Ca­len­ta­mien­to aus­tral

Los cien­tí­fi­cos alertan de que el con­ti­nen­te se acer­ca a un pun­to de no re­torno

La Vanguardia - - SUMARIO - JO­SEP CORBELLA

La ve­lo­ci­dad a la que la An­tár­ti­da es­tá per­dien­do hie­lo se ha mul­ti­pli­ca­do por más de cua­tro en los úl­ti­mos 25 años, se­gún alerta una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na­cio­nal pre­sen­ta­da en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca Na­tu­re.

La ve­lo­ci­dad a la que la An­tár­ti­da es­tá per­dien­do hie­lo se ha mul­ti­pli­ca­do por más de cua­tro en los úl­ti­mos 25 años, se­gún alerta una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na­cio­nal pre­sen­ta­da ayer en la re­vis­ta Na­tu­re. Los re­sul­ta­dos mues­tran có­mo el des­hie­lo se ha ace­le­ra­do so­bre to­do en los úl­ti­mos cin­co años.

El tra­ba­jo, que apor­ta el diag­nós­ti­co más ex­haus­ti­vo has­ta la fe­cha so­bre el estado de la ma­yor ma­sa de hie­lo de la Tie­rra, con­clu­ye que la An­tár­ti­da per­dió una me­dia de 600 mi­llo­nes de to­ne­la­das de hie­lo al día du­ran­te el quin­que­nio 2012-2017 (una can­ti­dad equi­va­len­te a unas 5,5 ve­ces la ca­pa­ci­dad del pan­tano de La Baells, per­di­da ca­da día). Vein­te años an­tes, en el quin­que­nio 1992-1997, la pér­di­da ha­bía si­do de 134 mi­llo­nes de to­ne­la­das dia­rias (o 1,3 ve­ces la ca­pa­ci­dad de La Baells)

Una se­gun­da in­ves­ti­ga­ción tam­bién pu­bli­ca­da ayer en Na­tu­re, rea­li­za­da por un equi­po de in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te, in­di­ca que la An­tár­ti­da se es­tá acer­can­do a un pun­to de no re­torno. De las de­ci­sio­nes que se to­men en los diez pró­xi­mos años pa­ra con­te­ner las emi­sio­nes de los ga­ses que cau­san el cam­bio cli­má­ti­co de­pen­de­rá el fu­tu­ro del con­ti­nen­te, sos­tie­nen los au­to­res del tra­ba­jo, li­de­ra­do por la or­ga­ni­za­ción Csi­ro de Océa­nos y At­mós­fe­ra de Aus­tra­lia.

Los in­ves­ti­ga­do­res con­clu­yen que, si se adop­tan me­di­das efec­ti­vas pa­ra con­te­ner el cam­bio cli­má­ti­co y la tem­pe­ra­tu­ra me­dia glo­bal no au­men­ta más de 0,9 gra­dos, el des­hie­lo de la An­tár­ti­da só­lo ha­rá su­bir el ni­vel me­dio de los ma­res unos 6 cen­tí­me­tros has­ta el 2070. Pe­ro si no se adop­tan es­tas me­di­das y se de­ja que la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal au­men­te 2,9 gra­dos, el ni­vel me­dio de los ma­res su­birá 27 cen­tí­me­tros has­ta el 2070 por la con­tri­bu­ción de la An­tár­ti­da –a los que ha­bría que aña­dir los cen­tí­me­tros ga­na­dos por el au­men­to del vo­lu­men del agua de­bi­do a su ca­len­ta­mien­to-.

En es­te se­gun­do es­ce­na­rio, que se pro­du­ci­rá cuan­do los ni­ños que na­cen en la ac­tua­li­dad ten­gan po­co más de 50 años, zo­nas den­sa­men­te po­bla­das o de al­to va­lor eco­ló­gi­co co­mo los del­tas del Me­kong, el Mis­sis­si­pi o el Ebro, que­da­rían su­mer­gi­das, lo que pro­vo­ca­ría mi­gra­cio­nes de mi­llo­nes de per­so­nas que per­de­rán sus ho­ga­res.

