Estado plu­ri­na­cio­nal

La Vanguardia - - SUMARIO - Francesc-Marc Ál­va­ro Mi­chael Ig­na­tieff fue el lí­der del Par­ti­do Li­be­ral de Ca­na­dá

Francesc-Marc Ál­va­ro es­cri­be: “En no­viem­bre del 2006, el Par­la­men­to fe­de­ral ca­na­dien­se re­co­no­ció so­lem­ne­men­te que Que­bec es una na­ción den­tro de Ca­na­dá. La mo­ción fue pre­sen­ta­da por el pri­mer mi­nis­tro de en­ton­ces, el con­ser­va­dor Step­hen Har­per, que re­ci­bió el apo­yo de li­be­ra­les, iz­quier­dis­tas e in­de­pen­den­tis­tas que­be­que­ses, ade­más de los pro­pios con­ser­va­do­res”.

Ges­tos y más ges­tos. Pe­dro Sán­chez, co­mo cual­quier go­ber­nan­te con­tem­po­rá­neo en ma­nos del spin doc­tor de turno, ha em­pe­za­do su man­da­to con un ges­to de gran ca­li­bre. Se tra­ta de un ges­to va­lien­te de cor­te hu­ma­ni­ta­rio que, pa­sa­do el mo­men­to de las fo­tos, le obli­ga­rá a re­vi­sar po­lí­ti­cas, prio­ri­da­des y le­gis­la­cio­nes pa­ra que no pa­rez­ca sim­ple opor­tu­nis­mo. Da­do que la po­lí­ti­ca es te­rreno de per­cep­cio­nes, los ges­tos son im­por­tan­tes. De ahí otro ges­to de ayer mis­mo, la di­mi­sión de Mà­xim Huer­ta, tras sa­ber­se que de­frau­dó a Ha­cien­da. El pro­ble­ma sur­ge cuan­do to­da ac­ción po­lí­ti­ca aca­ba de­vo­ra­da por la ges­ti­cu­la­ción com­pul­si­va, al­go que le ocu­rrió a Za­pa­te­ro. Pe­ro hay más ges­tos, aun­que la ope­ra­ción Aqua­rius aca­pa­ra, co­mo es com­pren­si­ble, to­da la aten­ción.

El sá­ba­do, des­de Bar­ce­lo­na, la mi­nis­tra Me­rit­xell Ba­tet ha­bló de una even­tual re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal y la ca­li­fi­có de “ur­gen­te, via­ble y desea­ble”. Mu­chos han coin­ci­di­do en ad­ver­tir que no hay tiem­po, du­ran­te los dos años que que­dan de le­gis­la­tu­ra, pa­ra abor­dar tal ta­rea. La ti­tu­lar de Po­lí­ti­ca Te­rri­to­rial y Fun­ción Pú­bli­ca ha­ce un ges­to que se ins­cri­be en la es­tra­te­gia de des­in­fla­mar la cues­tión ca­ta­la­na, pe­ro es un pla­ce­bo. Des­de ERC y el PDECat ya han ex­pre­sa­do su es­ca­so en­tu­sias­mo por es­ta ini­cia­ti­va y han apro­ve­cha­do pa­ra re­to­mar la idea clá­si­ca del diá­lo­go bi­la­te­ral, que pa­re­ce lo más rea­lis­ta des­pués del 155 y las elecciones del 21-D.

Hay que ser ima­gi­na­ti­vos. Y tra­tar de bus­car ins­pi­ra­ción en si­tua­cio­nes que, sin ser igua­les, pue­den ser si­mi­la­res. En no­viem­bre del 2006, el Par­la­men­to fe­de­ral ca­na­dien­se re­co­no­ció so­lem­ne­men­te que Que­bec es una na­ción den­tro de Ca­na­dá. La mo­ción fue pre­sen­ta­da por el pri­mer mi­nis­tro de en­ton­ces, el con­ser­va­dor Step­hen Har­per, que re­ci­bió el apo­yo de li­be­ra­les, iz­quier­dis­tas e in­de­pen­den­tis­tas que­be­que­ses, ade­más de los pro­pios con­ser­va­do­res. Cin­co dipu­tados del par­ti­do go­ber­nan­te se au­sen­ta­ron de la vo­ta­ción mien­tras quin­ce dipu­tados li­be­ra­les vo­ta­ron en con­tra. Era la pri­me­ra vez que la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes de Ot­ta­wa usa­ba el tér­mino na­ción pa­ra re­fe­rir­se a la pro­vin­cia fran­có­fo­na. La mo­ción no te­nía efec­tos le­ga­les ni cons­ti­tu­cio­na­les, pe­ro era un ges­to car­ga­do de sig­ni­fi­ca­ción, tan­to que pro­vo­có la di­mi­sión del ti­tu­lar de Asun­tos In­ter­gu­ber­na­men­ta­les. Har­per se sa­có de la chis­te­ra la mo­ción pa­ra fre­nar una de­cla­ra­ción de los in­de­pen­den­tis­tas del Blo­que Que­be­qués, que no men­cio­na­ba la fra­se “den­tro de un Ca­na­dá uni­do”. El en­ton­ces lí­der de los li­be­ra­les, el pres­ti­gio­so aca­dé­mi­co Mi­chael Ig­na­tieff, se fe­li­ci­tó por ha­ber sa­bi­do con­ci­liar “el re­co­no­ci­mien­to de la iden­ti­dad que­be­que­sa con la uni­dad na­cio­nal”. Hay que re­cor­dar que la mo­ción se ma­te­ria­li­zó tras dos re­fe­rén­dums pac­ta­dos de au­to­de­ter­mi­na­ción en Que­bec, en 1980 y 1995. En am­bos los so­be­ra­nis­tas fue­ron de­rro­ta­dos.

