‘Vaf­fancu­lo!’

Bre­xit, Ita­lia..., tras el as­cen­so de op­cio­nes al­ter­na­ti­vas en to­das par­tes, las éli­tes no pue­den ig­no­rar la cri­sis de le­gi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas

La Vanguardia - - OPINIÓN - Manuel Cas­tells

Tal fue la con­sig­na que, si­guien­do al sa­ti­ris­ta po­lí­ti­co Bep­pe Gri­llo, com­par­tie­ron mi­les de per­so­nas en la pla­za Mag­gio­re de Bo­lo­nia el 8 de sep­tiem­bre del 2007, en coor­di­na­ción con mu­chos otros mi­les en dis­tin­tas ciu­da­des. No tra­duz­co la gro­se­ría por­que que­da más fino en ita­liano. El epí­te­to se di­ri­gía a 24 par­la­men­ta­rios co­rrup­tos y a la cla­se po­lí­ti­ca en ge­ne­ral, de­no­mi­na­da la cas­ta. Gri­llo lan­zó la idea del V-Day o Vaf­fancu­lo Day y or­ga­ni­zó el día V-1 co­mo pun­to de par­ti­da de un mo­vi­mien­to, que fue se­gui­do en el 2008 por un día V-2, aún más mul­ti­tu­di­na­rio, con Tu­rín co­mo lu­gar de reunión. De ahí sur­gió en el 2010 el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5E), que una dé­ca­da más tar­de de su apa­ri­ción en la es­ce­na po­lí­ti­ca ha lle­ga­do al Go­bierno de Ita­lia, tras ob­te­ner un 32% del vo­to en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias con un pro­gra­ma na­cio­na­lis­ta, re­dis­tri­bu­ti­vo de ren­ta y eu­ro­es­cép­ti­co que se au­to­de­fi­ne co­mo an­ti­sis­te­ma, tras­cen­dien­do las eti­que­tas de iz­quier­da y de­re­cha. Sus es­tre­llas se re­fie­ren a los cin­co pun­tos de su pro­gra­ma bá­si­co: agua pú­bli­ca, trans­por­te sos­te­ni­ble, desa­rro­llo sos­te­ni­ble, eco­lo­gía co­mo mo­de­lo y de­re­cho al ac­ce­so li­bre a in­ter­net.

De he­cho, tras las úl­ti­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, el M5E ya go­bier­na im­por­tan­tes ciu­da­des ita­lia­nas, in­clu­yen­do Ro­ma y Tu­rín. Pe­ro pa­ra lle­gar al Go­bierno ha te­ni­do que ha­cer alian­za con la ul­tra­de­re­cha na­cio­na­lis­ta de la Li­ga Nor­te, li­de­ra­da por Mat­teo Sal­vi­ni. No era la pri­me­ra op­ción de Lui­gi Di Maio, el pre­si­den­te del M5E. Por­que sus ac­ti­vis­tas y su elec­to­ra­do tie­nen una ma­yo­ría de jó­ve­nes con va­lo­res pro­gre­sis­tas, que ya no con­fían en el Par­ti­do De­mo­crá­ti­co, de cen­troiz­quier­da, ni en nin­guno de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les. Di Maio in­ten­tó la alian­za con di­cho par­ti­do, pe­ro la arro­gan­cia de su lí­der el ex­pri­mer mi­nis­tro Ren­zi, que fra­ca­só en su pro­yec­to de re­for­mar Ita­lia al gus­to eu­ro­peo, im­pi­dió cual­quier pro­yec­to con­jun­to. Ren­zi es aho­ra el enemi­go de­cla­ra­do de los gri­lli­ni (lla­ma­dos así por Bep­pe Gri­llo). Pe­ro con el 19% del vo­to no pue­de eri­gir­se en al­ter­na­ti­va creí­ble en el cor­to pla­zo. La alian­za teó­ri­ca­men­te con­tra na­tu­ra en­tre Di Maio y Sal­vi­ni pue­de en­ten­der­se des­de otro pun­to de vis­ta: la prio­ri­dad que am­bas fuer­zas otor­gan a la lucha con­tra el sis­te­ma po­lí­ti­co con­fi­gu­ra­do por la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, con sus com­po­nen­das de to­do ti­po pa­ra man­te­ner el mo­no­po­lio del po­der, y su su­pe­di­ta­ción a las can­ci­lle­rías eu­ro­peas, en par­ti­cu­lar Ale­ma­nia y Fran­cia, que si­guen in­ten­tan­do pi­lo­tar a dis­tan­cia la im­pre­de­ci­ble Ita­lia. Ter­ce­ra eco­no­mía de la zo­na eu­ro, con se­rios des­equi­li­brios es­truc­tu­ra­les y una al­tí­si­ma deu­da pú­bli­ca, Ita­lia pue­de ser el es­la­bón dé­bil de una Unión Eu­ro­pea que, tras el Bre­xit, ha­ce agua por to­das par­tes, ba­jo la pre­sión de go­bier­nos y par­ti­dos que an­te­po­nen sus in­te­re­ses na­cio­na­les a los de ese pro­yec­to eu­ro­peo en el que no se re­co­no­cen. Esa es la con­ver­gen­cia bá­si­ca en­tre los nue­vos so­cios de go­bierno, por en­ci­ma de sus di­ver­gen­cias ideo­ló­gi­cas. Y aun­que el én­fa­sis prin­ci­pal de la Li­ga, a sa­ber el con­trol de la in­mi­gra­ción y la de­por­ta­ción de los in­do­cu­men­ta­dos, no era un te­ma prio­ri­ta­rio pa­ra el M5E, tam­bién se apun­ta a ese te­ma pro­fun­da­men­te sen­ti­do por una ju­ven­tud con un 30% de pa­ro y que acu­sa la com­pe­ten­cia de los in­mi­gran­tes. A la xe­no­fo­bia na­cio­na­lis­ta, te­ñi­da de ra­cis­mo an­ti­ára­be tras la lle­ga­da ma­si­va de re­fu­gia­dos, se une la de­fen­sa de em­pleo y ser­vi­cios so­cia­les “só­lo pa­ra ita­lia­nos”, de for­ma si­mi­lar a la prin­ci­pal mo­ti­va­ción del Bre­xit.