El nue­vo cálcu­lo so­bre la evo­lu­ción del hie­lo de la An­tár­ti­da, en el que han par­ti­ci­pa­do 44 ins­ti­tu­cio­nes de 14 paí­ses, se ha ba­sa­do en da­tos de 13 sa­té­li­tes de ob­ser­va­ción de la Tie­rra. El tra­ba­jo es obra del con­sor­cio cien­tí­fi­co Im­bie, que es­tá co­li­de­ra­do por in­ves­ti­ga­do­res de la NASA y de la Uni­ver­si­dad de Leeds (Reino Uni­do) en co­la­bo­ra­ción con la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea. Una de las ins­ti­tu­cio­nes par­ti­ci­pan­tes es la em­pre­sa bar­ce­lo­ne­sa Isar­dSAT, es­pe­cia­li­za­da en tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción a par­tir de da­tos de sa­té­li­tes.

Los al­tí­me­tros de los sa­té­li­tes han me­di­do có­mo ha cam­bia­do la ele­va­ción del hie­lo en ca­da pun­to de la An­tár­ti­da a lo lar­go de los úl­ti­mos años. Los sen­so­res de cam­po gra­vi­ta­to­rio han me­di­do có­mo

DE­CLI­VE BLAN­CO

El cas­que­te po­lar es­tá per­dien­do cua­tro ve­ces más hie­lo aho­ra que en los años no­ven­ta

CIN­CO PANTANOS AL DÍA

El con­ti­nen­te des­agua ca­da día el equi­va­len­te a 5,5 ve­ces la ca­pa­ci­dad del em­bal­se de La Baells

han evo­lu­cio­na­do las ma­sas de hie­lo en ca­da re­gión del con­ti­nen­te. Es­tos da­tos se han com­bi­na­do con mo­de­los cli­má­ti­cos y gla­cio­ló­gi­cos pa­ra es­ti­mar la in­fluen­cia de las pre­ci­pi­ta­cio­nes y del mo­vi­mien­to de los gla­cia­res en la can­ti­dad to­tal de hie­lo.

Los re­sul­ta­dos in­di­can que la An­tár­ti­da ha per­di­do ca­si tres bi­llo­nes de to­ne­la­das de hie­lo des­de 1992, lo que ha pro­vo­ca­do un au­men­to del ni­vel me­dio de los ma­res de 8 mi­lí­me­tros. Lo más preo­cu­pan­te, se­ña­lan los in­ves­ti­ga­do­res, no es tan­to la can­ti­dad de hie­lo per­di­da co­mo la ten­den­cia a per­der­lo ca­da vez más rá­pi­do. Un 40% de to­do es­te hie­lo ha des­apa­re­ci­do en los úl­ti­mos cin­co años, lo que in­di­ca que el des­hie­lo de la An­tár­ti­da se es­tá ace­le­ran­do.

“El con­ti­nen­te es­tá cau­san­do un au­men­to de los ni­ve­les del mar más rá­pi­do aho­ra que en nin­gún otro mo­men­to de los úl­ti­mos 25 años”, de­cla­ra por co­rreo elec­tró­ni­co An­drew Shep­herd, co­di­rec­tor de la in­ves­ti­ga­ción, de la Uni­ver­si­dad de Leeds (Reino Uni­do).

Las ob­ser­va­cio­nes de los sa­té­li­tes mues­tran que el des­hie­lo no ha si­do uni­for­me en las dis­tin­tas re- gio­nes de la An­tár­ti­da. La re­gión más afec­ta­da es la An­tár­ti­da Oc­ci­den­tal –tam­bién lla­ma­da An­tár­ti­da Me­nor–, don­de la pér­di­da de hie­lo se ha tri­pli­ca­do des­de los años no­ven­ta.

