Sán­chez de­ja caer al mi­nis­tro Huer­ta por el es­cán­da­lo fis­cal

El ti­tu­lar de Cul­tu­ra y De­por­te di­mi­te a los seis días de to­mar po­se­sión Fue con­de­na­do por frau­de a Ha­cien­da cuan­do co­la­bo­ra­ba en Te­le­cin­co El re­le­vo re­cae en Jo­sé Gui­rao, ex­di­rec­tor del Rei­na So­fía

La Vanguardia - - PORTADA - JUAN CAR­LOS ME­RINO TO­NI BATLLORI

“¡Soy ab­so­lu­ta­men­te inocen­te!”, cla­mó en su adiós. El periodista Mà­xim Huer­ta fue el úl­ti­mo e in­com­pren­di­do nom­bre en con­fir­mar­se pa­ra el nue­vo Go­bierno de Pe­dro Sán­chez. Pe­ro es el pri­me­ro en sa­lir del eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta, ape­nas seis días des­pués de su to­ma de po­se­sión, en una in­só­li­ta pri­me­ra cri­sis de Go­bierno. Ayer mis­mo, a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, fue sus­ti­tui­do por Jo­sé Gui­rao, que hoy to­ma­rá po­se­sión del car­go de mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­te en la Zar­zue­la.

El has­ta ayer aún fla­man­te mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­te anun­ció a las sie­te de la tar­de, al fin, su di­mi­sión. Fue la inevi­ta­ble con­se­cuen­cia del enor­me es­cán­da­lo que dis­pa­ró la no­ti­cia de que dos sen­ten­cias del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ma­drid (TSJM), en ma­yo del 2017, le im­pu­sie­ron una san­ción por de­frau­dar 218.322 eu­ros a Ha­cien­da a lo lar­go de los ejer­ci­cios fis­ca­les del 2006, 2007 y 2008, du­ran­te su eta­pa co­mo co­la­bo­ra­dor en un co­no­ci­do pro­gra­ma de te­le­vi­sión.

Pe­ro Huer­ta ne­gó to­da evi­den­cia y se pre­sen­tó en su des­pe­di­da co­mo una víc­ti­ma inocen­te: “Aquí, aho­ra, la inocen­cia no va­le de na­da an­te es­ta jau­ría”. Es inocen­te, in­sis­tió, pe­ro eso no va­le de na­da, en su opi­nión, “en una so­cie­dad aho­ga­da por el rui­do y la des­ca­li­fi­ca­ción”. “No im­por­ta que no ha­ya co­me­ti­do nin­gún frau­de fis­cal, lo que im­por­ta es el bom­bar­deo”, ase­gu­ró. Por­que lo que en rea­li­dad bus­ca di­cha “jau­ría” –que no acla­ró por quién es­tá com­pues­ta– só­lo es “mi­nar el pro­yec­to de re­ge­ne­ra­ción y trans­pa­ren­cia del pre­si­den­te Sán­chez”. “¡Y no voy a per­mi­tir­lo!”, ad­vir­tió. “Los inocen­tes pre­fie­ren ir­se an­tes de que cual­quier som­bra de sos­pe­cha per­ju­di­que a los que quie­ren po­ner un nue­vo rum­bo, ai­re fres­co, po­lí­ti­ca lim­pia des­pués de dé­ca­das de co­rrup­ción y ex­po­lio pú­bli­co”, ase­gu­ró Huer­ta en su des­pe­di­da.

El pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, aca­bó por sa­cri­fi­car a Huer­ta, pe­se a que ini­cial­men­te in­ten­tó con­te­ner la cri­sis, tras diez ho­ras en las que la po­lé­mi­ca cre­ció co­mo la es­pu­ma, mien­tras al­gu­nos mi­nis­tros po­nían ojos co­mo pla­tos, pe­ro ca­lla­ban, y al­gu­nos di­ri­gen­tes del PSOE ya se ti­ra­ban de los pe­los an­te la de­mo­ra pa­ra ata­jar un es­cán­da­lo que, des­de pri­me­ra ho­ra, ca­li­fi­ca­ron de “in­sos­te­ni­ble”.

La no­ti­cia, ade­lan­ta­da a las ocho de la ma­ña­na por El Con­fi­den­cial, pro­vo­có un te­rre­mo­to a la ho­ra del desa­yuno en la Mon­cloa, en­tre los miem­bros del Go­bierno y en to­do el PSOE. El pro­pio Huer­ta te­le­fo­neó a Sán­chez pa­ra dar­le ex­pli­ca­cio­nes y, se­gún ex­pli­có des­pués el to­da­vía mi­nis­tro, el pre­si­den­te del Go­bierno en­ten­dió tam­bién, co­mo él mis­mo pen­sa­ba, que la po­lé­mi­ca no ten­dría ma­yor re­co­rri­do. “Me ha di­cho que nues­tro ob­je­ti­vo es tra­ba­jar y ser trans­pa­ren­tes”, ad­mi­tió Huer­ta, que se apre­su­ró a dar ex­pli­ca­cio­nes en va­rias ra­dios pa­ra in­ten­tar con­te­ner el es­cán­da­lo.

