Na­cio­na­lis­tas ma­ce­do­nios y grie­gos de­cla­ran la gue­rra al nue­vo nom­bre

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - SKOPIE / ATE­NAS Agen­cias

Los pri­me­ros ja­rros de agua fría a la pers­pec­ti­va de un acuer­do his­tó­ri­co en­tre Ate­nas y Skopie no han tar­da­do en lle­gar a am­bos la­dos de la fron­te­ra. El pre­si­den­te ma­ce­do­nio di­jo ayer que no fir­ma­rá el pac­to en­tre los pri­me­ros mi­nis­tros Zo­ran Zaev y Ale­xis Tsi­pras pa­ra cam­biar el nom­bre de su país y zan­jar un con­flic­to de 27 años que ha im­pe­di­do el in­gre­so ma­ce­do­nio en la UE y la OTAN.

“Es­te acuer­do es inacep­ta­ble e in­digno. Nun­ca fir­ma­ré un tex­to tan da­ñino. Re­pi­to, nun­ca”, de­cla­ró el na­cio­na­lis­ta Gjor­ge Iva­nov, que tie­ne po­der cons­ti­tu­cio­nal pa­ra ve­tar el acuer­do. Iva­nov se ne­gó in­clu­so a es­cu­char al pri­mer mi­nis­tro Zaev y su ti­tu­lar de Ex­te­rio­res cuan­do fue­ron a ex­pli­car­le los por­me­no­res del pac­to. La reunión ape­nas du­ró dos mi­nu­tos y aca­bó con el pre­si­den­te aban­do­nan­do su des­pa­cho. No es la pri­me­ra vez que Iva­nov usa su po­der de ve­to pa­ra tor­pe­dear al Go­bierno. Ha­ce unos me­ses se ne­gó a fir­mar una ley apro­ba­da por el Par­la­men­to que otor­ga más de­re­chos a la mi­no­ría al­ba­ne­sa pa­ra el uso de su len­gua.

El pre­si­den­te no se­rá el úni­co obs­tácu­lo al que se en­fren­ta­rá el so­cial­de­mó­cra­ta Zaev. El acuer­do de­be ser apro­ba­do pri­me­ro en el Par­la­men­to, con ma­yo­ría sim­ple. En oto­ño de­be­rá so­me­ter­lo a un re­fe­rén­dum con­sul­ti­vo. Y fi­nal­men­te ne­ce­si­ta­rá una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria de dos ter­cios pa­ra apro­bar el cam­bio cons­ti­tu­cio­nal. Eso le exi­gi­ría el apo­yo del par­ti­do na­cio­na­lis­ta VMRO-DPMNE, que go­ber­na­ba ha­ce só­lo un año y es aún la pri­me­ra fuer­za en la Cá­ma­ra, y se opo­ne fe­roz­men­te a la “ca­pi­tu­la­ción”.

Tras me­ses de ar­dua ne­go­cia­ción, Tsi­pras y Zaev anun­cia­ron el mar­tes que ha­bían pac­ta­do el nom­bre de Re­pú­bli­ca de Macedonia del Nor­te. Ac­tual­men­te, Skopie es­tá en la ONU co­mo FYROM, si­glas in­gle­sas pa­ra Antigua Re­pú­bli­ca Yu­gos­la­va de Macedonia. Gre­cia se opo­ne des­de 1991 a que su ve­cino uti­li­ce el nom­bre de Macedonia, al con­si­de­rar que im­pli­ca am­bi­cio­nes te­rri­to­ria­les so­bre su pro­vin­cia del mis­mo nom­bre.

Tam­bién en Gre­cia la opo­si­ción con­ser­va­do­ra se ha mo­vi­li­za­do pa­ra tor­pe­dear el acuer­do y, de pa­so, in­ten­tar ha­cer caer a Tsi­pras. El lí­der de Nue­va De­mo­cra­cia, Ky­ria­kos Mit­so­ta­kis, ama­gó con pre­sen­tar una mo­ción de con­fian­za an­tes de la fir­ma pre­vis­ta es­te fin de se­ma­na de Tsi­pras y Zaev. El pe­que­ño so­cio de Go­bierno de Tsi­pras, los na­cio­na­lis­tas Grie­gos In­de­pen­dien­tes, se opo­nen a que el tér­mino Macedonia apa­rez­ca en cual­quier for­ma en el nom­bre del ve­cino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.