Aun­que só­lo con­tie­ne una dé­ci­ma par­te del hie­lo de la An­tár­ti­da, es la re­gión que más con­tri­bu­ye al des­hie­lo del con­ti­nen­te. La ten­den­cia se de­be en gran par­te al re­tro­ce­so de los gla­cia­res de Pi­ne Is­land y Th­wai­tes, que se aden­tran en el océano y que se es­tán fun­dien­do por el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra del agua.

Tam­bién la es­tre­cha pe­nín­su­la An­tár­ti­ca, que se ex­tien­de ha­cia el nor­te en di­rec­ción a Tie­rra del Fue­go, ha re­gis­tra­do una pér­di­da de hie­lo ace­le­ra­da en la úl­ti­ma dé­ca­da. Si a me­dia­dos de los años 90 per­día una me­dia de unos 18 mi­llo­nes de to­ne­la­das de hie­lo al día, en la ac­tua­li­dad pier­de cin­co ve­ces más: 90 mi­llo­nes de to­ne­la­das dia­rias.

Por el con­tra­rio, la An­tár­ti­da Orien­tal, que con­cen­tra apro­xi­ma­da­men­te el 90% del hie­lo del con­ti­nen­te, no ha ex­pe­ri­men­ta­do gran­des cam­bios en los úl­ti­mos 25 años. Allí las va­ria­cio­nes se de­ben so­bre to­do a os­ci­la­cio­nes en los ni­ve­les de pre­ci­pi­ta­ción de un año a otro, más que a una fu­sión ace­le­ra­da del hie­lo co­mo en la An­tár­ti­da Me­nor. Aun­que en los úl­ti­mos cin­co años ha per­di­do una me­dia de 75 mi­llo­nes de to­ne­la­das dia­rias de hie­lo, “no es una can­ti­dad muy gran­de cuan­do se re­par­te so­bre to­da la su­per­fi­cie de la ca­pa de hie­lo”, de­cla­ra An­drew Shep­herd.

“Es­ta­mos en un mo­men­to muy es­ti­mu­lan­te en gla­cio­lo­gía an­tár­ti­ca”, aña­de en un co­mu­ni­ca­do Ben­ja­min Smith, coau­tor de la in­ves­ti­ga­ción, de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton en Seattle (EE.UU.). “Te­ne­mos tec­no­lo­gías ma­du­ras pa­ra me­dir los cam­bios en las ca­pas de hie­lo que no es­ta­ban dis­po­ni­bles a prin­ci­pios de la dé­ca­da pa­sa­da. [Es­tas tec­no­lo­gías] lle­gan jus­to a tiem­po pa­ra mos­trar­nos cam­bios muy im­por­tan­tes en la ca­pa de hie­lo de la An­tár­ti­da Oc­ci­den­tal y en la Pe­nín­su­la An­tár­ti­ca”.

El pró­xi­mo re­to, ade­más de con­te­ner las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que ace­le­ran el des­hie­lo de la An­tár­ti­da, se­rá “com­pren­der los pro­ce­sos que son el mo­tor de es­te cam­bio”, de­cla­ra Pip­pa Whi­tehou­se, de la Uni­ver­si­dad de Dur­ham en el Reino Uni­do. Pa­ra ello, con­clu­yen los in­ves­ti­ga­do­res en Na­tu­re, “es esen­cial te­ner ob­ser­va­cio­nes de sa­té­li­te con­ti­nuas”, lo cual re­quie­re man­te­ner los pro­gra­mas de ob­ser­va­ción de la Tie­rra de las agen­cias es­pa­cia­les.

LOS OJOS QUE TO­DO LO VEN

Las ob­ser­va­cio­nes por sa­té­li­te han ofre­ci­do la vi­sión más de­ta­lla­da de los gla­cia­res po­la­res

AÑOS CRÍ­TI­COS

De las de­ci­sio­nes que se to­men en los pró­xi­mos diez años de­pen­de­rá la evo­lu­ción fu­tu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.