Gra­cias, Car­men

La Vanguardia - - OPINIÓN - Lau­ra Frei­xas

Pi­de tres de­seos!, me di­jo el ge­nio que sa­lió de la bo­te­lla. Va­le, con­tes­té, aun­que sa­bía que es­ta­ba so­ñan­do. “Pri­me­ro: que el po­der ju­di­cial de­mues­tre su in­de­pen­den­cia con­de­nan­do la co­rrup­ción del par­ti­do go­ber­nan­te, que a ren­glón se­gui­do el le­gis­la­ti­vo cen­su­re al eje­cu­ti­vo, lo ha­ga caer y lo sus­ti­tu­ya un go­bierno pro­gre­sis­ta”. To­mo no­ta, di­jo el ge­nio, si­gue. ¡Qué di­ver­ti­do es so­ñar! “Se­gun­do”, pro­se­guí, “que el nue­vo go­bierno ma­ni­fies­te su vo­lun­tad ex­pre­sa de diá­lo­go res­pec­to a Ca­ta­lun­ya”. Muy bien, di­jo ob­se­quio­sa­men­te el ge­nio, ¿y el ter­ce­ro? Es­to es gra­tis, pen­sé, es­toy so­ñan­do: pa­ra qué pa­rar­me en ba­rras. “Ter­ce­ro”, di­je, “que sea un go­bierno fe­mi­nis­ta”. Y me eché a reír, me­lan­có­li­ca, mien­tras me pre­pa­ra­ba a des­per­tar­me y en­con­trar­me, ay, con lo de siem­pre: mi­nis­tros can­tan­do El no­vio de la muer­te, mi­nis­tras con pei­ne­ta y man­ti­lla, y Ma­riano fu­mán­do­se un pu­ro. Pe­ro cuan­do abrí los ojos, Pe­dro Sán­chez es­ta­ba ahí. Y Me­rit­xell Ba­tet, ha­blan­do de “diá­lo­go en una mano y Cons­ti­tu­ción en la otra”. Y Car­men Cal­vo, mi­nis­tra de Igual­dad y vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, pro­nun­cián­do­se con­tra la pros­ti­tu­ción y los vien­tres de al­qui­ler.

¿De ver­dad te­ne­mos un Go­bierno fe­mi­nis­ta?, me pre­gun­té fro­tán­do­me los ojos. (Va­le, sí, ya lo sé: no exis­ten los cuen­tos de ha­das, pe­ro dé­jen­me que dis­fru­te un po­co, con el tiem­po que lle­va­ba es­pe­rán­do­lo.) ¿Có­mo pue­de ser? Ob­via­men­te, gra­cias al 8-M. Y al 25-N, y al #MeToo, el Tren de la Li­ber­tad, la fu­ria con­tra La Ma­na­da; han si­do cien­tos de mi­les de ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos gri­tan­do en las ca­lles por la igual­dad, con­tra las vio­la­cio­nes, con­tra los ase­si­na­tos. Pe­ro to­do es­to no es de ayer. An­tes, ba­jo el fran­quis­mo, cuan­do to­do era mu­cho más pe­li­gro­so y di­fí­cil, hu­bo mu­je­res va­lien­tes que lu­cha­ron por el di­vor­cio, exi­gie­ron de­re­chos pa­ra lo que en­ton­ces se lla­ma­ban “ma­dres sol­te­ras” e “hi­jos del pe­ca­do”, se de­cla­ra­ron les­bia­nas, fun­da­ron re­vis­tas fe­mi­nis­tas... Por ejem­plo, Car­men Al­cal­de, que lo pa­gó con des­pi­dos, se­cues­tros y cie­rres de re­vis­tas, mob­bing, ene­mis­ta­des de hom­bres po­de­ro­sos (co­mo Pla), pér­di­das eco­nó­mi­cas, mar­gi­na­ción per­so­nal y pro­fe­sio­nal, con­de­nas ju­di­cia­les... Lo cuen­ta en un li­bro que aca­ba de sa­lir: El gri­to y la mor­da­za. Hoy, cuan­do el fe­mi­nis­mo triun­fa, es un buen mo­men­to pa­ra acor­dar­nos de ella y de tan­tas co­mo ella. Pa­ra vol­ver la vis­ta atrás y de­cir: gra­cias, Car­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.