Ma­los ejem­plos

La Vanguardia - - SUMARIO -

La di­mi­sión de Mà­xim Huer­ta, el fu­gaz pri­mer mi­nis­tro de Cul­tu­ra del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez; y la des­ti­tu­ción de Ju­len Lo­pe­te­gui co­mo se­lec­cio­na­dor na­cio­nal.

PE­DRO Sán­chez re­sol­vió ayer en po­cas ho­ras su pri­me­ra cri­sis de go­bierno, cons­ti­tui­do ha­ce ape­nas una se­ma­na. El mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Mà­xim Huer­ta, pre­sen­tó la di­mi­sión me­dia­da la tar­de, a raíz de in­for­ma­cio­nes so­bre el frau­de a Ha­cien­da que co­me­tió en el 2006, el 2007 y el 2008, y por el que re­ci­bió dos sen­ten­cias con­de­na­to­rias del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ma­drid en el 2017.

Sán­chez for­mó la se­ma­na pa­sa­da un Go­bierno que sor­pren­dió agra­da­ble­men­te, in­clu­so a sus ri­va­les po­lí­ti­cos, por la cua­li­fi­ca­ción de sus miem­bros: pro­fe­sio­na­les con buen co­no­ci­mien­to de las ma­te­rias del mi­nis­te­rio asig­na­do, de lar­ga ex­pe­rien­cia, lim­pia tra­yec­to­ria e inequí­vo­ca vo­ca­ción eu­ro­peís­ta. Es­te Ga­bi­ne­te con­tri­bu­yó de­ci­si­va­men­te a me­jo­rar la per­cep­ción po­pu­lar de Sán­chez, que si has­ta en­ton­ces pa­sa­ba por ser un po­lí­ti­co re­sis­ten­te en la ad­ver­si­dad, se re­ve­ló tam­bién co­mo al­guien ca­paz de ro­dear­se de los me­jo­res.

La elec­ción de Mà­xim Huer­ta co­mo mi­nis­tro de Cul­tu­ra, la úl­ti­ma car­te­ra en ser atri­bui­da, fue en cier­ta me­di­da la ex­cep­ción. Po­pu­lar por sus apa­ri­cio­nes en un ma­ga­zi­ne te­le­vi­si­vo ma­ti­nal, y tam­bién por sus no­ve­las, Huer­ta ex­hi­bía un per­fil dis­tin­to. Y el he­cho de que al po­co de co­no­cer­se su elec­ción se di­fun­die­ran al­gu­nos tuits su­yos, que en su nue­va po­si­ción re­sul­ta­ban cuan­do me­nos em­ba­ra­zo­sos, no re­sul­tó de ayu­da.

Ayer se le abrió un nue­vo fren­te a Huer­ta, cuan­do un me­dio re­ve­ló que ha­bía de­frau­da­do a Ha­cien­da 218.322 eu­ros con una so­cie­dad que mon­tó en el 2006. Huer­ta sa­lió por la ma­ña­na al pa­so de es­tas re­ve­la­cio­nes, de­cla­ran­do que aho­ra es­ta­ba al co­rrien­te de sus obli­ga­cio­nes fis­ca­les, que el su­yo era un ca­so com­pa­ra­ble al de otros pe­rio­dis­tas y pre­sen­ta­do­res te­le­vi­si­vos, de­bi­do a un cam­bio en la fis­ca­li­dad, y que en su día hi­zo los pa­gos re­que­ri­dos pa­ra re­gu­la­ri­zar la si­tua­ción.

Aun así, las in­for­ma­cio­nes di­vul­ga­das en na­da fa­vo­re­cían a Huer­ta. Ni a él, ni al Go­bierno. La opo­si­ción le ha­bía des­cu­bier­to un flan­co por el que sin du­da iba a ata­car. De he­cho, por­ta­vo­ces tan­to del PP co­mo de Po­de­mos pi­die­ron ya ayer por la ma­ña­na la di­mi­sión de Huer­ta. Di­fí­cil­men­te po­día ser de otro mo­do.

El Go­bierno te­nía dos op­cio­nes: dar por bue­nas las ex­pli­ca­cio­nes que pu­die­ra ofre­cer Huer­ta y man­te­ner­le en el car­go, o bien des­ti­tuir­lo o lo­grar que di­mi­tie­ra. Nin­gu­na de las dos so­lu­cio­nes era bue­na, pe­ro la pri­me­ra era peor que la se­gun­da. Con­ser­var­le en el car­go hu­bie­ra res­ta­do cre­di­bi­li­dad al pro­yec­to de re­ge­ne­ra­ción que aban­de­ra el PSOE. Por el con­tra­rio, pres­cin­dir rá­pi­da­men­te de Huer­ta re­for­za­ba la cohe­ren­cia del dis­cur­so del PSOE y mi­ni­mi­za­ba los da­ños. La de­ci­sión po­lí­ti­ca más per­ti­nen­te, guia­da por la cohe­ren­cia, e in­clu­so por el prag­ma­tis­mo, es­ta­ba pues bien cla­ra.

So­bre las sie­te de la tar­de, Huer­ta com­pa­re­ció an­te la pren­sa y des­pe­jó du­das. Una se­ma­na des­pués de asu­mir elM­mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, y po­cas ho­ras des­pués de que se hu­bie­ra co­no­ci­do la no­ti­cia de sus pro­ble­mas, anun­ció que de­ja­ba el car­go. Huer­ta le­yó una de­cla­ra­ción in­sis­tien­do en sus ra­zo­nes, ya ex­pues­tas por la ma­ña­na, en la que no fal­ta­ron alu­sio­nes dis­cu­ti­bles e im­pre­ci­sas a lo que el de­fi­nió co­mo “jau­ría” per­se­gui­do­ra.

La mar­cha de Huer­ta nos pa­re­ce una de­ci­sión acer­ta­da, por tres mo­ti­vos: acre­di­ta el dis­cur­so re­ge­ne­ra­dor del Go­bierno, le per­mi­te cu­brir con me­nos so­bre­sal­tos el flan­co que se ha­bía re­ve­la­do más dé­bil y de­mues­tra una di­li­gen­cia en la to­ma de de­ci­sio­nes a la que no es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos en la an­te­rior le­gis­la­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.