Nun­ca sin una lu­pa en el bol­si­llo

La Vanguardia - - OPINIÓN - Quim Mon­zó

Un juz­ga­do de San Se­bas­tián ha anu­la­do una cláu­su­la del con­tra­to de una tar­je­ta de cré­di­to que fi­ja­ba in­tere­ses en un anexo. Es un con­tra­to en­tre una mu­jer y la en­ti­dad Es­tre­lla Re­cei­va­bles. Se­gún el juez, el ti­po de le­tra es tan pe­que­ño que leer­lo es ca­si im­po­si­ble.

La en­ti­dad de­nun­ció a la mu­jer por una deu­da de 5.339 eu­ros. La re­so­lu­ción ju­di­cial no es mu­cho más cla­ra pa­ra los le­gos en pa­pe­leo ju­di­cial. Se­gún la agen­cia Efe: “La nor­ma­ti­va ‘so­bre cláu­su­las abu­si­vas’ no per­mi­te el con­trol del ‘ca­rác­ter’ del ti­po de in­te­rés en los con­tra­tos con­cer­ta­dos con los con­su­mi­do­res ya que és­te re­gu­la ‘un ele­men­to esen­cial’ co­mo es el pre­cio del ser­vi­cio ‘siem­pre que cum­pla el re­qui­si­to de trans­pa­ren­cia’, al­go que re­sul­ta ‘fun­da­men­tal’. Sin em­bar­go, se­gún el es­cri­to ju­di­cial, es­te cri­te­rio no se cum­ple en es­te ca­so ya que la par­te del do­cu­men­to de con­tra­ta­ción de la tar­je­ta en la que apa­re­cen recogidas las cláu­su­las, ‘en­tre ellas la del in­te­rés”, es­tá es­cri­ta en una le­tra ‘mi­nús­cu­la’ que ‘di­fi­cul­ta sin du­da su lec­tu­ra y com­pren­sión’. La sen­ten­cia des­ta­ca ade­más que el apar­ta­do que fi­ja el pa­go de los in­tere­ses es­tá “se­pa­ra­do del por­cen­ta­je que se de­be

No es que seas mio­pe y no pue­das leer la le­tra chi­qui­ta sino que hay em­pre­sas muy ca­bro­nas

abo­nar” y que se en­cuen­tra en un anexo. ‘En el pre­sen­te ca­so nos en­con­tra­mos con un clau­su­la­do ex­ten­so y de di­fí­cil com­pren­sión pa­ra el con­su­mi­dor me­dio y, ade­más, en un for­ma­to im­pre­so que no cum­ple con los re­qui­si­tos de cla­ri­dad y com­pren­sión’”.

No es el pri­mer ca­so. El no­viem­bre pa­sa­do, la Au­dien­cia de Cas­te­lló anu­ló por el mis­mo mo­ti­vo otra cláu­su­la de un con­tra­to ban­ca­rio. Cu­rio­sa­men­te, la de­man­da con­tra el par­ti­cu­lar la ha­bía pre­sen­ta­do tam­bién Es­tre­lla Re­cei­va­bles. En aquel ca­so la deu­da era de 5.387 eu­ros. Se­gún el au­to, “la cláu­su­la ge­ne­ral del con­tra­to que fi­ja el in­te­rés re­mu­ne­ra­to­rio no su­pera el ne­ce­sa­rio con­trol de trans­pa­ren­cia, to­da vez que ese in­te­rés re­mu­ne­ra­to­rio se es­ta­ble­ce en el re­ver­so del con­tra­to, que se ha­lla sin fir­mar por el de­man­da­do, es­tan­do en un con­tex­to de di­fí­cil lec­tu­ra, da­da la le­tra tan mi­nús­cu­la que em­plea, pa­ra lo que se ne­ce­si­ta el uso de una lu­pa no sien­do su­fi­cien­te las len­tes usua­les de lec­tu­ra, re­sul­tan­do ade­más de di­fí­cil com­pren­sión pa­ra un ad­he­ren­te me­dio al uti­li­zar con­cep­tos y fór­mu­las ma­te­má­ti­cas com­pli­ca­das”.

Des­de siem­pre, en la le­tra pe­que­ña –la par­te de un con­tra­to con un cuer­po me­nor y que en ge­ne­ral apa­re­ce al fi­nal– es don­de se es­con­de la tram­pa. Tan fruc­tí­fe­ra es esa tram­pa que de los con­tra­tos se ha pro­pa­ga­do a otros es­pa­cios de la vi­da co­ti­dia­na. En los pa­que­tes y las bo­te­llas de co­mi­da y be­bi­da de los sú­pers, ni con una lu­pa eres ca­paz de sa­ber cuál es la com­po­si­ción exac­ta de ca­da co­sa. Con las fe­chas de ca­du­ci­dad pa­sa lo mis­mo. A me­nu­do las im­pri­men en co­lo­res que bus­can eli­mi­nar el con­tras­te con el fon­do y que, por tan­to, sean del to­do ile­gi­bles. Pe­ro así co­mo en cuan­to in­ten­tas con­su­mir esos pro­duc­tos ves que ya es­tán pa­sa­dos, con los con­tra­tos no te das cuen­ta has­ta que la en­ti­dad ban­ca­ria te de­man­da, tie­nes que bus­car­te un abo­ga­do e ir al juz­ga­do con una lu­pa de 40 au­men­tos por si aca­so tie­nes que fir­mar al­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.