El al­cal­de que no te­me al odio

El al­cal­de mu­sul­mán de Rot­ter­dam per­mi­te a los is­la­mó­fo­bos asar un cer­do an­te la mez­qui­ta

La Vanguardia - - INTERNACIONAL - GEMMA SAU­RA

Los is­la­mó­fo­bos de la ra­ma ho­lan­de­sa de Pe­gi­da que­rían ce­le­brar el mes sa­gra­do del Ra­ma­dán: asan­do un cer­do de­lan­te de una mez­qui­ta. Lo in­ten­ta­ron en Utrecht, La Ha­ya, Gou­da o Arn­hem pe­ro en to­das les di­je­ron que no. Lo que se­gu­ra­men­te no es­pe­ra­ban es que la úni­ca ciu­dad que no les iba a ce­rrar las puer­tas fue­ra Rot­ter­dam, con un al­cal­de lla­ma­do Ah­med Abou­ta­leb, na­ci­do en Ma­rrue­cos hi­jo de un imán y de­vo­to mu­sul­mán que re­za cin­co ve­ces al día y ob­ser­va el ayuno.

Pa­ra sor­pre­sa de al­gu­nos e in­dig­na­ción de otros, Abou­ta­leb au­to­ri­zó el ac­to de Pe­gi­da (Pa­trio­tas Eu­ro­peos con­tra la Is­la­mi­za­ción de Oc­ci­den­te), ar­gu­men­tan­do que la li­ber­tad de ex­pre­sión pa­sa por de­lan­te de cual­quier otra con­si­de­ra­ción. En los Paí­ses Ba­jos, un al­cal­de pue­de prohi­bir una ma­ni­fes­ta­ción por mo­ti­vos sa­ni­ta­rios, de se­gu­ri­dad via­ria o or­den pú­bli­co. Hu­bie­ra si­do fá­cil blan­dir una de esas ra­zo­nes pa­ra, al me­nos, obli­gar a los ul­tras a lle­var su bar­ba­coa le­jos de la mez­qui­ta, co­mo hi­cie­ron el res­to de ayun­ta­mien­tos. En Utrecht, el juez dio la ra­zón al al­cal­de cuan­do Pe­gi­da se que­jó.

Pe­ro Abou­ta­leb no es de es­con­der­se tras ar­gu­cias le­ga­les. “El al­cal­de sa­be que ha­brá gen­te a la que la bar­ba­coa le pa­rez­ca una pro­vo­ca­ción, un ac­to irri­tan­te o inapro­pia­do. Pe­ro no son criterios so­bre los cua­les po­da­mos prohi­bir ma­ni­fes­ta­cio­nes. Quie­re que to­do el mun­do pue­da ex­pre­sar su opi­nión, no im­por­ta cuán ofen­si­va re­sul­te pa­ra otros –di­jo su por­ta­voz–. Ma­ni­fes­tar­se en los Paí­ses Ba­jos es un de­re­cho fun­da­men­tal que de­be ser fa­ci­li­ta­do al má­xi­mo”.

Ha si­do aplau­di­do por va­lien­te y cri­ti­ca­do por co­bar­de. Los ata­ques más du­ros han lle­ga­do de Tur­quía. “El se­ñor Abou­ta­leb, de fa­mi­lia mu­sul­ma­na, di­ce que or­ga­ni­zar una ma­ni­fes­ta­ción es un de­re­cho. ¿Des­de cuán­do? To­da fal­ta de res­pe­to a mez­qui­tas, igle­sias y si­na­go­gas es un cri­men de odio”, se des­pa­chó en Twit­ter el mi­nis­tro de Asun­tos Eu­ro­peos, Ömer Çe­lik. Tur­quía le tie­ne ga­nas al al­cal­de des­de que en el 2017 se en­fren­tó a su Go­bierno por pre­ten­der que un mi­nis­tro tur­co hi­cie­ra cam­pa­ña por Er­do­gan en Rot­ter­dam. An­ka­ra le acu­só in­clu­so de per­te­ne­cer a la sec­ta Gü­len.