¿So­lu­cio­nó esa de­cla­ra­ción las com­pli­ca­das re­la­cio­nes en­tre la Be­lle Pro­vin­ce y el po­der cen­tral de la fe­de­ra­ción ca­na­dien­se? No, por su­pues­to. Pe­ro, con ese ges­to, los gran­des par­ti­dos fe­de­ra­les asu­mían por vez pri­me­ra que Que­bec es una na­ción. Ha­bla­mos, por tan­to, de re­co­no­ci­mien­to, de gran va­lor en sí mis­mo. Con­di­ción ne­ce­sa­ria –no su­fi­cien­te– pa­ra que exis­ta un ver­da­de­ro diá­lo­go so­bre plu­ri­na­cio­na­li­dad, so­be­ra­nía y mo­de­lo de Estado. En el ca­so es­pa­ñol, ni PP ni PSOE –ni Cs, por des­con­ta­do– con­si­de­ran que Ca­ta­lun­ya sea una na­ción; de los par­ti­dos de ám­bi­to es­ta­tal, só­lo Po­de­mos se des­mar­ca de es­ta lí­nea mo­no­lí­ti­ca.

¿Po­dría el PSOE de Sán­chez ser tan va­lien­te con es­to co­mo lo ha si­do con los re­fu­gia­dos del Aqua­rius? El nue­vo pre­si­den­te te­nía pro­ble­mas, ha­ce unos me­ses, a la ho­ra de ver­ba­li­zar que Ca­ta­lun­ya es “una na­cio­na­li­dad”, tér­mino es­cri­to en la Cons­ti­tu­ción. El lí­der so­cia­lis­ta pre­fe­ría ha­blar de “sin­gu­la­ri­dad”, eti­que­ta tan des­ca­fei­na­da que pa­re­cía to­ma­da de otras épo­cas. ¿Se­ría Sán­chez ca­paz de emu­lar a Har­per y ofre­cer una de­cla­ra­ción del mis­mo es­ti­lo de los ca­na­dien­ses en el Con­gre­so de los Dipu­tados? Los so­cia­lis­tas ca­ta­la­nes –que sí asu­men que Ca­ta­lun­ya es una na­ción– po­drían ase­so­rar al equi­po pre­si­den­cial pa­ra ela­bo­rar un do­cu­men­to con pies y cabeza. Otra co­sa, cla­ro es­tá, es que el PP es­tu­vie­ra dis­pues­to a apo­yar­lo, al­go que pa­re­ce his­to­ria fic­ción en es­tos mo­men­tos.

Es­ta fan­ta­sía con la que es­toy es­pe­cu­lan­do aquí no re­sol­ve­ría el plei­to ca­ta­lán ni con­ver­ti­ría a los dos mi­llo­nes de in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes en ale­gres fe­de­ra­lis­tas. Pe­ro su­pon­dría un gi­ro en una con­cep­ción es­truc­tu­ral­men­te cen­tra­lis­ta. No po­drá sa­lir­se del ato­lla­de­ro sin pa­sar an­tes por un re­co­no­ci­mien­to ex­plí­ci­to de Ca­ta­lun­ya co­mo na­ción, al­go que –pa­ra ser prác­ti­cos- no pue­de es­pe­rar a una even­tual e incierta re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que, en el me­jor de los ca­sos, irá pa­ra lar­go. Aca­bo con una re­fle­xión de Ig­na­tieff, muy re­cien­te: “El na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán no es nue­vo y yo no pue­do evi­tar ver es­te asun­to des­de la óp­ti­ca ca­na­dien­se. Es de­cir, no veo na­da anor­mal en es­te na­cio­na­lis­mo, no creo que sea po­si­ble que des­apa­rez­ca ni que se pue­da aplas­tar”.

“No creo que sea po­si­ble que el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán des­apa­rez­ca ni se pue­da aplas­tar”, di­ce Ig­na­tieff

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.