Ei­bar del de­re­cho y del re­vés

El ci­neas­ta ar­gen­tino Tomás Lip­got es­tre­na el do­cu­men­tal ‘Vi­va el pa­lín­dro­mo’ en el fes­ti­val de ci­ne Ba­fi­ci

La Vanguardia - - OPINIÓN - EL RUN­RÚN Mà­rius Se­rra

El pró­xi­mo 7 de abril el Club Pa­lin­dro­mis­ta In­ter­na­cio­nal ce­le­bra su en­cuen­tro anual. Co­mo la ma­yo­ría de miem­bros son ca­ta­la­nes, los sue­len ha­cer por aquí, pe­ro es­te año uno de los miem­bros vas­cos del club, el ei­ba­rrés Mar­kos Gi­meno Ves­ga, ejer­ce de an­fi­trión en la vi­lla ar­me­ra. Ha­ce días que re­ci­bo fra­ses ca­pi­cúa (pa­lín­dro­mos) con el to­pó­ni­mo de Ei­bar. Es uno de los po­cos que, co­mo Ro­ma/amor, ad­mi­te una lec­tu­ra in­ver­sa. En es­te ca­so el bi­fron­te es ra­bie, del ver­bo ra­biar. Y eso fa­ci­li­ta la ela­bo­ra­ción de es­tas fra­ses de pie for­za­do. Ima­gí­nen­se que, en vez de Ei­bar, hu­bie­ran ido al va­lle de Baz­tan, y con­cre­ta­men­te a Az­pi­li­kue­ta­ga­rai­ko­sa-roia­ren­be­re­ko­la­rrea (alias Az­pi­li­kue­ta). Los po­bres pa­lin­dro­mis­tas hu­bie­ran desis­ti­do. En cam­bio, con Ei­bar to­dos se atre­ven. Ya ha­ce días que llue­ven pa­lín­dro­mos. Lo ini­ció el 15 de mar­zo Xa­vier Mu­nie­sa quien, pa­ra ex­cu­sar su au­sen­cia, les re­ga­ló uno muy lar­go: “Ana irá a Ei­bar, Adán. Allí pe­ca la ne­na, la ne­na la ce­pi­lla... Na­da ra­bie a Aria­na”. Des­de en­ton­ces, no pa­ran de llo­ver, a de­ce­nas, los pa­lín­dro­mos que con­tie­nen Ei­bar. Al­gu­nos, com­ple­jos, co­mo “Oé! Su­mé ce­ra pa­ra bie­nes, oid. ¡Dios, en Ei­bar apa­re­ce mu­seo” (Joan To­màs) o “A su mu­seo rehu­sar, en Éi­bar? Ah —son­ríe— ir nos ha­rá bien. (Era su hé­roe, su mu­sa)” (Xa­vi To­rres). Otros pa­re­cen mi­cro­re­la­tos, pe­ro no pue­den rehuir la re­la­ción di­rec­ta con el ver­bo ra­biar: “Ra­bien esas ore­je­tas, ei­ba­rre­ses, re­co­no­cer­se, ser ra­bí. Esa te­je ro­sas en Ei­bar” (Mi­guel Án­gel Zo­rri­lla). Al­gu­nos con­si­guen es­qui­var la ra­bia: “Di­rá bien en Ei­bar, id” (Mi­guel Án­gel Briz), “Asu­mo su rol, Ei­bar era bie­lo-ru­so, mu­sa” (Pa­blo Ne­mi­rovsky), “¡Ase­rrá bien, ei­ba­rre­sa!” (Al­ber­to Abia) o “Ser ra­bí es ei­ba­rrés” (Xa­vier Mu­nie­sa). Los hay que nos des­cu­bren pa­la­bras, co­mo “Su bo­la­ño to­le­ra bien en Éi­bar el oto­ñal obús” (Al­ber­to Abia). Bo­la­ño, aquí, no es el apellido del es­cri­tor chi­leno, sino una bo­la de pie­dra que dis­pa­ra­ban las bom­bar­das.

Los más ca­nó­ni­cos jue­gan con el bi­fron­te Ei­bar-ra­bie sin ma­nías: “Ra­bie, Nu­ria: so­lo tro­pe­cé por To­lo­sa, Irún, Ei­bar... “(Raúl Or­tiz), “Ra­bié al re­co­no­cer­la: Ei­bar” (Alfonso de Vi­la­llon­ga), “¿Ne­vó en Ei­bar? Ra­bié, Neo, ¡ven!” (Syl­via Ti­chauer) o “Ra­bié, ne­na­za cá­ba­la ala­ba, ca­zan en Ei­bar” (Je­sús Lla­dó). Y al­gu­nos elu­den la ra­bia a tra­vés de un ra­bino, “ra­bí” en catalán: “Li fon a l’ata­car Ei­bar, Lea, el ra­bí era ca­ta­la­nò­fil” (Ela­di Erill). La cues­tión es que el to­pó­ni­mo de Ei­bar ha pro­vo­ca­do una he­mo­rra­gia de pa­lín­dro­mos, has­ta el pun­to que Fer­nan­do Sáenz Ri­drue­jo pro­po­ne el neo­lo­gis­mo “pa­lin­dro­rra­gia”.

El fes­ti­val coin­ci­de con una no­ti­cia bom­ba. El ci­neas­ta ar­gen­tino Tomás Lip­got (de Neu­quén, si lo re­leen del re­vés ya ve­rán de dón­de le vie­ne la afi­ción) es­tre­na el do­cu­men­tal Vi­va el pa­lín­dro­mo en el pres­ti­gio­so fes­ti­val de ci­ne Ba­fi­ci (Buenos Aires Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne In­de­pen­dien­te). Sa­li­mos en él prác­ti­ca­men­te to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.