Más es­pa­ño­les que ciu­da­da­nos

La Vanguardia - - OPINIÓN - Bor­ja de Ri­quer i Per­man­yer

El pa­sa­do 1 de ju­nio Ciu­da­da­nos mos­tró en el Con­gre­so de los Dipu­tados su au­tén­ti­ca na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca. Al vo­tar a fa­vor de la con­ti­nui­dad en el po­der de Ma­riano Ra­joy y del PP, el par­ti­do más co­rrup­to de Eu­ro­pa, ma­ni­fes­tó que la pre­ten­sión de ser el prin­ci­pal pro­mo­tor de la re­ge­ne­ra­ción de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la era una fa­la­cia. Al plan­tear co­mo úni­co di­le­ma po­lí­ti­co la con­vo­ca­to­ria in­me­dia­ta de elecciones o la con­ti­nui­dad de Ra­joy, Cs ha de­mos­tra­do su opor­tu­nis­mo más des­ca­ra­do y ha ale­ja­do su ima­gen de equi­dis­tan­cia y la am­bi­ción de ser el par­ti­do bi­sa­gra. En­ton­ces se hi­zo evi­den­te que la ob­se­sión de Al­bert Ri­ve­ra por ir a unas elecciones an­ti­ci­pa­das só­lo res­pon­día al de­seo de apro­ve­char la fuer­te subida en vo­tos y es­ca­ños de su par­ti­do que pre­veían las úl­ti­mas en­cues­tas. Ri­ve­ra que­ría ren­ta­bi­li­zar lo an­tes po­si­ble el he­cho de ha­ber si­do du­ran­te dos años el más atre­vi­do hos­ti­ga­dor del pro­ce­so so­be­ra­nis­ta ca­ta­lán y ha­ber­se con­ver­ti­do en el cau­di­llo de la de­fen­sa de la uni­dad es­pa­ño­la.

En efec­to, el éxi­to de Cs ha si­do en­ca­be­zar de for­ma apa­sio­na­da la lu­cha con­tra el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, ac­ti­tud que le ha per­mi­ti­do sa­lir de una re­la­ti­va mar­gi­na­li­dad pa­ra con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te po­lí­ti­co que re­ci­bía to­do ti­po de apo­yos y elo­gios tan­to de la pren­sa de Ma­drid, y es­pe­cial­men­te de El País, co­mo de bue­na par­te de los sec­to­res em­pre­sa­ria­les, que po­drían sin­te­ti­zar­se en el Ibex 35. Pe­ro pa­ra li­de­rar es­ta cau­sa, ha­cía fal­ta in­ten­si­fi­car el dis­cur­so es­pa­ño­lis­ta y opo­ner­se fir­me­men­te a la vi­sión plu­ral de Es­pa­ña, de­fen­dien­do la vie­ja con­cep­ción in­te­gris­ta de la na­ción úni­ca, que ex­clu­ye la exis­ten­cia de otras iden­ti­da­des en su in­te­rior. Es­te én­fa­sis na­cio­na­lis­ta ha sig­ni­fi­ca­do tam­bién acen­tuar la in­de­fi­ni­ción ideo­ló­gi­ca del par­ti­do y sos­te­ner que Cs no es ni de de­re­chas ni de iz­quier­das, con el fin de con­ver­tir­se en po­lo de atrac­ción de to­do ti­po de tráns­fu­gas, des­de el PP y UP­yD has­ta el PSOE y el PSC. E igual­men­te ha­bía que des­te­rrar su pri­me­ra pro­pues­ta pro­gra­má­ti­ca, he­cha en el 2007, cuan­do Cs se de­fi­nía co­mo una for­ma­ción so­cial­de­mó­cra­ta, li­be­ral pro­gre­sis­ta y de cen­troiz­quier­da.

La ai­ra­da mo­vi­li­za­ción es­pa­ño­lis­ta pro­ta­go­ni­za­da por Cs es fru­to de la in­se­gu­ri­dad an­te las de­bi­li­da­des de la na­ción pro­pia, pues­tas de ma­ni­fies­to por el desafío ca­ta­lán. Es una ac­ti­tud in­tran­si­gen­te y bá­si­ca­men­te de­fen­si­va que par­te de ne­gar to­do re­co­no­ci­mien­to a los de­re­chos de los “otros”. Es, de he­cho, la cul­tu­ra del “a por ellos”, que im­pli­ca pre­sen­tar a los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes co­mo una gen­te re­cha­za­ble y re­pri­mi­ble por el he­cho de ha­ber cues­tio­na­do la na­ción úni­ca y ha­ber osa­do exi­gir una so­be­ra­nía que ni tie­nen ni se me­re­cen. Es una ac­ti­tud vis­ce­ral, fru­to más de la pa­sión que de la ra­zón.

