Or­gu­llo­sa lo­cu­ra

La Vanguardia - - OPINIÓN - Joa­na Bo­net

De una fies­ta in­creí­ble de­ci­mos que es pu­ra lo­cu­ra; más de un día nos vol­vi­mos lo­cos de felicidad y ¿quién no ha aplau­di­do a esos lo­cos ge­nia­les que pien­san más allá de lo es­ta­ble­ci­do y des­pla­zan ideas oxi­da­das? Nos fas­ci­nan los neu­ró­ti­cos en el ci­ne, y la psi­co­sis ha si­do fe­cun­da en las ar­tes. En cam­bio, con qué re­pa­ro uti­li­za­mos co­ti­dia­na­men­te pa­la­bras co­mo es­qui­zo­fre­nia, an­gus­tia, pa­ra­noia, de­pre­sión o bi­po­la­ri­dad. Mi­chel Fou­cault, que en­fo­có la lo­cu­ra con una mi­ra­da em­pá­ti­ca y re­bel­de, sen­ten­ció que “no hay ci­vi­li­za­ción sin lo­cu­ra”. En sus tex­tos se­ña­la que la di­fe­ren­cia esen­cial en­tre quie­nes pa­de­cen en­fer­me­da­des men­ta­les –y más aún aque­llos in­ter­na­dos en ins­ti­tu­cio­nes sa­ni­ta­rias– y los que nos ha­ce­mos lla­mar nor­ma­les es que no­so­tros re­pre­sen­ta­mos la ma­yo­ría, y por tan­to po­de­mos ejer­cer el po­der de dis­cri­mi­nar­los y se­pa­rar­los. O de os­cu­re­cer­los has­ta ha­cer­les in­vi­si­bles. Ais­lar­los, ig­no­rar­los, pro­lon­gar su so­le­dad. Y si en la an­ti­güe­dad se con­si­de­ra­ba lo­co a to­do el que no se in­te­gra­ba man­sa­men­te en el en­gra­na­je so­cial, el ca­pi­ta­lis­mo ha di­bu­ja­do un nue­vo ros­tro, que no es otro que el del en­fer­mo men­tal.

El da­to se ha re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad: se­gún la OMS, una de ca­da cua­tro per­so­nas va a su­frir al­gún ti­po de do­len­cia men­tal a lo lar­go de su vi­da. “Se­ría me­jor acep­tar que cua­tro de ca­da cua­tro pa­de­ce­mos men­tal­men­te. Que no es­ta­mos tan le­jos quie­nes he­mos te­ni­do al­gu­na llu­fa psicológic­a de quie­nes no” me di­ce Ed­gar Vin­yals, di­rec­tor de la aso­cia­ción Sa­rau y pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ció Veus y de Ober­ta­ment. Sien­do muy jo­ven, le di­je­ron que no po­dría ha­cer vi­da nor­mal, que su tras­torno lo in­va­li­da­ría. A los 22 le­yó dos li­bros que le cambiaron la vi­da: La en­fer­me­dad de las emo­cio­nes, de Eduard Bie­ta, y La in­ven­ción de tras­tor­nos men­ta­les, de Gon­zá­lez Par­do y Ma­rino Pérez Ál­va­rez. Le apor­ta­ron in­for­ma­ción pa­ra con­tras­tar, y se de­di­có a lu­char con­tra el es­tig­ma.

Ayer do­min­go, los lo­cos sa­lie­ron a la ca­lle a ce­le­brar con or­gu­llo la di­ver­si­dad y su di­fe­ren­cia. A sa­lir del ar­ma­rio y ha­cer ji­ro­nes la ca­mi­sa de fuer­za. Ed­gar me ofre­ce un da­to elo­cuen­te: en la sa­ni­dad pú­bli­ca, el área de sa­lud men­tal es la que re­ci­be me­nos que­jas y re­cla­ma­cio­nes. Ahí es­tá la prue­ba de su vul­ne­ra­bi­li­dad. Ade­más del pre­jui­cio que con­ti­núa ins­ta­la­do in­si­dio­sa­men­te, mar­can­do la lí­nea di­vi­so­ria en­tre luz y abis­mo. Y eso es tan erró­neo co­mo fla­gran­te. Ha­ble­mos de de­re­chos hu­ma­nos, de la ve­lo­ci­dad del di­ne­ro en la sa­lud pri­va­da, de la coer­ción al pa­cien­te, de los mé­to­dos elec­tro­con­vul­si­vos y de me­di­ca­cio­nes cu­yos efec­tos se­cun­da­rios son más gra­ves que el mal ori­gi­nal. En Es­pa­ña hay ocho psi­có­lo­gos por ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes. En Fin­lan­dia, 70. Hoy las aso­cia­cio­nes de “per­so­nas con ex­pe­rien­cia de tras­torno men­tal” han en­tra­do en es­pa­cios de de­ci­sión pú­bli­ca. Su in­te­gra­ción y tran­si­ción es la nues­tra, la de to­dos aque­llos que, en la eu­fo­ria o el apa­gón, tam­bién he­mos sen­ti­do que es­tá­ba­mos lo­cos.

Den­tro de la sa­ni­dad pú­bli­ca, el área de sa­lud men­tal es la que me­nos re­cla­ma­cio­nes re­ci­be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.