Na­ción sin Es­ta­do

La Vanguardia - - OPINIÓN - Jor­di Amat

De­fi­ni­ti­va­men­te es­tar allí era im­pru­den­te. Tar­de del vier­nes en el cen­tro del cen­tro de Ciu­dad de Mé­xi­co. Ca­lle 16 de Sep­tiem­bre con Lá­za­ro Cár­de­nas. A am­bos la­dos co­lap­so de co­ches y sil­ba­tos de los po­li­cías. To­do es­tá a pe­tar y co­mo mí­ni­mo tar­da­re­mos una ho­ra y me­dia pa­ra lle­gar al ho­tel. Por ac­ti­va y pa­si­va se ad­vier­te a los tu­ris­tas que sea­mos cui­da­do­sos a la ho­ra de to­mar un ta­xi. Pe­di­mos con­se­jo a un po­li­cía.

No nos pue­de ga­ran­ti­zar, di­ce sin én­fa­sis, que los que vie­nen sean se­gu­ros. Di­cho de otra ma­ne­ra: el re­pre­sen­tan­te del or­den pú­bli­co re­co­no­ce de una ma­ne­ra na­tu­ral que, en úl­ti­mo tér­mino, no pue­de ga­ran­ti­zar el or­den en la me­ga­ló­po­lis que es el DF. Es­ta si­tua­ción, más que cual­quier otra, des­cu­bre lo que más me ha in­quie­ta­do du­ran­te una ins­truc­ti­va es­tan­cia en Mé­xi­co: el Es­ta­do no tie­ne me­ca­nis­mos pa­ra con­tro­lar su te­rri­to­rio y así el des­or­den en múl­ti­ples for­mas pue­de im­po­ner­se so­bre la ley. ¿Có­mo pue­de ser?

Ha­ce 40 años se res­ta­ble­cie­ron las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre Es­pa­ña y Mé­xi­co, leal a nues­tra Re­pú­bli­ca de­rro­ta­da y re­fu­gio de cen­te­na­res de exi­lia­dos. En­ton­ces los dos paí­ses atra­ve­sa­ban un pe­rio­do de trans­for­ma­ción ins­ti­tu­cio­nal. Tras dé­ca­das de dic­ta­du­ra, Es­pa­ña, de ma­ne­ra ace­le­ra­da, es­ta­ba tran­si­tan­do ha­cia la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria. En Mé­xi­co, si­mul­tá­nea­men­te, se ha­bía ini­cia­do un lar­go pro­ce­so de de­cons­truc­ción de un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio que, des­pués de su­ce­si­vas re­for­mas, po­si­bi­li­ta­ría que en el año 2000 por fin se pro­du­je­ra la al­ter­nan­cia en la pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca (mo­no­po­li­za­da has­ta en­ton­ces por el PRI, el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal, fun­di­do con el po­der co­mo si fue­ra el pe­ro­nis­mo). Pa­ra ce­le­brar el res­ta­ble­ci­mien­to de las re­la­cio­nes en­tre am­bos paí­ses, El Co­le­gio de Mé­xi­co –una de las ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas más pres­ti­gio­sas de Amé­ri­ca La­ti­na, im­pul­sa­da en­tre otros por los re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les– or­ga­ni­zó un en­cuen­tro pa­ra tra­mar una red de con­tac­tos uni­ver­si­ta­rios. La se­ma­na pa­sa­da se ce­le­bró un nue­vo en­cuen­tro trans­atlán­ti­co en re­cuer­do de aque­llos días es­pe­ran­za­dos.

¿Qué ha que­da­do de aque­lla es­pe­ran­za? Hoy Mé­xi­co, que es un país con unos re­cur­sos es­plen­do­ro­sos y una tra­di­ción cul­tu­ral fas­tuo­sa (po­cos mu­seos me han im­pac­ta­do tan­to co­mo el Mu­seo Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía), si­gue sien­do un país pro­fun­da­men­te de­sigual. El aba­ni­co sa­la­rial que ale­ja los ri­cos de los po­bres es lar­go co­mo un vía cru­cis y la cro­ni­fi­ca­ción de di­cha dis­tan­cia im­po­si­bi­li­ta la con­so­li­da­ción del ce­men­to so­cial so­bre el cual se sos­tie­ne un Es­ta­do de bie­nes­tar por pre­ca­rio que sea: la exis­ten­cia de una cla­se me­dia. Co­mo no la hay su­fi­cien­te­men­te, co­mo es es­ca­sa, las di­fe­ren­cias –que en bue­na me­di­da tam­bién son ra­cia­les– son trans­pa­ren­tes e inevi­ta­ble­men­te un cier­to ser­vi­lis­mo y una cier­ta pi­ca­res­ca es­tá na­tu­ra­li­za­da en las re­la­cio­nes. Un ca­ma­re­ro, pon­ga­mos por ca­so, de­pen­de de las pro­pi­nas, que son la ba­se de su suel­do, y al mis­mo tiem­po no es ex­tra­ño que el cha­let de un ba­rrio re­si­den­cial, ade­más de dis­fru­tar de un ser­vi­cio do­més­ti­co a pre­cio ba­jí­si­mo, ne­ce­si­te con­tra­tar se­gu­ri­dad ar­ma­da.

