La pa­ra­do­ja es­pa­ño­la

La Vanguardia - - OPINIÓN - Fè­lix Rie­ra F. RIE­RA, edi­tor

No ha­ce mu­cho se con­si­de­ró po­si­ble, in­clu­so pa­ra al­gu­nos desea­ble, que el es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio de Egipto, Tú­nez, Ar­gen­ti­na, Gre­cia o Es­pa­ña se ex­ten­die­ra por el mun­do co­mo un nue­vo prin­ci­pio que de­bía cam­biar las re­la­cio­nes de po­der o sus­ti­tuir­las. Sin em­bar­go, nin­gu­na de esas re­vo­lu­cio­nes o mo­vi­mien­tos so­cia­les han da­do con la for­ma ne­ce­sa­ria pa­ra asen­tar su do­mi­nio mo­ral en un do­mi­nio po­lí­ti­co.

En Es­pa­ña la es­té­ti­ca y la na­rra­ción han caí­do del la­do de la iz­quier­da, mien­tras que el po­der y las en­cues­tas si­guen do­mi­na­das por la de­re­cha. El 19 de no­viem­bre del 2002 Es­pa­ña se hi­zo eco­lo­gis­ta co­mo res­pues­ta al desas­tre eco­ló­gi­co del Pres­ti­ge. En el año 2003 Es­pa­ña asu­mió la con­cien­cia an­ti­be­li­cis­ta tras la po­si­ción adop­ta­da por Jo­sé Ma­ría Az­nar a fa­vor de la in­ter­ven­ción en Irak. En el 2004 los aten­ta­dos de Ato­cha cer­ti­fi­ca­ron pa­ra mu­chos es­pa­ño­les el error de la in­ter­ven­ción es­pa­ño­la en Irak pe­ro, so­bre to­do, des­ve­la­ron su de­seo de que no se ma­ni­pu­la­ra la ver­dad por in­tere­ses elec­to­ra­les. En el 2008 el es­ta­lli­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca em­pe­zó a des­ve­lar la ma­ni­pu­la­ción fi­nan­cie­ra a la opi­nión pú­bli­ca, aflo­ran­do en la so­cie­dad una con­cien­cia an­ti­ca­pi­ta­lis­ta. El 2011 los mo­vi­mien­tos del 15-M con­si­guie­ron cris­ta­li­zar la bre­cha en­tre los miem­bros que com­po­nen la cas­ta y quie­nes la su­fren. En el 2012 el na­cio­na­lis­mo mo­de­ra­do ca­ta­lán dio el sal­to al in­de­pen­den­tis­mo es­ta­ble­cien­do un idea­rio de rup­tu­ra, in­su­bor­di­na­ción y uni­la­te­ra­li­dad do­mi­na­do por el len­gua­je de la CUP fren­te a los plan­tea­mien­tos po­lí­ti­cos más cen­tra­dos.

Es­te lar­go re­co­rri­do es­té­ti­co ha­cia la iz­quier­da ha in­te­gra­do tam­bién las ma­ni­fes­ta­cio­nes fe­mi­nis­tas con­tra la bre­cha sa­la­rial y las ma­ni­fes­ta­cio­nes de los pen­sio­nis­tas y es­tu­dian­tes, mos­tran­do que he­mos lle­ga­do a la de­sin­ter­me­dia­ción de la po­lí­ti­ca, don­de los par­ti­dos po­lí­ti­cos y las cen­tra­les sin­di­ca­les han vis­to de­bi­li­ta­do su pa­pel me­dia­dor en la so­cie­dad.

A lo lar­go de es­tos die­ci­séis años ha ha­bi­do un triun­fa­dor pú­bli­co, la iz­quier­da, y un triun­fa­dor pri­va­do, la de­re­cha es­pa­ño­la con Ma­riano Ra­joy al fren­te, que ha si­do ca­paz de con­ver­tir el via­je a la re­vo­lu­ción en una as­pi­ra­ción sin plas­ma­ción po­lí­ti­ca en el Go­bierno de Es­pa­ña. Ha­brá que em­pe­zar a ana­li­zar los mo­ti­vos por los que un país de cen­troiz­quier­da só­lo pa­re­ce ca­paz de ser go­ber­na­do por la de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.