Un Sal­vi­ni fu­rio­so exi­ge a Ma­cron que se dis­cul­pe en la cri­sis del ‘Aqua­rius’

El ri­fi­rra­fe en­tre Ita­lia y Fran­cia ame­na­za con can­ce­lar la vi­si­ta de Con­te a París

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - AN­NA BUJ EU­SE­BIO VAL

El bu­que Aqua­rius ame­na­za con des­es­ta­bi­li­zar el or­den de alian­zas eu­ro­peo. Por lo me­nos, ya ha ge­ne­ra­do un ama­go de cri­sis di­plo­má­ti­ca en­tre Ita­lia y Fran­cia, dos na­cio­nes ve­ci­nas que ba­jo el an­te­rior go­bierno de Gen­ti­lo­ni man­te­nían re­la­cio­nes ex­ce­len­tes. Unos co­men­ta­rios del por­ta­voz de La Re­pú­bli­ca en Mar­cha, Ga­briel At­tal, y otros del pre­si­den­te, Em­ma­nuel Ma­cron, han ge­ne­ra­do un fuer­te ma­les­tar en Ita­lia. At­tal di­jo que su po­si­ción ha­cía “vo­mi­tar”, mien­tras que Ma­cron les acu­só de “ci­nis­mo”. Sal­vi­ni, quien ac­túa co­mo el ver­da­de­ro man­da­ta­rio, pi­dió ayer al pre­si­den­te fran­cés que se ex­cu­sa­ra pú­bli­ca­men­te por es­tas pa­la­bras.

“Ha­blo en nom­bre del Go­bierno pe­ro tam­bién en nom­bre de un pue­blo que no tie­ne na­da que apren­der de na­die so­bre ge­ne­ro­si­dad, vo­lun­ta­ria­do, aco­gi­da y so­li­da­ri­dad”, de­cla­ró Sal­vi­ni en su com­pa­re­cen­cia en el Se­na­do pa­ra dar ex­pli­ca­cio­nes so­bre el Aqua­rius. “Nues­tras ac­cio­nes no me­re­cen ser des­cri­tas en es­tos tér­mi­nos por par­te de re­pre­sen­tan­tes del Go­bierno fran­cés, que es­pe­ro que se dis­cul­pe ofi­cial­men­te muy pron­to”, aña­dió.

Si no lo ha­ce, el pri­mer mi­nis­tro, Giu­sep­pe Con­te, no irá ma­ña­na a París pa­ra re­unir­se con Ma­cron en el que iba a ser su pri­mer via­je bi­la­te­ral des­de que asu­mió el man­do en el pa­la­cio Chi­gi, ame­na­zan en Ro­ma. Hoy pen­de de un hi­lo. “Hay ra­zo­nes más que fun­da­das pa­ra no ir”, di­jo Sal­vi­ni.

El mi­nis­tro de Eco­no­mía ita­liano, Gio­van­ni Tria, ya can­ce­ló la reunión que te­nía ayer pro­gra­ma­da con su ho­mó­lo­go fran­cés, Bruno le Mai­re. Mien­tras, el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, En­zo Moa­ve­ro Mi­la­ne­si, con­vo­có al em­ba­ja­dor de Fran­cia en el país, Ch­ris­tian Mas­set. An­te su au­sen­cia, se reunió con la di­plo­má­ti­ca Clai­re An­ne Rau­lin, a quien pi­dió que las au­to­ri­da­des “em­pren­dan rá­pi­da­men­te las ini­cia­ti­vas idó­neas pa­ra re­me­diar la si­tua­ción”.

Sal­vi­ni no só­lo pi­de dis­cul­pas pú­bli­cas. Quie­re prue­bas de “ge­ne­ro­si­dad” de Ma­cron en la aco­gi­da, re­cor­dan­do que Fran­cia ha en­via­do ha­cia Ita­lia a 10.249 per­so­nas que ha­bían cruzado la fron­te­ra es­te año. Tam­bién car­gó con­tra Es­pa­ña, iro­ni­zan­do que “tie­ne am­plio mar­gen pa­ra ejer­ci­tar su so­li­da­ri­dad”, ya que só­lo ha aco­gi­do, se­gún di­ce, a cer­ca “de 16.000 de­man­dan­tes de asi­lo”. En­tre los bar­cos que han ope­ra­do en el Me­di­te­rrá­neo en es­tos años ha ha­bi­do na­ves es­pa­ño­las, ale­ma­nas u ho­lan­de­sas, pe­ro nin­gu­na fran­ce­sa, al­go que sor­pren­de por la cer­ca­nía de Cór­ce­ga.

El Elí­seo in­ten­ta re­la­jar la ten­sión, y el pre­si­den­te fran­cés pi­de “no de­jar­se lle­var por la emo­ción”

El Elí­seo, em­pe­ña­do en in­ten­tar re­la­jar la ten­sión, ase­gu­ró que no ha­bía re­ci­bi­do una pe­ti­ción for­mal de ex­cu­sas por par­te de Ro­ma y que, en prin­ci­pio, la vi­si­ta de Con­te a París se man­tie­ne. Ma­cron pi­dió ayer “no de­jar­se lle­var por la emo­ción que al­gu­nos ma­ni­pu­lan”. “Quién se­ría yo si die­ra la ra­zón al que pro­vo­ca y bus­ca la pro­vo­ca­ción, que vie­ne a de­cir: ‘Soy más fuer­te que los de­mó­cra­tas y echo un bar­co que veo que se acer­ca a mis cos­tas’, di­jo.

Pa­ra el pre­si­den­te, el epi­so­dio ha si­do em­ba­ra­zo­so por­que ha re­ci­bi­do crí­ti­cas de la iz­quier­da y tam­bién des­de su pro­pio par­ti­do por su len­ti­tud y pa­si­vi­dad an­te el dra­ma del Aqua­rius. En un edi­to­rial, el ro­ta­ti­vo Li­bé­ra­tion cen­su­ra­ba ayer el uso de la pa­la­bra “ci­nis­mo” por el pre­si­den­te, al acu­sar a Ita­lia, y re­cor­da­ba su pro­pia inac­ción, “su si­len­cio e iner­cia”, y su re­cha­zo a con­si­de­rar la ofer­ta del go­bierno re­gio­nal de Cór­ce­ga a aco­ger a los in­mi­gran­tes. “Del je­fe de Estado fran­cés se es­pe­ra­ría, co­mo mí­ni­mo, un po­co de de­cen­cia”, afir­ma­ba el dia­rio.

Las crí­ti­cas más du­ras y ar­ti­cu­la­das las for­mu­ló el eu­ro­dipu­tado ver­de Yan­nick Ja­dot, pa­ra quien la vic­to­ria de la ex­tre­ma de­re­cha en Ita­lia fue ali­men­ta­da por la in­so­li­da­ri­dad eu­ro­pea, en par­ti­cu­lar la fran­ce­sa, por el re­cha­zo a com­par­tir la car­ga de la in­mi­gra­ción y el cie­rre de la fron­te­ra. To­do ello, se­gún Ja­dot, lle­vó a los ita­lia­nos a vo­tar en cla­ve de desafío a Eu­ro­pa.

ETTORE FE­RRA­RI / EFE

El mi­nis­tro de In­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, ayer du­ran­te su in­ter­ven­ción en el Se­na­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.