Tam­bién en la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na de Holanda le acu­san de de­jar­los in­de­fen­sos an­te los ul­tras. “Mu­chos le re­pro­chan que no da la ca­ra por los su­yos”, se­ña­la Mau­rits Ber­ger, ara­bis­ta de la Uni­ver­si­dad de Lei­den. Abou­ta­leb, que al ser de­sig­na­do en el 2008 fue el pri­mer al­cal­de de ori­gen ma­rro­quí del país, es im­pla­ca­ble con el ex­tre­mis­mo y ha pro­nun­cia­do fra­ses con una con­tun­den­cia más pro­pia de la de­re­cha que de su par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta. Tras el aten­ta­do a Char­lie Heb­do, in­vi­tó a los que no es­tán có­mo­dos con las li­ber­ta­des eu­ro­peas a “ha­cer las ma­le­tas y lar­gar­se”. Tam­bién abo­ga por im­pe­dir el re­gre­so de los yiha­dis­tas.

“Él siem­pre pre­su­me de que na­die de su ciu­dad se ha uni­do al Estado Is­lá­mi­co”, di­ce Ber­ger, que le co­no­ce per­so­nal­men­te y es­tá con­ven­ci­do de que abo­rre­ce las in­ten­cio­nes de Pe­gi­da pe­ro se ha im­pues­to su con­di­ción de al­cal­de de una ciu­dad co­mo Rot­ter­dam, con 174 na­cio­na­li­da­des y un 15% de mu­sul­ma­nes. “La fuer­za más vo­ta­da es un par­ti­do an­ti­is­lá­mi­co, con el que de­be tra­ba­jar a dia­rio –se­ña­la Ber­ger–. Ade­más, Abou­ta­leb es muy cons­cien­te de qué ti­po de ciu­dad es la su­ya y es­tá or­gu­llo­so. Su men­sa­je ha si­do: Qui­zá otras ciu­da­des no pue­dan ma­ne­jar a Pe­gi­da, pe­ro no­so­tros sí”.

Los he­chos pa­re­cen ha­ber­le da­do la ra­zón. Los xe­nó­fo­bos ha­bían con­vo­ca­do su bar­ba­coa por­ci­na el pa­sa­do jue­ves pe­ro la can­ce­la­ron en el úl­ti­mo mo­men­to, al ver­se su­pe­ra­dos por los con­tra­ma­ni­fes­tan­tes –al­gu­nos gri­ta­ban con­tra el al­cal­de– que ro­dea­ron con flo­res la mez­qui­ta. “He­mos de­mos­tra­do que la li­ber­tad de ex­pre­sión co­rre pe­li­gro en Holanda por cul­pa de es­tos jó­ve­nes de ori­gen in­mi­gran­te”, di­jo el por­ta­voz de Pe­gi­da, Ed­win Wa­gens­veld, que acu­só a la po­li­cía y al al­cal­de de no ha­ber ga­ran­ti­za­do su se­gu­ri­dad. No re­nun­cian a la bar­ba­coa y vol­ve­rán a pe­dir per­mi­so.

Abou­ta­leb tam­po­co se in­ter­pon­drá. En un en­cuen­tro con mu­sul­ma­nes el do­min­go, les di­jo que con­si­de­ra­ba una “lás­ti­ma” que Pe­gi­da no hu­bie­se po­di­do ma­ni­fes­tar­se. “Es im­por­tan­te que pue­dan ex­pre­sar su men­sa­je, aun­que sea tó­xi­co. Que no ha­yan po­di­do ha­cer­lo es más una se­ñal de in­to­le­ran­cia que de vic­to­ria”.

A di­fe­ren­cia de otras ciu­da­des, Abou­ta­leb no prohi­bió el ac­to de Pe­gi­da en nom­bre de la li­bre ex­pre­sión

PIE­RRE CROM / GETTY

Es­pe­ran­do a Pe­gi­da Un gru­po de fie­les de la mez­qui­ta La­le­li de Rot­ter­dam aguar­da la lle­ga­da de los is­la­mó­fo­bos de Pe­gi­da el pa­sa­do jue­ves

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.