Alerta po­pu­lis­ta

La Vanguardia - - OPINIÓN - Pi­lar Raho­la

Aque­llo del pe­que­ño gran país es una rea­li­dad in­dis­cu­ti­ble en Uru­guay, don­de lle­go con me­nos frío que a Chi­le, pe­ro con más vien­to. Oto­ño in­ten­so en el Cono Sur. Des­pués de Su­ri­nam, es el país más pe­que­ño de Su­da­mé­ri­ca y no lle­ga a los 4 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. Pe­ro su pe­que­ñez, bor­dea­do por gi­gan­tes co­mo Bra­sil o Ar­gen­ti­na, no le ha im­pe­di­do ser un Estado con fuer­te per­so­na­li­dad y una his­to­ria no­ta­ble. Con­tem­pla­do des­de el pi­so al­to de un ho­tel de­lan­te de la gran bahía de Mon­te­vi­deo, el Atlán­ti­co se abre aco­ge­dor, puer­ta de en­tra­da de mi­les de eu­ro­peos que lle­ga­ron a Uru­guay bus­can­do una nue­va vi­da. En­tre ellos, mi­les de ju­díos que huían del Vie­jo Con­ti­nen­te.

Y tam­bién ca­ta­la­nes. Na­da más lle­gar al fa­bu­lo­so pi­so 40 del World Tra­de Cen­ter, don­de da­ré una con­fe­ren­cia so­bre S.O.S. cris­tia­nos a una nu­tri­da re­pre­sen­ta­ción de la so­cie­dad ci­vil (em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos, pe­rio­dis­tas, in­clu­so una prin­ce­sa), una mu­jer se acer­ca y me di­ce que su nom­bre es Pe­ne­dés; otra me ha­bla del bi­sa­bue­lo ca­ta­lán, y al­guien co­men­ta que cuan­do vi­si­tó Gi­ro­na, se emo­cio­nó. Ca­ta­lun­ya es una rea­li­dad pre­sen­te aquí y la ma­yo­ría han se­gui­do con in­te­rés las no­ti­cias de

Re­cuer­do una fra­se pa­ra la oca­sión: “El po­pu­lis­mo ama tan­to a los po­bres, que los mul­ti­pli­ca”

nues­tro país. Me pre­gun­tan por la in­de­pen­den­cia y no per­ci­bo el re­cha­zo, vin­cu­la­do al sen­ti­mien­to de “ma­dre pa­tria”, que se per­ci­be en Ar­gen­ti­na. Son pe­que­ños, sa­ben lo que es abrir­se ca­mino con per­sis­ten­cia, y la sim­pa­tía con los ca­ta­la­nes es evi­den­te.

Pe­ro más allá de las ama­bles com­pli­ci­da­des a am­bos la­dos del Atlán­ti­co, el te­ma re­cu­rren­te en Uru­guay es el del po­pu­lis­mo, con per­mi­so del te­ma es­tre­lla, que es el Mun­dial. El país es­tá di­vi­di­do en­tre los que de­fien­den al Fren­te Am­plio, por­que lo con­si­de­ran “la voz del pue­blo”, y los que creen que es un fren­te po­pu­lis­ta que los lle­va­rá al desas­tre. Aho­ra mis­mo he leí­do el edi­to­rial de El País (el de allí), que se ti­tu­la “El desafío opo­si­tor”, y de­fien­de la idea de un gran fren­te de par­ti­dos opo­si­to­res (lo que San­gui­net­ti lla­ma “la fa­mi­lia ideo­ló­gi­ca”) con el fin de ven­cer al Fren­te. Al mis­mo tiem­po, las ca­rre­te­ras del país se han lle­na­do de ma­ni­fes­ta­cio­nes de los au­to­con­vo­ca­dos ,un mo­vi­mien­to que se de­no­mi­na Un So­lo Uru­guay, agru­pa pro­duc­to­res agrí­co­las in­dig­na­dos con las me­di­das del Go­bierno de Ta­ba­ré, y que po­dría ser la se­mi­lla de es­te mo­vi­mien­to más am­plio.

En el tras­fon­do, una in­quie­tud ge­ne­ra­li­za­da, so­bre to­do en­tre los sec­to­res pro­duc­ti­vos y las cla­ses me­dias, por la ten­den­cia de­ma­gó­gi­ca del Go­bierno, que em­pie­za en bo­li­va­rear de ma­ne­ra preo­cu­pan­te. Pa­ra po­ner un sim­ple ejem­plo, me ha­blan del pa­que­te de me­di­das so­bre se­gu­ri­dad a fa­vor de los de­re­chos de los de­lin­cuen­tes, que, se­gún ase­gu­ran, di­fi­cul­ta­rá el tra­ba­jo po­li­cial. “O lo de­te­ne­mos, o se­re­mos Ve­ne­zue­la”, me di­ce un em­pre­sa­rio vi­si­ble­men­te preo­cu­pa­do. Pien­so en ello y re­cuer­do una fra­se que oí ha­ce tiem­po en Ar­gen­ti­na: “El po­pu­lis­mo ama tan­to a los po­bres, que los mul­ti­pli­ca”. ¡Ay!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.