Pre­gun­to si se ar­ti­cu­lan mo­vi­mien­tos de pro­tes­ta y me res­pon­den que una ener­gía los neu­tra­li­za: la na­ción. Im­po­si­bi­li­ta el cues­tio­na­mien­to del sis­te­ma. Es fir­me co­mo los más­ti­les don­de aquí y allí on­dean las ban­de­ras na­cio­na­les. Hay na­ción en ple­ni­tud y un Es­ta­do des­di­bu­ja­do.

En po­cos me­ses ha­brá elec­cio­nes. Y el tono do­mi­nan­te es de re­sig­na­ción. Co­mo la me­cá­ni­ca de los par­ti­dos es ines­ta­ble, las ins­ti­tu­cio­nes no lo­gran re­con­quis­tar la con­fian­za ciu­da­da­na. Co­mo el Es­ta­do es dé­bil, car­co­mi­do por la co­rrup­ción, no tie­ne la ca­pa­ci­dad ne­ce­sa­ria pa­ra im­ple­men­tar re­for­mas que po­drían mo­di­fi­car es­ta si­tua­ción. El pre­cio de es­ta de­bi­li­dad se trans­for­mó en quie­bra cuan­do ha­ce una dé­ca­da se em­pren­dió la ba­ta­lla con­tra el nar­co­trá­fi­co. Si his­tó­ri­ca­men­te el PRI ha­bía op­ta­do por con­tem­po­ri­zar y evi­tar el en­fren­ta­mien­to con el cri­men or­ga­ni­za­do, el pre­si­den­te Fox cam­bió de es­tra­te­gia. Per­dió. Con la de­rro­ta, se des­en­ca­de­nó la lu­cha por el con­trol del te­rri­to­rio en­tre los di­ver­sos cár­te­les y tam­bién en­tre los cár­te­les y el ejér­ci­to. El ne­go­cio de aque­llas ma­fias de­jó de ser só­lo la dro­ga y la vio­len­cia se des­bor­dó. La me­dia de se­cues­tros dia­rios se dis­pa­ró y en la ca­pi­tal to­mar un ta­xi fue­ra de las pa­ra­das, por ejem­plo, se con­vir­tió en un ries­go.

Vier­nes pa­sa­do en el cen­tro del cen­tro. De­ci­di­mos vol­ver en trans­por­te pú­bli­co. Cru­za­mos el par­que de La Ala­me­da ha­cia Be­llas Ar­tes. Ba­ja­mos las es­ca­le­ras, pa­ga­mos, lle­ga­mos al an­dén. Hay un gen­tío enor­me. De­ja­mos pa­sar un par de con­vo­yes pa­ra evi­tar el tu­mul­to. Cuan­do lle­ga el ter­cer me­tro, nos em­pu­jan ha­cia den­tro del va­gón. Y pa­só lo que de­bía ocu­rrir. Unas ma­nos in­vi­si­bles re­vuel­ven nues­tros bol­si­llos. Se lle­van bo­lí­gra­fos, mó­vi­les y car­te­ras. Una chi­ca em­ba­ra­za­da en­cu­bre al car­te­ris­ta. Po­ca co­sa pue­de ha­cer la po­li­cía. Le re­vi­san la bol­sa. No lle­va na­da. Es­cri­bi­mos en un pa­pel en una li­bre­ta sin se­llo ofi­cial lo que nos dic­ta un agen­te. Subimos a un ta­xi. Alar­ga el re­co­rri­do. Lle­ga­mos al ho­tel. De­fi­ni­ti­va­men­te.

Co­mo en Mé­xi­co el Es­ta­do es dé­bil, car­co­mi­do por la co­rrup­ción, no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra im­ple­men­tar re­for­mas

JOMA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.