De Lo­pe­te­gui a Flo­ren­tino

La Vanguardia - - OPINIÓN -

CRI­SIS to­tal en la se­lec­ción es­pa­ño­la de fút­bol. A 48 ho­ras del ini­cio del Mun­dial de Ru­sia el re­cién es­tre­na­do pre­si­den­te de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol (RFEF), Luis Ru­bia­les, se vio obli­ga­do ayer a ful­mi­nar a Ju­len Lo­pe­te­gui de su car­go de se­lec­cio­na­dor na­cio­nal tras sa­ber­se que ha­bía si­do fi­cha­do por Flo­ren­tino Pé­rez co­mo en­tre­na­dor del Real Ma­drid. Fer­nan­do Hie­rro ha si­do la so­lu­ción de emer­gen­cia co­mo sus­ti­tu­to, y Lo­pe­te­gui op­tó ayer por ca­llar, qui­zá por la di­fi­cul­tad de dar ex­pli­ca­cio­nes con­vin­cen­tes.

El te­rre­mo­to des­en­ca­de­na­do en ape­nas 24 ho­ras de­ja al com­bi­na­do na­cio­nal des­es­ta­bi­li­za­do y a los pies de los ca­ba­llos en vís­pe­ras de su pri­mer par­ti­do, ma­ña­na con­tra Por­tu­gal. Ru­bia­les cri­ti­có no tan­to el fi­cha­je de Lo­pe­te­gui sino có­mo se ha­bía lle­va­do a ca­bo, sin que lo su­pie­ra la fe­de­ra­ción. “Hay una for­ma de ac­tuar. No lo di­go por él, sino por la gen­te que ha lle­va­do es­te asun­to”, en alu­sión a Flo­ren­tino Pé­rez, a quien no men­cio­nó, pe­ro pa­ra el que tu­vo al­gu­nas in­di­rec­tas.

El fi­cha­je de Lo­pe­te­gui por el Ma­drid ha cau­sa­do un gran im­pac­to en el seno de la se­lec­ción, ha in­dig­na­do a más de un ju­ga­dor por con­si­de­rar des­ho­nes­ta su ac­tua­ción y ha ori­gi­na­do un cis­ma, pues al­gu­nos de ellos –los ma­dri­dis­tas– que­rían que Lo­pe­te­gui si­guie­ra en el car­go.

Lo­pe­te­gui tie­ne to­do el de­re­cho a fi­char por el club que quie­ra, pe­ro es al­ta­men­te re­pro­cha­ble que lo ha­ga en vís­pe­ras de co­men­zar una com­pe­ti­ción co­mo un Mun­dial. Él y el Ma­drid po­dían ha­ber re­tra­sa­do el anun­cio has­ta el fi­nal de la com­pe­ti­ción, pues am­bos eran ple­na­men­te cons­cien­tes de que ha­cer­lo aho­ra era co­mo lan­zar una bom­ba en el seno de la ro­ja. Lo­pe­te­gui ha op­ta­do por dar plan­tón a Es­pa­ña –al­gu­nos han ha­bla­do de trai­ción– y ha de­cep­cio­na­do a mi­llo­nes de afi­cio­na­dos tan só­lo un mes des­pués de ha­ber re­no­va­do su con­tra­to con la RFEF. Su com­pro­mi­so se ha de­mos­tra­do muy dé­bil.

Flo­ren­tino Pé­rez, to­ca­do y he­ri­do en su or­gu­llo tras el des­plan­te de Zi­da­ne al anun­ciar su re­nun­cia, ne­ce­si­ta­ba un en­tre­na­dor y lo ha en­con­tra­do en la se­lec­ción, de­mos­tran­do que no le preo­cu­pa mu­cho –por no de­cir na­da– la suer­te del com­bi­na­do na­cio­nal. Flo­ren­tino ha re­suel­to su pro­ble­ma a ba­se de tras­la­dár­se­lo a la ro­ja, lo que ha cau­sa­do enor­me ma­les­tar en la fe­de­ra­ción y en los afi­cio­na­dos. Al lla­ma­do se­ño­río ma­dri­dis­ta no le ha im­por­ta­do es­ta vez an­te­po­ner sus in­tere­ses so­bre los de la se­lec­ción, don­de tie­nen un im­por­tan­te pa­pel los ju­ga­do­res blan­cos. Flo­ren­tino Pé­rez ha des­ca­be­za­do la se­lec­ción pa­ra de­mos­trar que pue­de se­guir im­po­nien­do su vo­lun­tad.

Lo­pe­te­gui y el Real Ma­drid han prio­ri­za­do sus res­pec­ti­vos egoís­mos. Ve­re­mos si la se­lec­ción no aca­ba pa­gan­do las con­se­cuen­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.