Hay dis­cre­pan­cias cla­ras en las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de los dos so­cios: la Li­ga quie­re re­du­cir im­pues­tos, y el M5E quie­re au­men­tar el gas­to pú­bli­co, so­bre to­do pa­ra es­ta­ble­cer una ren­ta uni­ver­sal mí­ni­ma (720 eu­ros men­sua­les) pa­ra to­do ciu­da­dano por el he­cho de ser­lo, aun­que en una pri­me­ra fa­se se li­mi­ta a los pa­ra­dos. Pe­ro am­bos plan­tean un sa­nea­mien­to de las cuen­tas pú­bli­cas, me­dian­te el con­trol de la co­rrup­ción y del clien­te­lis­mo ins­ti­tu­cio­nal, así co­mo, de ca­ra al fu­tu­ro, una pues­ta en cues­tión del pa­go al Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo de prés­ta­mos cu­ya per­ti­nen­cia no re­co­no­cie­ron en su mo­men­to. Al plan­tear, de for­ma in­di­rec­ta, la po­si­bi­li­dad de no ple­gar­se a las exi­gen­cias de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, se acer­can a la po­si­ción de Sy­ri­za cuan­do qui­so li­be­rar a Gre­cia de la dic­ta­du­ra de aus­te­ri­dad de la Eu­ro­pa del Nor­te. Y si fue po­si­ble do­ble­gar a la pe­que­ña Gre­cia ame­na­zan­do con des­truir los aho­rros de sus ciu­da­da­nos me­dian­te una ex­pul­sión del eu­ro, no pue­de ha­ber la mis­ma pre­sión so­bre Ita­lia, por­que una sa­li­da del eu­ro en su ca­so se­ría el fin de la mo­ne­da úni­ca. Al­go que sa­be el nue­vo go­bierno y por eso jue­gan con su am­bi­güe­dad ha­cia el eu­ro. El en­car­ga­do de for­mar go­bierno es Giu­sep­pe Con­te, pro­fe­sor de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Flo­ren­cia, cer­cano al M5E, ex­vo­tan­te de iz­quier­da, sin ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca pre­via, lo que le ha­ce re­pre­sen­ta­ti­vo de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes mo­vi­li­za­das con­tra el sis­te­ma. Tan pron­to sur­gió el nom­bre se cues­tio­nó la ve­ra­ci­dad de su cu­rrí­cu­lum, que ha­cía re­fe­ren­cia a es­tan­cias en uni­ver­si­da­des in­ter­na­cio­na­les no ve­ri­fi­ca­das. Pe­ro no ha si­do obs­tácu­lo pa­ra su de­sig­na­ción por el pre­si­den­te Mat­ta­re­lla. Sí hay pro­ble­ma, en cam­bio, con la pro­pues­ta co­mo mi­nis­tro de Eco­no­mía de Pao­lo Sa­vo­na, eco­no­mis­ta crí­ti­co del eu­ro.

Lo que pa­re­cía im­po­si­ble ha­ce muy po­co tiem­po es­tá ha­cien­do ca­mino en la po­lí­ti­ca eu­ro­pea: una su­pera­ción de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les y una pues­ta en cues­tión de los acuer­dos ac­tua­les de la Unión Eu­ro­pea. Se­gún aca­ba de pu­bli­car el Eu­ro­ba­ró­me­tro, el 56% de los ciu­da­da­nos eu­ro­peos y el 69% de los es­pa­ño­les con­fían más en los nue­vos par­ti­dos que en los tra­di­cio­na­les. Y en Ita­lia, só­lo el 44% de los ciu­da­da­nos apo­yan a la Unión Eu­ro­pea. Tras el Bre­xit, y tras el as­cen­so de op­cio­nes al­ter­na­ti­vas en to­das par­tes, las éli­tes no pue­den se­guir ig­no­ran­do la pro­fun­da cri­sis de le­gi­ti­mi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.