La Fe­de­ra­ción echa a Lo­pe­te­gui y eli­ge a Hie­rro

Ru­bia­les se en­te­ró del fi­cha­je del Ma­drid cin­co mi­nu­tos an­tes

La Vanguardia - - PORTADA - JUAN BAU­TIS­TA MARTÍNEZ Kras­no­dar En­via­do es­pe­cial

Del te­rre­mo­to se pa­só al cis­ma y al des­pi­do de Ju­len Lo­pe­te­gui. La Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la fue trai­cio­na­da por el ya ex­se­lec­cio­na­dor y por el Real Ma­drid y reac­cio­nó eje­cu­tan­do un cam­bio de téc­ni­co a só­lo dos días del de­but mun­dia­lis­ta an­te Por­tu­gal, fi­ja­do pa­ra ma­ña­na vier­nes. Un sai­ne­te inigua­la­ble, una cri­sis to­tal den­tro del equi­po y de la Fe­de­ra­ción y un mun­do de in­tri­gas. El pre­si­den­te, Luis Ru­bia­les, com­pa­re­ció con una ho­ra y me­dia de re­tra­so y tras una no­che inaca­ba­ble, de cu­chi­llos lar­gos y de reunio­nes. Lo hi­zo du­ran­te 20 mi­nu­tos pa­ra des­gra­nar las ra­zo­nes de una de­ci­sión “obli­ga­da”, se­gún reite­ró en to­do mo­men­to. “Hay que guar­dar unas nor­mas y unas re­glas. No pue­de ser que yo me en­te­ra­ra del acuer­do en­tre Lo­pe­te­gui y el Ma­drid cin­co mi­nu­tos an­tes de que se hi­cie­ra pú­bli­co”. Una ho­ra y 50 mi­nu­tos des­pués se co­mu­ni­có que quien pi­lo­ta­rá la se­lec­ción en el Mun­dial es Fer­nan­do Hie­rro, has­ta aho­ra di­rec­tor de­por­ti­vo de la se­lec­ción.

Ha­brá que ver la reac­ción en el cam­po de los fut­bo­lis­tas, por­que los del Ma­drid que­rían sal­var a Lo­pe­te­gui, aun­que Hie­rro si al­go tie­ne es que tam­bién es de as­cen­den­cia blan­ca pe­se a que no ate­so­ra nin­gu­na ex­pe­rien­cia en ban­qui­llos de pri­mer ni­vel. El nue­vo téc­ni­co di­ri­gió ya ayer por la tar­de su pri­mer en­tre­na­mien­to.

“Pres­cin­di­mos del se­lec­cio­na­dor na­cio­nal Ju­len Lo­pe­te­gui. Hay que re­cor­dar to­do lo bueno que ha he­cho pa­ra lle­gar has­ta aquí. La Fe­de­ra­ción es el equi­po de to­dos los es­pa­ño­les, y hay de­ci­sio­nes que es­ta­mos obli­ga­dos a to­mar en fun­ción de unos va­lo­res y de una for­ma de ac­tuar”, afir­mó Ru­bia­les, que apa­re­ció sin Lo­pe­te­gui, al con­tra­rio de lo que ha­bía anun­cia­do la tar­de an­tes la pro­pia Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la, en un mar de du­das y ban­da­zos.

“La ne­go­cia­ción es le­gí­ti­ma, pe­ro ha ocu­rri­do sin nin­gu­na in­for­ma­ción a la Fe­de­ra­ción. Yo me en­te­ré por dos lla­ma­das cin­co mi­nu­tos an­tes. No me sien­to trai­cio­na­do, pe­ro no me pue­do trai­cio­nar a mí mis­mo”, afir­mó el pre­si­den­te, que in­si­nuó que sin su re­pre­sen­tan­te (Car­los Bu­ce­ro, so­cio pa­ra Es­pa­ña de Jor­ge Men­des), Lo­pe­te­gui ha­bría ac­tua­do de otra ma­ne­ra.

Pe­ro es que el des­plan­te del Ma­drid a Ru­bia­les si­guió has­ta el fi­nal por­que el pre­si­den­te de la RFEF re­ve­ló que pi­dió que no se hi­cie­ra pú­bli­ca la con­tra­ta­ción de Lo­pe­te­gui y que se pa­ra­ra to­do has­ta que él vol­vie­ra de Moscú por la no­che. No le hi­cie­ron ni ca­so ni en el Ber­na­beu ni en Kras­no­dar. “A los cin­co mi­nu­tos ya se sa­bía to­do y se es­ta­ba ha­blan­do con los ju­ga­do­res y dan­do pa­sos que yo ha­bía di­cho que no se die­ran”. No qui­so cen­su­rar abier­ta­men­te al equi­po blan­co pe­ro se le en­ten­dió to­do. “El Ma­drid bus­ca al me­jor en­tre­na­dor y eso es le­gí­ti­mo. Pe­ro si al­guien quie­re en­ta­blar una re­la­ción con un tra­ba­ja­dor de la Fe­de­ra­ción tie­ne que ha­blar con el tra­ba­ja­dor pe­ro tam­bién con la Fe­de­ra­ción”, ra­zo­nó.

Pa­ra más in­ri, en­ci­ma el Ma­drid se va a lle­var a Lo­pe­te­gui gra­tis al ha­ber si­do des­ti­tui­do. “La si­tua­ción eco­nó­mi­ca de la Fe­de­ra­ción es ma­la, pe­ro aho­ra esos dos mi­llo­nes pa­san a un se­gun­do o ter­cer plano”.

