Di­plo­ma­cia con­ci­lia­do­ra

El mi­nis­tro nie­ga que ha­ya hi­po­te­cas con los in­de­pen­den­tis­tas

La Vanguardia - - SUMARIO - CAR­MEN DEL RIE­GO

Las ofi­ci­nas de re­pre­sen­ta­ción de Ca­ta­lun­ya en el ex­te­rior no plan­tean, a jui­cio del nue­vo mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, un pro­ble­ma.

Las ofi­ci­nas de re­pre­sen­ta­ción de Ca­ta­lun­ya en el ex­te­rior no plan­tean, a jui­cio del nue­vo mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, un pro­ble­ma en sí mis­mas, por lo que la de­ci­sión del Go­vern de la Ge­ne­ra­li­tat de vol­ver a abrir­las no tie­ne por qué im­pe­dir­se. La cues­tión se­rá la ac­ti­vi­dad que desa­rro­llen, y el Go­bierno es­ta­rá “vi­gi­lan­te” so­bre lo que se ha­ga des­de es­tas em­ba­ja­das. “Ac­tua­re­mos en con­se­cuen­cia, (pe­ro) no po­de­mos ser ar­bi­tra­rios”, di­jo.

Es­te plan­tea­mien­to su­po­ne un cam­bio de es­tra­te­gia res­pec­to a la apli­ca­da por los mi­nis­tros de Ex­te­rio­res de los go­bier­nos de Ma­riano Ra­joy, que re­cu­rrie­ron an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal la ley de Ac­ción Ex­te­rior ca­ta­la­na, que pos­te­rior­men­te fue anu­la­da en par­te, en una sen­ten­cia que sub­ra­ya que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas pue­den lle­var a ca­bo ac­ti­vi­da­des con pro­yec­ción ex­te­rior, siem­pre y cuan­do res­pe­ten las com­pe­ten­cias ex­clu­si­vas del Estado en ma­te­ria de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Se­gún el Al­to Tri­bu­nal, “no to­da la ac­ti­vi­dad ex­te­rior pue­de iden­ti­fi­car­se co­mo ma­te­ria de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”, y lo que sí es­tá ve­da­do a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas son la ce­le­bra­ción de tra­ta­dos, la re­pre­sen­ta­ción ex­te­rior del Estado, la crea­ción de obli­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y las res­pon­sa­bi­li­da­des inima­gen de Es­pa­ña en el ex­te­rior “gra­ve­men­te da­ña­da por el pro­cés”, y por eso una de sus prio­ri­da­des se­rá re­com­po­ner­la y con­tra­rres­tar la idea que ha ven­di­do el in­de­pen­den­tis­mo de Es­pa­ña, co­mo un país fran­quis­ta, cuan­do los es­tán­da­res de­mo­crá­ti­cos de Es­pa­ña no tie­nen na­da que en­vi­diar a otros paí­ses.

Bo­rrell re­co­no­ce que los go­bier­nos an­te­rio­res hi­cie­ron muy bue­na la­bor con­tra­rres­tan­do el pro­cés ,y de he­cho nin­gún go­bierno re­co­no­ció a Ca­ta­lun­ya co­mo Estado in­de­pen­dien­te. “La res­pues­ta de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal fue abru­ma­do­ra”, in­di­có. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio di­ri­gir­se a las opi­nio­nes pú­bli­cas y ex­pli­car­les qué es Es­pa­ña, “qué ha ocu­rri­do aquí y qué ha he­cho ca­da uno”. No se tra­ta de con­ti­nuar “la es­ca­la­da” de en­fren­ta­mien­to, sino de “res­ta­ble­cer el diá­lo­go en la me­di­da que sea po­si­ble”. Pe­ro es­to, ad­vir­tió, no su­pon­drá “una ac­ti­tud en­tre­guis­ta”, sino ha­blar con ar­gu­men­tos, mi­dien­do las pa­la­bras. Y de­jan­do cla­ro que el diá­lo­go “no im­pli­ca ce­sión ni con­tra­par­ti­da”.

SU­SA­NA VE­RA / REUTERS

Jo­sep Bo­rrell re­co­ge su car­te­ra de mi­nis­tro pa­ra en­trar en la Mon­cloa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.