Con­tras­tes ur­ba­nos

El crea­dor del co­mi­sa­rio Kos­tas Ja­ri­tos re­co­rre la ca­pi­tal grie­ga en me­tro

La Vanguardia - - SUMARIO - Xa­vi Ayén Ate­nas

“La lí­nea 1 del me­tro re­co­rre to­das las ca­pas so­cia­les del país”, di­ce Pe­tros Már­ka­ris, el es­cri­tor grie­go más ven­di­do en el mun­do, crea­dor del co­mi­sa­rio Kos­tas Ja­ri­tos, al ha­blar de Pró­xi­ma es­ta­ción, Ate­nas, una es­pe­cie de cuaderno de via­je por su ciu­dad.

“La lí­nea 1 del me­tro de Ate­nas le ha­bría gus­ta­do a Ka­va­fis”, di­ce, con sus rá­fa­gas de voz enér­gi­ca, Pe­tros Már­ka­ris (Es­tam­bul, 1937), el es­cri­tor grie­go más ven­di­do del mun­do y pa­dre del co­mi­sa­rio Kos­tas Ja­ri­tos. “Su­bir­se a ella es re­co­rrer to­das las ca­pas so­cia­les del país, des­de los po­bres has­ta los ri­cos”. Ese es jus­ta­men­te el re­co­rri­do de su úl­ti­mo li­bro, Pró­xi­ma es­ta­ción, Ate­nas (Tus­quets) en el que “ha­go al­go que na­die ha­ce: co­jo esa lí­nea, ba­ján­do­me en ca­da una de sus pa­ra­das, pa­ra es­cri­bir un ca­pí­tu­lo so­bre la zo­na”. “Ka­va­fis so­lo vi­si­tó Ate­nas ya muy en­fer­mo –pro­si­gue– y ape­nas pu­do co­no­cer­la. Pe­ro, de ha­ber vi­vi­do aquí, la Lí­nea 1 le ha­bría pa­re­ci­do un via­je por una Íta­ca ur­ba­na”.

Már­ka­ris ha aca­ba­do ha­cien­do lo mis­mo que Ja­ri­tos, que em­pe­zó la se­rie de no­ve­las –ya van diez– con­du­cien­do un Mi­ra­fio­ri por las ca­lles de la ciu­dad, lue­go pa­só a un Seat y fi­nal­men­te, en las úl­ti­mas, ya va en trans­por­te pú­bli­co, a cau­sa de la cri­sis. “Los ate­nien­ses si­guen lla­man­do a es­te me­tro el Eléc­tri­co”, co­men­ta el au­tor, que nos ad­vier­te que las de­no­mi­na­cio­nes que usa son las tra­di­cio­na­les, que a me­nu­do “no tie­nen que ver con el nom­bre ofi­cial, los al­cal­des cam­bian los nom­bres de las ca­lles, pe­ro los ate­nien­ses lo ig­no­ran”. Así, “el Ayun­ta­mien­to, pa­ra dar­se im­por­tan­cia, qui­so te­ner una Vic­to­ria Sta­tion, co­mo Lon­dres, y el Go­bierno, por lo mis­mo, qui­so te­ner un Pen­tá­gono”. La des­orien­ta­ción del tu­ris­ta pue­de ser gran­de: “La pa­ra­da de me­tro Ta­vros-Eleft­he­rios Ve­ni­ze­los se lla­ma así por el nom­bre de la ca­lle, que pa­ra to­do el mun­do es la ave­ni­da Zi­sion. Si pre­gun­ta por las ga­le­rías Or­feo, le di­rán que es­tán en la ca­lle Pa­ne­pis­ti­míu, so­lo que esa ca­lle no exis­te ofi­cial­men­te ¡aun­que no hay na­die que no la lla­me ex­clu­si­va­men­te así! La lis­ta es lar­ga...”

Már­ka­ris –que nos re­ci­be en el Museo Be­na­ki, “uno de los edi­fi­cios ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te más be­llos de Ate­nas”– em­pie­za su re­co­rri­do en El Pi­reo, con ves­ti­gios de sus tra­di­cio­na­les pros­tí­bu­los del ba­rrio de Trum­ba, “don­de los jó­ve­nes de los cin­cuen­ta y se­sen­ta se ini­cia­ban en sus prác­ti­cas se­xua­les, nor­mal­men­te ava­la­dos por sus pa­dres”, una rea­li­dad lim­pia­da por el al­cal­de Aris­ti­dis Ski­lit­sis a fi­na­les de los se­ten­ta. “Co­mo en la fic­ción, re­fle­jo la ciu­dad” con gran­des te­mas apa­re­cién­do­se a tra­vés de los de­ta­lles hu­ma­nos, de los dul­ces de fru­ta con­fi­ta­da a los tem­blo­res sís­mi­cos pa­san­do por las ca­bi­nas te­le­fó­ni­cas o el in­ve­ro­sí­mil nú­me­ro de por­te­ros en los edi­fi­cios, mez­clan­do lo vis­to con lo re­cor­da­do o leí­do.

Con el tras­fon­do de los can­tos de las ta­ber­nas de Pla­ka, el ba­rrio al pie de la Acró­po­lis, ex­pli­ca que “en los 90 triun­fó la nue­va gas­tro­no­mía grie­ga, que con­sis­te bá­si­ca­men­te en la com­ple­ta des­apa­ri­ción de cual­quier sa­bor ge­nui­na­men­te grie­go. En cual­quier ca­so, la pa­ra­da de Pe­tra­lo­na es el úni­co lu­gar don­de aún se pue­den en­con­trar res­tau­ran­tes tra­di­cio­na­les”.

