Ho­la y adiós

La Vanguardia - - POLÍTICA - Fer­nan­do Ónega

Una se­ma­na du­ró el man­da­to de Mà­xim Huer­ta en Cul­tu­ra y De­por­te. Lo su­yo ha si­do un ho­la y adiós, una ilu­sión fu­gaz, una es­cue­ta lí­nea en su cu­rrícu­lo. Fue el mi­nis­tro más bre­ve de la de­mo­cra­cia. Has­ta aho­ra, el que ha­bía du­ra­do me­nos tiem­po ha­bía si­do Jo­sé Luis García Fe­rre­ro, que ocu­pó la car­te­ra de Agri­cul­tu­ra du­ran­te 81 días en el úl­ti­mo go­bierno de UCD, año 1982. El se­ñor Huer­ta se vio obli­ga­do a di­mi­tir –o Pe­dro Sán­chez le obli­gó a la di­mi­sión– do­ce ho­ras des­pués de que El­con­fi­den­cial.com pu­bli­ca­se que ha­bía uti­li­za­do una so­cie­dad de la cual era úni­co ac­cio­nis­ta. Si su du­ra­ción co­mo mi­nis­tro ha si­do cor­ta, su di­mi­sión ha si­do ur­gen­te, por no de­cir ful­mi­nan­te.

La pre­gun­ta es si te­nía otra sa­li­da, si se po­día man­te­ner en el Go­bierno des­pués de lo pu­bli­ca­do, y la res­pues­ta es de una so­la pa­la­bra: di­fí­cil­men­te. Lo que Mà­xim hi­zo en sus re­la­cio­nes con el fis­co ha si­do al­go ha­bi­tual en los años que fue ins­pec­cio­na­do. Lo hi­cie­ron mé­di­cos, abo­ga­dos, ac­to­res, pe­rio­dis­tas y otros pro­fe­sio­na­les sin re­la­ción la­bo­ral con las em­pre­sas que los con­tra­ta­ron. Esas em­pre­sas no pu­sie­ron pe­gas, por­que tam­bién se be­ne­fi­cia­ban: no te­nían que pa­gar por ellos a la Se­gu­ri­dad So­cial. Los ase­so­res fis­ca­les no só­lo lo per­mi­tían, sino que lo re­co­men­da­ban. La ha­cien­da pú­bli­ca tam­bién lo per­mi­tió du­ran­te mu­chos años, has­ta que un día la Agen­cia Tri­bu­ta­ria des­cu­brió

La ex­pli­ca­ción de Huer­ta va­le pa­ra la vi­da pri­va­da, pe­ro no pa­ra la vi­da pú­bli­ca, y mu­cho me­nos pa­ra ser mi­nis­tro

que ahí te­nía un fon­do de re­cau­da­ción de gran al­can­ce, co­gió la lis­ta de esas so­cie­da­des y co­men­zó una ins­pec­ción ma­si­va. Mà­xim Huer­ta tam­bién ca­yó en la tram­pa, re­cu­rrió, se de­fen­dió con­tra el ac­ta de ins­pec­ción en los tri­bu­na­les, pre­sen­tó una de­man­da ju­di­cial, no fue una de­man­da con­tra él, la per­dió y pa­gó. Co­mo otros mu­chos pro­fe­sio­na­les. Pe­ro nin­guno su­frió es­car­nio pú­bli­co.

Es que la ex­pli­ca­ción de sus pa­sos va­le pa­ra la vi­da pri­va­da, pe­ro no pa­ra la vi­da pú­bli­ca. Y mu­cho me­nos pa­ra ser mi­nis­tro. Y mu­chí­si­mo me­nos pa­ra ser­lo de un Go­bierno que lle­gó al po­der em­pu­ñan­do la ban­de­ra de la pu­re­za éti­ca. E in­fi­ni­ta­men­te me­nos, cuan­do el pre­si­den­te de ese Go­bierno ha­bía arre­me­ti­do con­tra quie­nes tie­nen ese ti­po de so­cie­da­des sin nin­gún ti­po de ma­tiz ni ate­nuan­te: “Si yo ten­go en la eje­cu­ti­va del PSOE una per­so­na que crea una so­cie­dad in­ter­pues­ta pa­ra pa­gar la mi­tad de im­pues­tos, al día si­guien­te es­ta­rá fue­ra”. Eso fue un com­pro­mi­so muy se­rio. Aun­que Sán­chez qui­sie­ra man­te­ner a Huer­ta, no lo po­día ha­cer. Su pro­me­sa in­cum­pli­da mar­ca­ría su man­da­to co­mo un pe­ca­do y dis­mi­nui­ría al mí­ni­mo su cre­di­bi­li­dad.

Fue el pri­mer tro­pie­zo de un Ga­bi­ne­te que cam­bió el signo de las en­cues­tas de in­ten­ción de vo­to por el me­ro he­cho de exis­tir. Y fue la pri­me­ra gran lec­ción po­lí­ti­ca del nue­vo tiem­po: si has si­do muy du­ro con tus ad­ver­sa­rios en cues­tio­nes éti­cas, no pue­des es­pe­rar que sean sua­ves con­ti­go, aun­que los escándalos no sean com­pa­ra­bles. Es ley de vi­da. De la vi­da po­lí­ti­ca de es­te y de cual­quier país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.