Por eso, Al­bert Ri­ve­ra, an­ti­guo mi­li­tan­te de Nue­vas Ge­ne­ra­cio­nes del PP, no ha te­ni­do nin­gún es­crú­pu­lo por equi­pa­rar el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán y el te­rro­ris­mo eta­rra ni tam­po­co por de­fen­der la ne­ce­si­dad de abrir una es­pe­cie de “cau­sa ge­ne­ral ju­di­cial” con­tra los se­pa­ra­tis­tas. La vehe­men­cia de Ri­ve­ra al exi­gir a Ra­joy que no le­van­ta­ra de nin­gu­na ma­ne­ra el ar­tícu­lo 155 re­cuer­da la ac­ti­tud de Jo­sé An­to­nio Pri­mo de Ri­ve­ra cuan­do, des­pués de los he­chos de oc­tu­bre de 1934, sos­te­nía que an­tes de vol­ver a po­ner en vi­gen­cia el Es­ta­tut de 1932 ha­bía que ob­ser­var la si­tua­ción po­lí­ti­ca de Ca­ta­lun­ya “pa­ra que vea­mos si es­tá bien afian­za­da en ella el sen­ti­do de la uni­dad de los des­ti­nos na­cio­na­les”.

El na­cio­na­lis­mo esen­cia­lis­ta de Cs ha de­ri­va­do, co­mo era pre­vi­si­ble, en un des­ca­ra­do po­pu­lis­mo que fun­da­men­ta su dis­cur­so en una vi­sión uní­vo­ca e idea­lis­ta de una pa­tria es­pa­ño­la sin di­fe­ren­cias in­ter­nas. Cuan­do Al­bert Ri­ve­ra afir­ma que só­lo ve es­pa­ño­les en el país que, se­gún el Ban­co de Es­pa­ña, es el lí­der eu­ro­peo en de­sigual­da­des so­cia­les, nos ofre­ce una lec­ción ma­gis­tral de de­ma­go­gia po­pu­lis­ta que pa­sa­rá a los anales de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. El ar­tícu­lo pri­me­ro del de­cá­lo­go del buen po­pu­lis­ta es ha­cer ape­la­cio­nes vehe­men­tes a la pa­tria uni­da con el fin de ocul­tar las di­fe­ren­cias y con­tra­dic­cio­nes so­cia­les.

Con to­da se­gu­ri­dad Cs, co­mo tam­bién el PP, ac­tua­rá co­mo una opo­si­ción in­tran­si­gen­te al nue­vo Go­bierno del so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez e in­ten­ta­rá di­fi­cul­tar al má­xi­mo cual­quier ti­po de en­ten­di­mien­to en­tre el Go­bierno de Ma­drid y el de la Ge­ne­ra­li­tat. Ri­ve­ra ha que­da­do des­co­lo­ca­do des­pués de la vo­ta­ción del día 1 y su pa­pel de azo­te de los co­rrup­tos aho­ra es po­co creí­ble. Por eso es­po­lea­rá y tra­ta­rá de man­te­ner vi­vo el con­flic­to ca­ta­lán to­do el tiem­po que pue­da. El éxi­to elec­to­ral de Cs en Ca­ta­lun­ya y sus ex­pec­ta­ti­vas a ni­vel es­pa­ñol es­tán es­tre­cha­men­te vin­cu­la­dos a se­guir apa­re­cien­do co­mo el prin­ci­pal de­fen­sor de la na­ción es­pa­ño­la ame­na­za­da. Sin es­ta pan­ta­lla pa­trió­ti­ca, el dis­cur­so de Cs apa­re­ce va­cío de con­te­ni­do po­lí­ti­co. Por no per­der pro­ta­go­nis­mo, Ri­ve­ra con­de­na­rá con gran gri­te­río cual­quier in­ten­to de ne­go­cia­ción con la Ge­ne­ra­li­tat y acu­sa­rá de trai­do­res a los so­cia­lis­tas si pre­ten­den ha­cer­lo.

Ha­ce diez años Francesc de Ca­rre­ras, prin­ci­pal ideó­lo­go de Cs, cuan­do es­ta for­ma­ción era esen­cial­men­te an­ti­ca­ta­la­nis­ta, sos­te­nía que “no­so­tros no so­mos par­ti­da­rios de la na­ción iden­ti­ta­ria, sino de la na­ción de ciu­da­da­nos”. La ac­tua­ción de Al­bert Ri­ve­ra es­tos úl­ti­mos años ha des­au­to­ri­za­do to­tal­men­te es­ta afir­ma­ción, ya que ha con­ver­ti­do Cs en el par­ti­do más iden­ti­ta­rio y más na­cio­na­lis­ta de to­da Es­pa­ña.

El na­cio­na­lis­mo esen­cia­lis­ta de Ciu­da­da­nos ha de­ri­va­do, co­mo era pre­vi­si­ble, en un des­ca­ra­do po­pu­lis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.