Ara­bia lan­za su ma­yor ofen­si­va en Ye­men pa­ra es­tran­gu­lar a los hu­tíes

Bom­bar­deo del puer­to de Al Hu­day­dah jun­to a Emi­ra­tos y mi­li­cia­nos sa­la­fis­tas

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - JOR­DI JOAN BA­ÑOS Es­tam­bul. Co­rres­pon­sal

La ciu­dad de Al Hu­day­dah, en la cos­ta ye­me­ní del mar Ro­jo, es­tá sien­do ata­ca­da des­de ayer por tie­rra, mar y ai­re, en nom­bre del Go­bierno en el exi­lio. La ofen­si­va, a car­go de la des­co­llan­te ma­ri­na y avia­ción de Ara­bia Sau­dí y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU), pre­ten­de pri­var a los re­bel­des hu­tíes de su prin­ci­pal puer­to de abas­te­ci­mien­to. Pe­ro las agen­cias hu­ma­ni­ta­rias ad­vier­ten de que el su­fri­mien­to re­cae­rá en el 70% de los ye­me­níes que vi­ven ba­jo es­te au­to­de­no­mi­na­do “eje­cu­ti­vo de sal­va­ción na­cio­nal”, ex­haus­tos tras tres años de gue­rra.

An­tea­no­che ex­pi­ró el ul­ti­má­tum de tres días emi­ti­do des­de los Emi­ra­tos –don­de ayer se en­con­tra­ba el pre­si­den­te re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te, Man­sur al Ha­di. Los hu­tíes, que con­tro­lan tam­bién la ca­pi­tal, Sa­ná, han he­cho ca­so omi­so y las or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias –que ma­yo­ri­ta­ria­men­te han eva­cua­do a su per­so­nal– te­men un ase­dio fe­roz. Las sal­vas de ar­ti­lle­ría al­can­zan ya al ae­ro­puer­to, mien­tras que un coope­ran­te re­za­ga­do in­for­ma­ba de una trein­te­na de bom­bar­deos aé­reos so­bre la ciu­dad en ape­nas me­dia ho­ra.

La ofen­si­va so­bre Al Hu­day­dah –400.000 ha­bi­tan­tes– es la más am­bi­cio­sa de la coa­li­ción ára­be des­de la to­ma de Adén, a me­dia­dos de 2015. Diez mil muer­tos más tar­de, a pe­sar del in­gen­te des­em­bol­so de Ara­bia Sau­dí, de la som­bra de la ham­bru­na y de una epi­de­mia de có­le­ra, los hu­tíes pa­re­cen le­jos de la de­rro­ta.

Aun así, los pa­dri­nos de Man­sur al Ha­di pre­di­can que la caí­da de Al Hu­day­dah “cor­ta­rá la mano de los ira­níes” y obli­ga­rá a los hu­tíes “a sen­tar­se a la me­sa”. Los hu­tíes –lla­ma­dos así por el ape­lli­do de su di­fun­to co­man­dan­te– per­te­ne­cen ma­yo­ri­ta­ria­men­te a la sec­ta chií de los zai­díes. lo que los acer­ca a Irán. En cual­quier ca­so, el in­ter­ven­cio­nis­mo de Riad va de cha­pu­za en cha­pu­za, ya sea en Qa­tar, Lí­bano o, san­grien­ta­men­te, en Si­ria y Ye­men. En es­te úl­ti­mo ca­so, con la fir­ma del prín­ci­pe Bin Sal­man.

Al Ha­di, un su­re­ño, pa­sa ca­si to­do el tiem­po en Ara­bia Sau­dí, así co­mo sus mi­nis­tros, que de­ben pe­dir per­mi­so a EAU ca­da vez que ate­rri­zan en Adén, la gran ciu­dad por­tua­ria del sur y ex­co­lo­nia bri­tá­ni­ca. En­tre la po- bla­ción, las ver­da­de­ras in­ten­cio­nes de Abu Da­bi y Riad –así co­mo de aque­llos que los ar­man– des­pier­tan re­ce­los. Los emi­ra­tíes, por ejem­plo, es­ta­rían dan­do alas a los par­ti­da­rios de que el an­ti­guo Ye­men del Sur re­nie­gue de la reuni­fi­ca­ción con el Nor­te.

La apren­sión de los ye­me­níes se dis­pa­ró ha­ce un mes, cuan­do los mo­vi­mien­tos de tro­pas de los emi­ra­tíes en la es­tra­té­gi­ca is­la de So­co­tra –a más de 500 ki­ló­me­tros del fren­te– to­ma­ba ya vi­sos de in­va­sión. Al­go que fue co­rre­gi­do en fal­so, no con tro­pas ye­me­níes, sino sau­díes.

En ca­so de que la bom­bar­dea­da uni­dad de Ye­men sal­ta­ra en pe­da­zos, Ara­bia Sau­dí po­dría so­ñar con do­tar­se de una sa­li­da di­rec­ta del reino –y su pe­tró­leo– al Mar Ará­bi­go. La pre­sen­cia to­le­ra­da de Al Qae­da en el es­te del Ye­men –nun­ca le­jos de los ya­ci­mien­tos pe­tro­lí­fe­ros– po­si­bi­li­ta los ma­yo­res de­li­rios car­to­grá­fi­cos.

Ca­be de­cir que la in­fan­te­ría coali­ga­da con­tra los hu­tíes la for­man, ade­más de lo que que­da del ejér­ci­to de Ye­men, su­da­ne­ses y mi­li­cia­nos sa­la­fis­tas alis­ta­dos por sau­díes y emi­ra­tíes. En con­tra de lo que es ha­bi­tual, Riad ha lle­ga­do a cor­te­jar has­ta a la ra­ma ye­me­ní de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, Al Is­lah, co­mo mal me­nor fren­te a los re­bel­des chiíes. Al Is­lah, sin em­bar­go, se mue­ve en­tre la hos­ti­li­dad a los hu­tíes y el re­cha­zo a

Va­rias oe­ne­gés pi­den la sus­pen­sión de la con­fe­ren­cia de París so­bre Ye­men pa­tro­ci­na­da por Riad

una coa­li­ción que con­si­de­ra su­pe­di­ta­da a los in­tere­ses oc­ci­den­ta­les.

Los hu­tíes han con­se­gui­do al­can­zar con sus pro­yec­ti­les has­ta el ae­ro­puer­to de Riad. Por ello el ré­gi­men sau­dí apli­có has­ta no­viem­bre un te­rri­ble blo­queo na­val de Al Hu­day­dah, a fin de evi­tar el con­tra­ban­do de “mi­si­les ira­níes”. Des­de en­ton­ces, ins­pec­to­res de la ONU pei­nan los car­ga­men­tos de ayu­da. Pe­ro Riad, cla­ra­men­te, no se da por sa­tis­fe­cha.

Su apues­ta por la vía ar­ma­da con­tra Al Hu­day­dah ha lle­va­do a ca­tor­ce oe­ne­gés a pe­dir que se sus­pen­da la con­fe­ren­cia pre­vis­ta en París so­bre Ye­men co­pa­tro­ci­na­da por Riad. La úl­ti­ma go­ta, des­pués de que es­ta mis­ma se­ma­na, Mé­di­cos sin Fron­te­ras de­nun­cia­ra la des­truc­ción por la avia­ción sau­dí de uno de sus hos­pi­ta­les con­tra el có­le­ra.

NABIL HAS­SAN / AFP

Una co­lum­na de fuer­zas ye­me­níes pro­gu­ber­na­men­ta­les se di­ri­gía ayer ha­cia el ae­ro­puer­to de Al Hu­day­dah

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.