Que to­do pa­rez­ca creí­ble

La Vanguardia - - OPINIÓN - Lluís Foix

Ya sé que la pa­la­bra da­da no se lle­va en es­tos tiem­pos de pi­lle­rías glo­ba­li­za­das. No sa­be­mos qué se di­je­ron Trump y Kim en el des­pa­cho de Singapur, tan co­lo­rea­do y tan te­le­vi­si­vo. Su­pues­ta­men­te se ha­bló más de des­nu­clea­ri­za­ción que de los de­re­chos hu­ma­nos. Los dos se tra­ta­ron con la cam­pe­cha­nía de vie­jos ca­ma­ra­das. Pe­ro al día si­guien­te Kim ase­gu­ra­ba que Trump le pro­me­tió re­ti­rar las san­cio­nes que de mo­men­to se­gui­rán vi­gen­tes. Ja­pón y Chi­na han que­da­do al mar­gen.

La pos­ver­dad no des­pre­cia la ver­dad, sim­ple­men­te, no la prio­ri­za por­que po­ne por de­lan­te al­go su­pe­rior que sue­le res­pon­der a in­tere­ses per­so­na­les o co­lec­ti­vos. Lo im­por­tan­te es mos­trar la vic­to­ria aun­que sea ocul­tan­do los he­chos más re­le­van­tes que la pro­pi­cia­ron, es de­cir, min­tien­do. Los he­chos al­ter­na­ti­vos sue­len con­si­de­rar­se co­mo ver­da­des in­cues­tio­na­bles o co­mo ma­ne­ras acep­ta­das de cons­truir dis­cur­sos fal­sos.

La des­ti­tu­ción del en­tre­na­dor Ju­len Lo­pe­te­gui a dos días de inau­gu­rar­se el Mun­dial de Ru­sia tras anun­ciar­se que ha­bía fi­cha­do pa­ra di­ri­gir al Real Ma­drid in­te­rrum­pió pro­gra­mas de ra­dio y te­le­vi­sión in­ter­na­cio­na­les. Ca­da uno es li­bre de to­mar las de­ci­sio­nes que quie­ra. Pe­ro la res­pon­sa­bi­li­dad ha estado au­sen­te tan­to en Lo­pe­te­gui co­mo en el ex­tra­ño pa­trio­tis­mo de Flo­ren­tino Pé­rez que reune en su pal­co a la flor y na­ta del na­cio­na­lis­mo his­pá­ni­co. Lo­pe­te­gui fue con­fir­ma­do por dos años por el nue­vo pre­si­den­te Luis Ru­bia­les. Flo­ren­tino te­nía se­de va­can­te en el ban­qui­llo por la huida de Zi­da­ne por mo­ti­vos to­da­vía des­co­no­ci­dos. ¿No po­día es­pe­rar quin­ce días has­ta anun­ciar el fi­cha­je? El ma­lo se­rá Ru­bia­les y el bueno Flo­ren­tino. Siem­pre el hé­roe es el que ga­na, no im­por­ta có­mo. Ay de los ven­ci­dos, de­cían los ro­ma­nos.

Es­ta­mos en pe­rio­do de ca­tar­sis o de pu­ri­fi­ca­ción de los áni­mos en mu­chos

La pa­la­bra da­da ha per­di­do fuer­za fren­te a la pro­pa­gan­da y las men­ti­ras que ca­bal­gan sin ver­güen­za

ám­bi­tos de la con­vi­ven­cia cí­vi­ca, so­cial y po­lí­ti­ca. No só­lo aquí sino tam­bién en el uni­ver­so de los paí­ses de­mo­crá­ti­cos.

La pri­me­ra pie­dra en el za­pa­to del go­bierno de Pe­dro Sán­chez se la ha co­lo­ca­do el fla­man­te mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­tes, