To­da una vi­da en la cul­tu­ra

Jo­sé Gui­rao, de ta­lan­te afa­ble y con­ci­lia­dor, nue­vo mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­te

La Vanguardia - - POLÍTICA - TE­RE­SA SESÉ EL RE­LE­VO

Adi­fe­ren­cia de lo que su­ce­dió la se­ma­na pa­sa­da cuan­do se su­po el nom­bre del aho­ra di­mi­ti­do Mà­xim Huer­ta, la no­ti­cia del nom­bra­mien­to de Jo­sé Gui­rao (Pul­pí, Al­me­ría, 1959) co­mo nue­vo mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­te no pro­vo­có ges­tos de es­tu­pe­fac­ción e in­cre­du­li­dad –sino to­do lo con­tra­rio– en bue­na par­te del mun­do cul­tu­ral, don­de des­de ha­ce años es bien co­no­ci­do y res­pe­ta­do. No en vano, co­mo él mis­mo ma­ni­fes­ta­ba ayer, “no he he­cho otra co­sa en mi vi­da que de­di­car­me a la cul­tu­ra”.

Jo­sé Gui­rao tam­po­co es exac­ta­men­te un des­co­no­ci­do den­tro del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. Du­ran­te el man­da­to de Car­men Al­borch fue nom­bra­do en 1993 di­rec­tor de Be­llas Ar­tes y Ar­chi­vos y al año si­guien­te de­sig­na­do di­rec­tor del Museo Na­cio­nal Cen­tro de Ar­te Rei­na So­fía. Sus­ti­tuía a Ma­ría Co­rral. Aun­que des­de el sec­tor del ar­te fue aco­gi­do con es­cep­ti­cis­mo y cier­to re­ce­lo –su per­fil era po­lí­ti­co, hom­bre cer­cano al PSOE, y no ha­bía mon­ta­do nun­ca una ex­po­si­ción–, lo cier­to es que lo­gró dar es­ta­bi­li­dad a un cen­tro que se ha­bía con­ver­ti­do en ob­je­to de po­lé­mi­ca po­lí­ti­ca en­tre par­ti­dos. De ta­lan­te afa­ble y con­ci­lia­dor, du­ran­te sus seis años al fren­te del museo dio cohe­ren­cia a la co­lec­ción per­ma­nen­te, con­si­guió que el museo pro­du­je­ra la ma­yor par­te de sus ex­po­si­cio­nes y tran­qui­li­zó la has­ta en­ton­ces cris­pa­da vi­da la­bo­ral. Fue él tam­bién el en­car­ga­do de li­ci­tar la am­plia­ción del museo, pro­yec­to que ga­na­ría el ar­qui­tec­to fran­cés Jean Nou­vel.

Gui­rao se man­tu­vo en el car­go has­ta el 2000, so­bre­vi­vien­do a va­rios cam­bios en el mi­nis­te­rio (Es­pe­ran­za Aguirre y Ma­riano Ra­joy, en­tre ellos ) has­ta la lle­ga­da de Pi­lar del Castillo, que lo sus­ti­tu­yó por Juan Ma­nuel Bo­net. Tras una eta­pa co­mo ase­sor de Ar­tes Plás­ti­cas de la Agen­cia Es­pa­ño­la de Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal del Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res, en el 2001 fue nom­bra­do di­rec­tor de la Ca­sa En­cen­di­da, cen­tro cul­tu­ral de la antigua Ca­ja Ma­drid que abrió sus puer­tas en el 2002 y que en po­co tiem­po con­si­guió ocu­par un lu­gar de cen­tra­li­dad en la vi­da cul­tu­ral de la ciu­dad. Ac­tual­men­te era di­rec­tor de la Fun­da­ción Mon­te­ma­drid.

Li­cen­cia­do en Fi­lo­lo­gía His­pá­ni­ca, an­tes de ins­ta­lar­se en Ma­drid ha­bía si­do di­rec­tor ge­ne­ral de Be­llas Ar­tes de la Jun­ta de An­da­lu­cía, y es pa­trono, en­tre otras, de las fun­da­cio­nes Federico García Lor­ca, An­to­nio Ga­la y Jo­sé Ma­ría Si­ci­lia.

Aca­so ali­via­do tras te­ner que ar­gu­men­tar una y otra vez las ra­zo­nes del nom­bra­mien­to de Mà­xim Huer­ta, ayer el pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez, res­pon­día: “Jo­sé Gui­rao tie­ne un per­fil y cu­rrí­cu­lum in­con­tes­ta­bles”.

JUANJO GUI­LLÉN / EFE

Jo­sé Gui­rao es co­no­ci­do y res­pe­ta­do en el mun­do cul­tu­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.