Y, an­te el su­pues­to vis­to bueno ini­cial de Sán­chez, su equi­po en la Mon­cloa se apres­tó a in­ten­tar con­te­ner el in­cen­dio: “No hay ca­so”, ase­gu­ra­ban unos. “El mi­nis­tro ha da­do ex­pli­ca­cio­nes to­tal­men­te sol­ven­tes”, afir­ma­ban otros, des­car­tan­do que fue­ra a ro­dar nin­gu­na cabeza. Aun­que tam­bién ha­bía quien, pe­se a lla­mar a la cal­ma, de­ja­ba la puer­ta abier­ta has­ta ver có­mo evo­lu­cio­na­ban los acon­te­ci­mien­tos.

Y es que, mien­tras el to­da­vía mi­nis­tro pen­sa­ba que con un par de en­tre­vis­tas apre­su­ra­das to­do que­da­ría acla­ra­do y zan­ja­do, di­ri­gen­tes del PSOE ya re­cla­ma­ban su di­mi­sión o ce­se ur­gen­te. “¡Es­tá muer­to!”, ad­ver­tía ya a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na un ve­te­rano dipu­tado. “¡Es­to no tie­ne un pa­se!”, co­rro­bo­ra­ba otro. “No pue­de ser que ha­ya­mos lle­ga­do al Go­bierno ha­ce dos días con la ban­de­ra de la re­ge­ne­ra­ción y la ejem­pla­ri­dad, y que ha­ya­mos echa­do a Ra­joy por la co­rrup­ción, y aho­ra nos va­ya­mos a co­mer es­to. ¡Hay que ata­jar­lo de in­me­dia­to!”, re­cla­ma­ba un cua­dro so­cia­lis­ta. Al­gu­nos di­ri­gen­tes es­gri­mían in­clu­so la car­ta que el pro­pio Sán­chez en­tre­gó a to­dos sus mi­nis­tros el pa­sa­do vier­nes, en el es­treno del nue­vo ga­bi­ne­te so­cia­lis­ta, en la que les ins­tó a ser “cons­cien­tes, en to­do mo­men­to, del com­pro­mi­so que ad­qui­ri­mos con la ciu­da­da­nía y del va­lor de nues­tras ac­cio­nes co­mo ser­vi­do­res del Estado”. “Res­pon­da­mos a la ejem­pla­ri­dad que ca­be es­pe­rar de es­te nue­vo Go­bierno”, con­mi­na­ba el pre­si­den­te a sus nue­vos mi­nis­tros en di­cha car­ta.

Huer­ta, en su ron­da ra­dio­fó­ni­ca por la ma­ña­na, tam­bién re­co­no­ció que an­tes de ac­ce­der al car­go no in­for­mó a Sán­chez de la san­ción que le fue im­pues­ta el año pa­sa­do por

El periodista no ad­vir­tió al pre­si­den­te an­tes de to­mar po­se­sión: “Es una cues­tión pri­va­da”

“¡Es­tá muer­to! ¡Es­to es in­sos­te­ni­ble!”, cla­ma­ron di­ri­gen­tes del PSOE al co­no­cer la no­ti­cia

frau­de fis­cal, “por­que es una cues­tión pri­va­da”. “Es­te asun­to no es co­mo mi­nis­tro de Cul­tu­ra, es un asun­to de Mà­xim Huer­ta de ha­ce unos años”, jus­ti­fi­có.

Du­ran­te las diez ho­ras en las que si­guió cre­cien­do la po­lé­mi­ca, sa­lie­ron a re­lu­cir an­ti­guos tuits de Huer­ta que no ha­cían sino echar más ga­so­li­na al fue­go: “Es­tar al día con Ha­cien­da ya no se lle­va”, bro­mea­ba en uno de ellos. Pe­ro tam­bién se re­cu­pe­ró un com­pro­mi­so del pro­pio Sán­chez, del año 2015, cuan­do co­mo lí­der de la opo­si­ción sub­ra­yó que echa­ría “al día si­guien­te” a los miem­bros de su equi­po que se des­cu­brie­ra que hu­bie­ran crea­do una so­cie­dad in­ter­pues­ta pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos. En aquel mo­men­to, el lí­der del PSOE res­pon­día así an­te la po­lé­mi­ca que se cer­nía so­bre uno de los fun­da­do­res de Po­de­mos, Juan Car­los Mo­ne­de­ro, a quien se acu­só de ha­ber co­bra­do de es­ta ma­ne­ra sus tra­ba­jos de ase­so­ría pa­ra el Go­bierno de Ve­ne­zue­la. Pe­ro aquel an­ti­guo com­pro­mi­so de Sán­chez, se vol­vió ayer ine­vi­ta­ble­men­te con­tra Huer­ta.