Ru­bia­les ase­gu­ró que los ju­ga­do­res van a es­tar com­pro­me­ti­dos con la cau­sa en el Mun­dial pe­ro pre­fi­rió no men­tir cuan­do le pre­gun­ta­ron si to­dos los fut­bo­lis­tas es­ta­ban de acuer­do con el ce­se por­que el blo­que ma­dri­dis­ta que­ría que si­guie­ra Lo­pe­te­gui. “Bueno, de acuer­do… to­dos es­ta­mos afec­ta­dos. Es un du­ro gol­pe. A par­tir de es­ta tar­de [por ayer] con el nue­vo staff es­ta­re­mos to­dos jun­tos. Pa­se lo que pa­se ha­brá crí­ti­cas. Ellos es­tán muy con­cen­tra­dos. Lo que sí me han trans­mi­ti­do es su com­pro­mi­so má­xi­mo”, se in­ten­tó es­ca­par Ru­bia­les, que de­fen­dió a Fer­nan­do Hie­rro, al que con­si­de­ró tam­bién una víc­ti­ma des­in­for­ma­da de la si­tua­ción y al que lue­go nom­bró en­tre­na­dor.

Una vez con­su­ma­do el cam­bio de se­lec­cio­na­dor, Ra­mos es­cri­bió un tuit de cie­rre de fi­las: “So­mos la se­lec­ción, re­pre­sen­ta­mos un es­cu­do, unos co­lo­res, una afi­ción, un país. La res­pon­sa­bi­li­dad y el com­pro­mi­so son con vo­so­tros y por vo­so­tros. Ayer, hoy y ma­ña­na, jun­tos”. Pu­ra cos­mé­ti­ca.

An­tes Ru­bia­les di­jo que se in­ten­ta­ría to­car lo me­nos po­si­ble en el re­le­vo en el ban­qui­llo y que se mi­ra­ría ha­cia den­tro. Eso pa­re­cía lle­var a Al­bert Ce­la­des al pues­to por­que di­ri­ge la sub-21, pe­ro al fi­nal el es­co­gi­do no fue él.

A to­do es­to Lo­pe­te­gui se des­pe­día de la que ha­bía si­do su plan­ti­lla has­ta ayer y por la tar­de a las 19.30 ho­ras de Kras­no­dar em­pren­día el re­gre­so ha­cia Ma­drid pa­ra em­pe­zar a pre­pa­rar la pre­tem­po­ra­da de su nue­vo club, adon­de se lle­va a su se­gun­do, Pa­blo Sanz, y al pre­pa­ra­dor fí­si­co, Ós­car Ca­ro. Ru­bia­les ase­gu­ra­ba que el ex­se­lec­cio­na­dor tam­bién da­ría la ca­ra en Ru­sia, pe­ro 40 mi­nu­tos des­pués se in­for­ma­ba de lo con­tra­rio, que Lo­pe­te­gui no ha­bla­ría has­ta que no re­gre­sa­ra a Es­pa­ña. Pe­ro Ju­len pro­nun­ció al­gu­nas pa­la­bras en el ae­ro­puer­to an­tes de des­pe­gar: “Es­toy tris­te. Te­ne­mos un gran equi­po. Oja­lá ga­ne­mos el Mun-

LUIS RU­BIA­LES Me en­te­ré del fi­cha­je de Ju­len por el Ma­drid 5 mi­nu­tos an­tes. No me sien­to trai­cio­na­do pe­ro no me pue­do trai­cio­nar a mí mis­mo”

El Ma­drid bus­ca al me­jor en­tre­na­dor. Pe­ro te­nía que ha­blar no só­lo con el tra­ba­ja­dor sino tam­bién con la fe­de­ra­ción”

FER­NAN­DO HIE­RRO “Es un re­to bo­ni­to y apa­sio­nan­te. Doy un pa­so ade­lan­te. No po­día de­cir que no por­que no me lo per­do­na­ría”

dial. No voy a de­cir na­da más”. En­tre bam­ba­li­nas con­si­de­ra que Ru­bia­les lo ha echa­do por ego.

El que sí com­pa­re­ció, ya por la tar­de, fue su sus­ti­tu­to, Hie­rro. La pa­ta­ta ca­lien­te es pa­ra él pe­ro se pre­sen­tó con muy bue­na ca­ra, en­tre bro­mas y can­tos al op­ti­mis­mo.

“Es un re­to bo­ni­to y apa­sio­nan­te. Las cir­cuns­tan­cias son las que son. Acep­to la res­pon­sa­bi­li­dad con va­len­tía. Nos va­mos a equi­vo­car si pen­sa­mos en el pa­sa­do y no pen­sa­mos en el fu­tu­ro. Ten­go mi con­cien­cia muy tran­qui­la. El re­to es im­por­tan­te. El pa­sa­do es el pa­sa­do y nos con­fun­di­ría­mos. Te­ne­mos que ser po­si­ti­vos, va­lien­tes y dar un pa­so ade­lan­te”. A su la­do, Ru­bia­les, to­ca­do por un pro­ce­so fe­bril, ase­gu­ró que Hie­rro fue la pri­me­ra op­ción tras el des­pi­do de Lo­pe­te­gui. “No po­día de­cir que no por­que yo mis­mo no me lo per­do­na­ría”, sen­ten­ció el nue­vo se­lec­cio­na­dor.

La tie­rra se ha abier­to ba­jo los pies de la se­lec­ción es­pa­ño­la. El abis­mo es­tá aquí.

JA­VIER ETXEZARRETA / EFE

Mo­men­tos du­ros El nue­vo pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la, Jo­sé Luis Ru­bia­les, se mos­tró do­li­do por la de­ci­sión que se vio obli­ga­do a to­mar pe­ro a su vez muy con­ven­ci­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.