“Lo ex­cep­cio­nal es que es­te me­tro –pro­si­gue– re­tra­ta exac­ta­men­te las di­fe­ren­tes ca­pas so­cia­les, va as­cen­dien­do un es­ca­lón en ca­da pa­ra­da, em­pie­za en los ba­rrios obre­ros, lle­ga al cen­tro de la ciu­dad y su cla­se me­dia pa­ra, fi­nal­men­te, aca­bar en las zo­nas ri­cas, Ma­ru­si y Ki­fi­siá, la úl­ti­ma pa­ra­da, el ba­rrio de las cla­ses más po­de­ro­sas –de los an­ti­guos

UN ME­TRO SIM­BÓ­LI­CO

“La lí­nea 1 re­tra­ta exac­ta­men­te las ca­pas so­cia­les, de los ba­rrios obre­ros a los más ri­cos”

EL NUE­VO JA­RI­TOS

“Va de esa pla­ga de aca­dé­mi­cos que aca­ban de po­lí­ti­cos, co­mo en Po­de­mos”

reyes a la di­nas­tía Pa­pan­dreu– lleno de co­ches de lu­jo y con las man­sio­nes más ca­ras de Eu­ro­pa, por­que la cri­sis no les ha afec­ta­do”. A pe­sar de ser un su­per­ven­tas in­ter­na­cio­nal, él vi­ve en Kip­se­li –“cla­se me­dia con mu­chos emi­gran­tes”– por­que “las zo­nas bur­gue­sas tie­nen pa­ra mí un pro­ble­ma: son uni­for­mes, des­pro­vis­tas de con­tras­tes”.

“No pue­do de­jar de pen­sar en Ma­nuel Váz­quez Mon­tal­bán –sus­pi­ra– que me ex­pli­ca­ba có­mo ha­bían des­trui­do los bar­ce­lo­ne­ses sus ba­rrios obre­ros pa­ra ha­cer los Jue­gos Olím­pi­cos, car­gán­do­se el al­ma de la ciu­dad. Pues bien, Ate­nas ha he­cho lo mis­mo, pe­ro ni si­quie­ra se

es­pe­ró a los Jue­gos del 2004, ¡los des­tru­yó mu­cho an­tes!”.

En la pa­ra­da de Ati­kí, lla­ma la aten­ción so­bre otra ca­rac­te­rís­ti­ca: las vi­vien­das que hay en las te­rra­zas, “que, vis­tas des­de aba­jo, pa­re­cen jar­di­nes col­gan­tes, lle­nos de plan­tas. Es­tán cons­trui­das con ma­te­ria­les ba­ra­tos en­ci­ma de edi­fi­cios pen­sa­dos ini­cial­men­te pa­ra me­nos pi­sos, eran el sím­bo­lo de os­ten­ta­ción de los años 50, to­dos que­rían vi­vir en un áti­co”. Nue­vas le­yes per­mi­tie­ron las per­mu­tas, cam­biar te­rre­nos por pi­sos, lo que fo­men­tó una bur­bu­ja de la cons­truc­ción.

La cri­sis se apa­re­ce, por ejem­plo, en es­ce­nas con jó­ve­nes va­gan­do por las ca­lles o las ca­fe­te­rías, gas­tan­do los po­cos eu­ros que les dan sus pa­dres pa­ra que es­tén en­tre­te­ni­dos, o en re­fu­gia­dos con sa­cos de dor­mir... “Hay mu­cha gen­te jo­ven, más que en otras ciu­da­des, pe­ro muy inac­ti­vos a cau­sa del pa­ro, los ves ma­tan­do el tiem­po co­mo si fue­ran ju­bi­la­dos”. ¿Es op­ti­mis­ta? “El go­bierno pro­me­te, o sea, mien­te... la rea­li­dad es que ne­ce­si­ta­re­mos mu­chí­si­mo tiem­po pa­ra vol­ver a la nor­ma­li­dad. Un op­ti­mis­ta es al­guien a quien le fal­ta in­for­ma­ción”. No cul­pa a la Unión Eu­ro­pea por­que “na­die te obli­ga a me­ter­te en un la­be­rin­to; una vez es­tás den­tro... ya es­tás”.

Már­ka­ris tra­ba­ja ca­da día, de lu­nes a do­min­go, por la ma­ña­na y por la tar­de. Es­cri­be otra no­ve­la de Ja­ri­tos, la de­ci­mo­se­gun­da. La de­ci­mo­pri­me­ra lle­ga­rá a Es­pa­ña el año que vie­ne “y es­tá cen­tra­da en la uni­ver­si­dad, en esos aca­dé­mi­cos y pro­fe­so­res que aca­ban sien­do po­lí­ti­cos,una pla­ga, un enor­me pro­ble­ma, fí­jen­se lo que les pa­sa aho­ra con Po­de­mos. Gen­te que vi­ve de dar cla­ses y con­fe­ren­cias, se sig­ni­fi­can po­lí­ti­ca­men­te y lle­gan a mi­nis­tros. ¡Un desas­tre, la po­lí­ti­ca no tie­ne na­da que ver con las cla­ses!”.

Mien­tras el atar­de­cer ilu­mi­na las ca­lles –“es­ta es la me­jor ho­ra pa­ra re­co­rrer­las”–, Már­ka­ris re­ci­ta a Ka­va­fis se­ña­lan­do las pa­ra­das de me­tro: “Pi­de que el ca­mino sea lar­go”.

Pa­ra los lec­to­res, el tren de Már­ka­ris siem­pre pa­sa dos ve­ces.

JA­VIER DE PASAMONTE

Már­ka­ris, en el Museo Be­na­ki, en su en­cuen­tro con es­te dia­rio

IGNACIO OROVIO

Tu­ris­mo. Los vi­si­tan­tes ob­ser­van, al fon­do, la Acró­po­lis, má­xi­mo pun­to de atrac­ción de Ate­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.