Caos en los Co­mu­nes por la es­pan­ta­da de los dipu­tados del SNP

Los so­be­ra­nis­tas es­co­ce­ses exi­gen la de­vo­lu­ción de po­de­res au­to­nó­mi­cos

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - RAFAEL RA­MOS Lon­dres. Co­rres­pon­sal

En me­dio del caos ca­da día ma­yor de la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca, The­re­sa May no da pa­ra sus­tos y pa­ra dis­gus­tos. Es co­mo una te­nien­te del quin­to de ca­ba­lle­ría ba­jo ase­dio en su Fort Apa­che par­ti­cu­lar del Bre­xit, ba­jo una llu­via de fle­chas en­ve­ne­na­das pro­ce­den­tes de Bru­se­las, de la opo­si­ción y de sus pro­pios dipu­tados, por­que son más eu­ró­fi­los que ella o por­que son más eu­ro­es­cép­ti­cos. No pue­de aca­bar bien.

Ayer fue ob­je­to de una tri­ple em­bos­ca­da. Pri­me­ro, el lí­der la­bo­ris­ta, Je­remy Corbyn, se bur­ló pú­bli­ca­men­te de ella pa­ra­fra­sean­do en la se­sión de con­trol par­la­men­ta­rio de los Co­mu­nes a su mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Bo­ris John­son, cuan­do di­jo que Do­nald Trump ne­go­cia­ría el Bre­xit me­jor que ella. Lue­go, fue acu­sa­da de trai­ción por los di­si­den­tes to­ries que el mar­tes le ha­bían sal­va­do la vi­da al acep­tar su pro­me­sa no es­cri­ta de que los Co­mu­nes ten­drán la úl­ti­ma pa­la­bra so­bre la sa­li­da de Eu­ro­pa. Y pa­ra re­ma­tar la fae­na, los 35 dipu­tados del SNP es­co­cés hi­cie­ron una es­pan­ta­da y aban­do­na­ron la sa­la en pro­tes­ta por la fal­ta de tiem­po pa­ra dis­cu­tir la de­vo­lu­ción de po­de­res a su país. Si pa­re­ce caó­ti­co es por­que lo es.

Mien­tras May se po­nía la co­ra­za pa­ra de­fen­der­se de las acu­sa­cio­nes e iro­nías de Corbyn, la se­sión de con­trol que­dó pa­tas arri­ba cuan­do el lí­der del SNP en West­mins­ter, Ian Black­ford, to­mó la pa­la­bra pa­ra pe­dir reite­ra­da­men­te que se sus­pen­die­ra y se ce­le­bra­se a puer­ta ce­rra­da –un es­ce­na­rio ra­ra­men­te uti­li­za­do–, en vis­ta de que no ha­bía más que quin­ce mi­nu­tos asig­na­dos en la dis­cu­sión de la ley del Bre­xit a qué pa­sa­rá con las 158 áreas de com­pe­ten­cia que aho­ra co­rres­pon­den a Bru­se­las y pa­sa­rán al Reino Uni­do. Los so­be­ra­nis­tas es­co­ce­ses exi­gen que se tras­pa­sen al Par­la­men­to de Holy­rood, pe­ro Dow­ning Street quie­re re­ser­var­se 24 de ellas (en ma­te­ria de agri­cul­tu­ra, pes­ca y eti­que­ta­do de pro­duc­tos ali­men­ti­cios) a fin de pro­ce­der al “ali­nea­mien­to re­gu­la­to­rio” que es­tá ne­go­cian­do con la UE pa­ra lle­gar a un acuer­do que im­pi­da la ne­ce­si­dad de una fron­te­ra du­ra en el Uls­ter.

Tan in­sis­ten­te fue Black­ford que al fi­nal el spea­ker John Ber­cow (un con­ser­va­dor) le sa­có la tar­je­ta ro­ja y le ex­pul­só de la sa­la, a lo cual res­pon­die­ron sus 34 com­pa­ñe­ros de par­ti­do le­van­tán­do­se tam­bién de sus asien­tos y aban­do­nan­do el he­mi­ci­clo, una es­ce­na muy po­cas ve­ces vis­ta en West­mins­ter. El Bre­xit ha so­li­vian­ta­do los áni­mos de to­do el mun­do, y el SNP es­tá con la mos­ca de­trás de la ore­ja por­que ve ve­nir un tra­to de fa­vor pa­ra Ir­lan­da del Nor­te en su re­la­ción co­mer­cial con Bru­se­las de la que ca­re­ce­rán los es­co­ce­ses. Y en el peor de los ca­sos, pre­ten­den que el Bre­xit no se tra­duz­ca en más cen­tra­lis­mo y más po­de­res pa­ra Lon­dres, sino en to­do ca­so pa­ra los par­la­men­tos au­to­nó­mi­cos.

Las dos jor­na­das de de­ba­tes de las en­mien­das a la ley pa­ra la Sa­li­da de Eu­ro­pa han re­for­za­do la sen­sa­ción de ais­la­mien­to y de­bi­li­dad de la pri­me­ra mi­nis­tra, y la con­fu­sión que rei­na en Lon­dres. La se­mán­ti­ca le per­mi­tió ayer sor­tear de pun­ti­llas el es­pi­no­so asun­to de la unión adua­ne­ra, pe­ro sin en­trar en el fon­do. Pe­ro la pre­mier se re­tra­jo de ha­ber con­ce­di­do al Par­la­men­to la úl­ti­ma pa­la­bra en el Bre­xit, y di­jo que no ha­rá na­da que dis­mi­nu­ya su ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra en Bru­se­las, o va­ya con­tra el re­sul­ta­do del re­fe­rén­dum y la se­pa­ra­ción cons­ti­tu­cio­nal de po­de­res. A lo cual los re­bel­des le han res­pon­di­do que, de in­cum­plir su pa­la­bra, vol­ve­rán a la car­ga, ase­dia­rán de nue­vo Fort Dow­ning Street, y le cor­ta­rán la ca­be­lle­ra.

Lon­dres pre­ten­de que­dar­se com­pe­ten­cias so­bre agri­cul­tu­ra, ali­men­ta­ción y pes­ca que aho­ra son de la UE

AFP

El lí­der del SNP en West­mins­ter, Ian Black­ford, fue ex­pul­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.