ñía que ven­die­ra ener­gía 100% re­no­va­ble a tra­vés de In­ter­net. “Que­ría­mos crear tam­bién otro mo­de­lo de em­pre­sa”, aña­de es­ta em­pren­de­do­ra nom­bran­do a los otros dos con­fun­da­do­res de Ho­la­luz, Oriol Vi­la y Fe­rran No­gué, con los que com­par­tió cur­so de MBA. Una em­pre­sa con as­pi­ra­cio­nes glo­ba­les pe­ro en la que las co­sas se hi­cie­ran di­fe­ren­tes: de una for­ma más hu­ma­na. Tam­bién en lo que afec­ta al fun­cio­na­mien­to in­terno de la mis­ma, con fa­ci­li­da­des pa­ra que ha­ya más con­ci­lia­ción fa­mi­liar.

“No creo que se de­ba de ele­gir, por ejem­plo, en­tre tu ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y tu fa­mi­lia”, apun­ta Car­lo­ta, que aca­ba to­dos los co­rreos elec­tró­ni­cos que man­da a los miem­bros de su equi­po con dos eti­que­tas: #es­po­si­ble y #kee­pro­wing (se­guir re­man­do). La pri­me­ra idea es evi­den­te: una creen­cia obli­ga­da pa­ra un em­pren­de­dor. “Y el re­mo es una ac­ti­vi­dad du­ra, que ne­ce­si­ta de la coor­di­na­ción de un equi­po. Y hay que se­guir ade­lan­te, re­mar y se­guir ade­lan­te”, ma­ni­fies­ta la co­fun­da­do­ra de Ho­la­luz, que si tie­ne que ele­gir en­tre net­wor­king e in­ver­sión, con­tes­ta: “Equi­po y clien­tes”. Que re­cuer­da con ca­ri­ño los dos años y on­ce me­ses que pa­sa­ron ella y sus so­cios en Bar­ce­lo­na Ac­ti­va. “Allí co­no­ci­mos a otra gen­te, em­pe­za­mos a en­ten­der el mun­do de los in­ver­so­res, la re­la­ción con la pren­sa...”, co­men­ta. Y jus­ti­fi­ca lo im­por­tan­te que es que la ciu­dad ten­ga un eco­sis­te­ma tec­no­ló­gi­co fuer­te, so­bre to­do pa­ra atraer a ta­len­to. “La mar­ca Bar­ce­lo­na nos ayu­da”, aña­de. e in­sis­te: “To­do es po­si­ble”.

Ig­na­si Ei­riz, es­tu­dian­te de se­gun­do cur­so de Pu­bli­ci­dad y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas, tam­bién lo cree. Des­pués de to­do, ha­ce un año y me­dio no se ima­gi­na­ba que fue­ra a ser em­pren­de­dor en la in­dus­tria tex­til. “Y eso que no soy nin­gún fa­ná­ti­co de la mo­da”, apun­ta.

¿Qué pa­só ha­ce un año y me­dio? Ig­na­si ini­ció una re­fle­xión per­so­nal so­bre la ro­pa; la que ves­tía y po­día ves­tir en un fu­tu­ro. Y to­mó una de­ci­sión: la de com­prar só­lo pren­das de ves­tir “éti­cas”, cu­yos pro­ce­sos de pro­duc­ción res­pe­ta­ran el me­dio am­bien­te y a los tra­ba­ja­do­res. Los ami­gos, ami­gas y co­no­ci­dos le co­men­za­ron a pre­gun­tar có­mo con­se­guir ese ti­po de ro­pa. Y con­for­me se iba con­vir­tien­do en un ex­per­to pres­crip­tor, fue to­man­do for­ma un pro­yec­to en el que aho­ra, ade­más de él, hay otras tres per­so­nas im­pli­ca­das de for­ma fi­ja y un gran nú­me­ro de vo­lun­ta­rios. Et­hi­cal Ti­me, así se lla­ma su em­pre­sa, es una app y una web de mo­da sos­te­ni­ble que ve­rá la luz gra­cias a un pro­ce­so de mi­cro­me­ce­naz­go que du­ró po­co más de un mes en el que Ig­na­si con­si­guió su­pe­rar los 20.000 eu­ros.

En la pri­me­ra fa­se, pre­vis­ta pa­ra ma­yo, Et­hi­cal Ti­me se li­mi­ta­rá a ser una es­pe­cie de ba­se de da­tos de em­pre­sas que se de­di­can a co­mer­cia­li­zar ro­pa éti­ca. En la se­gun­da fa­se, pre­vis­ta pa­ra fi­na­les de año, se po­drán com­prar las pren­das de to­das esas tien­das a tra­vés de su por­tal.

“In­ves­ti­gué so­bre el mun­do de la mo­da y me en­con­tré mu­chas mar­cas preo­cu­pa­das por el tra­ba­jo digno de sus em­plea­dos y por el me­dioam­bien­te, pe­ro que to­das te­nían un pro­ble­ma co­mún: la vi­si­bi­li­dad”, se­ña­la Ig­na­si que es­te año acu­di­rá por pri­me­ra vez al 4YFN.

“Cuan­do po­nes en mar­cha un pro­yec­to es bueno es­cu­char opi­nio­nes di­ver­sas y crí­ti­cas”, pro­si­gue Car­lo­ta que re­cuer­da que cuan­do co­men­za­ron a dar for­ma a Ho­la­luz se reunie­ron con dos de sus pro­fe­so­res del Iese y les pi­die­ron que bom­bar­dea­ran la lí­nea de flo­ta­ción de la em­pre­sa. “No­so­tros nun­ca he­mos de­pen­di­do de los in­ver­so­res. So­mos una start-up po­co al uso. Ca­da uno tie­ne su mo­de­lo”, aña­de la co­fun­da­do­ra de Ho­la­luz que en la ac­tua­li­dad cuen­ta con 120.000 clien­tes y que en el año 2016 ya fac­tu­ró 100 mi­llo­nes de eu­ros.

“Et­hi­cal Ti­me no es sim­ple­men­te una apli­ca­ción de mo­da. Y no va a ser só­lo un pro­yec­to que se mue­va en el ám­bi­to de la mo­da”, apun­ta Ig­na­si sin de­cir na­da más, mien­tras guar­da si­len­cio y pien­sa.

Ima­gi­na. Sue­ña.

Ig­na­si Ei­riz, de 19 años, nun­ca pen­só que se con­ver­ti­ría en un em­pren­de­dor en el mun­do de la mo­da

ÀLEX GARCIA/AR­CHI­VO

Car­lo­ta PiLa fun­da­do­ra de Ho­la­luz im­pul­só la em­pre­sa en el 2011 pa­ra ofre­cer un pro­duc­to en el que creía: las ener­gías re­no­va­bles. Y ha­cer­lo de otra ma­ne­ra: po­nien­do a las per­so­nas en el cen­tro del ne­go­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.