La mor­ta­li­dad de los sim­pa­pe­les cre­ció el 15% tras su ex­clu­sión sa­ni­ta­ria

Un es­tu­dio de la Pom­peu Fa­bra con­clu­ye que los efec­tos se­rán ma­yo­res a lar­go pla­zo

La Vanguardia - - TENDENCIAS - ANA MACPHERSON

La mor­ta­li­dad cre­ció un 15% en­tre los sim­pa­pe­les en Es­pa­ña du­ran­te los tres años si­guien­tes a la re­for­ma sa­ni­ta­ria del 2012, que les de­jó fue­ra de la has­ta en­ton­ces asis­ten­cia sa­ni­ta­ria uni­ver­sal. Un es­tu­dio rea­li­za­do por el Cen­tre de Re­cer­ca en Eco­no­mia i Sa­lut (CRES) de la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra de­mues­tra es­te in­cre­men­to a par­tir de la en­tra­da en vigor de la res­tric­ción del sis­te­ma sa­ni­ta­rio que apro­bó el pri­mer Go­bierno de Ma­riano Ra­joy y que cam­bió el ac­ce­so a la tar­je­ta sa­ni­ta­ria vía em­pa­dro­na­mien­to por el de la co­ti­za­ción en la Se­gu­ri­dad So­cial.

Las lí­neas que in­di­can grá­fi­ca­men­te la mor­ta­li­dad en Es­pa­ña mues­tran un des­cen­so con­ti­nua­do has­ta el 2012 pa­ra to­dos. En­tre los ciu­da­da­nos au­tóc­to­nos, la ten­den­cia des­cen­den­te con­ti­nua has­ta el 2014 y se ve un pe­que­ño in­cre­men­to en el 2015. Pe­ro la lí­nea que re­pre­sen­ta la mor­ta­li­dad en­tre los ex­tran­je­ros sin per­mi­so de re­si­den­cia, los ex­clui­dos del sis­te­ma, cam­bia de dirección de for­ma acu­sa­da a par­tir de sep­tiem­bre del 2012, cuan­do en­tra en vigor la re­for­ma sa­ni­ta­ria.

La in­ves­ti­ga­ción del CRES, que fir­man Ar­nau Juan­mar­tí, Gui­llem López-Ca­sas­no­vas y Ju­dit Vall, ana­li­za los datos de mor­ta­li­dad del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, “que aun­que no in­di­can su si­tua­ción le­gal en Es­pa­ña, sí ci­tan la na­cio­na­li­dad”, ex­pli­ca Vall. Los datos de po­bla­ción au­tóc­to­na y ex­tran­je­ra, el cálcu­lo por­cen­tual de in­do­cu­men­ta­dos que hay en ca­da na­cio­na­li­dad se­gún la li­te­ra­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na y la in­for­ma­ción so­bre muer­tes y sus cau­sas del pro­pio INE han per­mi­ti­do con­cluir ese efec­to ne­ga­ti­vo de la res­tric­ción sa­ni­ta­ria en Es­pa­ña.

Se­gún el es­tu­dio, só­lo han po­di­do ana­li­zar los tres años si­guien­tes a la apro­ba­ción de la re­for­ma sa­ni­ta­ria. “Lo he­mos he­cho mes a mes y he­mos po­di­do ver la ten­den­cia cre­cien­te”, in­di­ca la in­ves­ti­ga­do­ra de la UPF y de la UB. Pe­ro creen que la ima­gen com­ple­ta de lo que ocu­rre tras es­ta res­tric­ción ne­ce­si­ta­rá un pe­rio­do más am­plio de ob­ser­va­ción por­que es­ti­man que sus efec­tos se­rán im­por­tan­tes a lar­go pla­zo.

“Es­ta­mos ha­blan­do de una po­bla­ción en ge­ne­ral jo­ven y sa­na y por lo tanto de ba­ja mor­ta­li­dad. En ese pe­rio­do, ese 15% su­po­ne co­mo máximo 70 per­so­nas fa­lle­ci­das, pe­ro es un in­cre­men­to im­por­tan­te y aún más si se tie­ne en cuen­ta que la mor­ta­li­dad prin­ci­pal se ha da­do por cau­sas evi­ta­bles cuan­do hay un me­jor ac­ce­so a la aten­ción mé­di­ca opor­tu­na y efec­ti­va, un sis­te­ma de me­di­ción que se uti­li­za pa­ra eva­luar sis­te­mas sa­ni­ta­rios”, in­di­ca la in- ves­ti­ga­do­ra. Si se mi­ra la mor­ta­li­dad en ese gru­po de cau­sas más evi­ta­bles, el por­cen­ta­je sube al 17,26%.

“Su­po­ne­mos que tras la re­for­ma hu­bo per­so­nas ex­clui­das que vie­ron sus­pen­di­dos tra­ta­mien­tos de qui­mio­te­ra­pia o ra­dio­te­ra­pia”, apun­ta Ju­dit Vall. “Al per­der la tar­je­ta sa­ni­ta­ria se ha per­di­do el ac­ce­so a to­da la me­dia­ción sub­ven­cio­na­da”. Sí ob­ser­van que la mor­ta­li­dad au­men­ta­da en com­pa­ra­ción con la ten­den­cia en­tre los au­tóc­to­nos y con los años an­te­rio­res a la re­for­ma no es di­fe­ren­te pa­ra me­no­res de 18 años. Es­te gru­po de edad no que­da­ba ex­clui­do de la asis­ten­cia por no te­ner per­mi­so de re­si­den­cia.

Des­de la re­for­ma del 2012, la co­ber­tu­ra pú­bli­ca vol­vió a vin­cu­lar­se a la Se­gu­ri­dad So­cial

La re­for­ma del 2012 en­ca­ja en una co­rrien­te que cre­ció en Eu­ro­pa pa­ra res­trin­gir el efec­to ne­ga­ti­vo en las cuen­tas pú­bli­cas que po­día cau­sar el enor­me au­men­to de la mi­gra­ción in­ter­na­cio­nal de los úl­ti­mos de­ce­nios. “En es­te con­tex­to, mu­chos go­bier­nos de los paí­ses desa­rro­lla­dos im­ple­men­ta­ron res­tric­cio­nes en el ac­ce­so a la aten­ción mé­di­ca pú­bli­ca pa­ra los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, con po­co co­no­ci­mien­to de las con­se­cuen­cias que es­te ti­po de res­tric­cio­nes en la co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria pue­de te­ner en el es­ta­do de salud de una po­bla­ción vul­ne­ra­ble co­mo el in­mi­gran­te”, se di­ce en el es­tu­dio. Es­tos re­sul­ta­dos de­mues­tran que “las res­tric­cio­nes en la co­ber­tu­ra del se­gu­ro de salud pú­bli­co, es­pe­cí­fi­ca­men­te los pro­gra­mas que se di­ri­gen a la po­bla­ción in­mi­gran­te, tie­nen fuer­tes con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas pa­ra su salud”.

FUENTE:

CRES y UPF

LA VAN­GUAR­DIA

LLIBERT TEIXIDÓ

La re­for­ma sa­ni­ta­ria del 2012 de­jó sin co­ber­tu­ra a sim­pa­pe­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.