Y es que, du­ran­te to­da la jor­na­da y has­ta su com­pa­re­cen­cia fi­nal, Huer­ta de­fen­dió que no co­me­tió nin­gu­na ile­ga­li­dad, que en­tre el 2006 y el 2008 fac­tu­ró a tra­vés de una so­cie­dad li­mi­ta­da por­que “era lo co­mún en la pro­fe­sión”, y que to­do se de­bió a un “cam­bio de cri­te­rio” de Ha­cien­da o in­clu­so a una “ca­za de bru­jas” que ha­bría des­ple­ga­do Cris­tó­bal Mon­to­ro con­tra su­pues­tos crí­ti­cos del PP. Pe­ro en rea­li­dad fue en el 2006, du­ran­te el man­da­to de Za­pa­te­ro, cuan­do se mo­di­fi­có el ré­gi­men, y ya en el 2009 Ha­cien­da ad­vir­tió que se es­ta­ban co­me­tien­do abun­dan­tes irre­gu­la­ri­da­des y que se iba a abrir una cam­pa­ña de ins­pec­ción, dan­do la opor­tu­ni­dad de re­gu­la­ri­zar es­tos ca­sos. Ya en el 2012 fue cuan­do Ha­cien­da pu­so la lu­pa so­bre las cuen­tas de Huer­ta. De he­cho, la re­so­lu­ción del TSJM apre­ció en Huer­ta una con­duc­ta “vo­lun­ta­ria y cul­pa­ble, no pu­dién­do­se apre­ciar bue­na fe en su ac­tua­ción en or­den al cum­pli­mien­to de sus obli­ga­cio­nes fis­ca­les”.

La opo­si­ción aco­gió con sa­tis­fac­ción la di­mi­sión de Huer­ta y atri­bu­yó a su pre­sión que ce­sa­ra en el car­go, in­for­ma Car­men del Rie­go. La pre­sión, im­pla­ca­ble, la ini­ció el coor­di­na­dor ge­ne­ral del PP, Fer­nan­do Martínez-Mai­llo, una ho­ra des­pués de co­no­cer­se la no­ti­cia, al re­pro­char a Sán­chez que Huer­ta aún no ha­bía di­mi­ti­do ni ha­bía si­do ce­sa­do. A me­dia ma­ña­na anun­ció que la pre­gun­ta que el PP le ha­ría el mar­tes a Sán­chez en el Se­na­do exi­gi­ría el ce­se del mi­nis­tro. Y cuan­do se anun­ció la re­nun­cia, el por­ta­voz del PP en el Con­gre­so, Rafael Her­nan­do, sub­ra­yó que Huer­ta nun­ca de­be­ría ha­ber acep­ta­do el car­go: “No es­ta­ba ca­pa­ci­ta­do pa­ra él”. Sin ol­vi­dar a Sán­chez, a quien acu­só de “ha­ber in­ten­ta­do ta­par du­ran­te to­do el día” al ya ex­mi­nis­tro.

Tam­bién Po­de­mos pi­dió la di­mi­sión des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, y Pa­blo Igle­sias in­clu­so lle­gó a ha­blar de re­pro­ba­ción si no se pro­du­cía el ce­se. Tras ha­cer­se es­te efec­ti­vo, el lí­der de Po­de­mos re­cor­dó que “Es­pa­ña ya no es lo que era”. Y aña­dió: “La ciu­da­da­nía ya no to­le­ra es­tas co­sas. Fe­li­ci­to al Go­bierno por sa­ber es­cu­char y rec­ti­fi­car, pe­ro so­bre to­do, fe­li­ci­da­des a la gen­te”. Des­de Ciu­da­da­nos no se pi­dió la di­mi­sión, en un ini­cio, sino la com­pa­re­cen­cia del mi­nis­tro pa­ra que die­ra ex­pli­ca­cio­nes. Una vez co­no­ci­da la di­mi­sión, el pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, apro­ve­chó pa­ra cri­ti­car la for­ma en la que Sán­chez lle­gó al Go­bierno y que no ha­ya con­vo­ca­do elecciones: “En seis días le di­mi­te un mi­nis­tro a Sán­chez. Lle­gar a la pre­si­den­cia del Go­bierno a cual­quier pre­cio e im­pro­vi­san­do pa­ra evi­tar que vo­ten los es­pa­ño­les fue una ma­la de­ci­sión”.

Tras la com­pa­re­cen­cia del adiós de Huer­ta, y pe­se a la in­cer­ti­dum­bre man­te­ni­da du­ran­te to­do el día, la Mon­cloa anun­ció de in­me­dia­to, ya pa­sa­das las ocho y me­dia de la tar­de de otra jor­na­da de in­far­to, el fi­cha­je de Jo­sé Gui­rao co­mo nue­vo mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­te.

SO­CIE­DA­DES PAN­TA­LLA

Sán­chez se com­pro­me­tió en el 2015 a echar a quien bus­ca­ra tri­bu­tar me­nos

PRE­SIÓN AM­BIEN­TAL

To­da la opo­si­ción, del PP a Po­de­mos, re­cla­mó la di­mi­sión de Huer­ta

JA­VIER SO­RIANO / AFP

DA­NI DUCH

Mà­xim Huer­ta anun­ció ayer su di­mi­sión co­mo mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­te tras seis días en el car­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.