Ten­ta­cio­nes

La Vanguardia - - SUMARIO - Mà­rius Ca­rol DI­REC­TOR

CAR­LES Re­xach sos­tie­ne que los guar­da­me­tas no acos­tum­bran a triun­far co­mo en­tre­na­do­res por­que se pa­san to­da su ca­rre­ra de­por­ti­va vien­do los par­ti­dos des­de la re­ta­guar­dia y por eso les re­sul­ta di­fí­cil sa­car con­clu­sio­nes. Ju­len Lo­pe­te­gui que­ría des­men­tir a Re­xach, así que es­ta­ba con­ven­ci­do de que po­día po­ner­le la se­gun­da es­tre­lla de cam­peón del mun­do a la ca­mi­se­ta de la ro­ja. Pe­ro el ex­por­te­ro gui­puz­coano no po­drá cum­plir su sue­ño, por­que ayer lo des­pi­dió Luis Ru­bia­les, el nue­vo pre­si­den­te de la RFEF. ¿O fue Flo­ren­tino? No tie­ne pies ni cabeza fi­char al se­lec­cio­na­dor es­pa­ñol dos días an­tes de que em­pie­ce el Mun­dial. Eso sí, el pre­si­den­te del Real Ma­drid se ha aho­rra­do los dos mi­llo­nes de in­dem­ni­za­ción al re­ci­bir Lo­pe­te­gui la car­ta de des­pi­do por su des­leal­tad ma­ni­fies­ta.

Se en­tien­de que Lo­pe­te­gui no ha­ya que­ri­do de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de su vi­da. En­tre­nar al Real Ma­drid, con una vi­tri­na en la que no ca­ben tro­feos, re­sul­ta una ten­ta­ción. Y ya di­jo Os­car Wil­de que en es­ta vi­da se pue­de re­sis­tir to­do me­nos las ten­ta­cio­nes. Pe­ro se po­día ha­ber es­pe­ra­do a que aca­ba­ra la par­ti­ci­pa­ción de la se­lec­ción en el Mun­dial pa­ra co­mu­ni­car­lo. Aun­que pa­ra ser más exac­tos fue el club blan­co quien en­vió un e-mail anun­cian­do el fi­cha­je.

El sus­ti­tu­to se­rá Fer­nan­do Hie­rro. Yo le hu­bie­ra ofre­ci­do el car­go de nue­vo a Vi­cen­te del Bos­que, por­que se­gu­ro que a él nun­ca lo fi­cha­rá Flo­ren­tino y re­pre­sen­ta la Es­pa­ña plu­ral de Pe­dro Sán­chez más que na­die. In­clu­so ase­gu­ran que el pre­si­den­te qui­so in­cor­po­rar­lo co­mo se­cre­ta­rio de Estado pa­ra el De­por­te. En un mun­do de egos in­con­tro­la­dos co­mo es el fút­bol, al­guien que tie­ne los pies en el sue­lo cons­ti­tu­ye una ben­di­ción. Ayer mis­mo, Del Bos­que de­cla­ra­ba en una en­tre­vis­ta que no sa­bía de don­de le ve­nía es­ta fa­ma de buen ti­po. Pe­ro no es una cues­tión de fa­mas ni de cro­no­pios, sino de gen­te de la que uno se sien­te or­gu­llo­so más allá de que en­tre o no la mal­di­ta pe­lo­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.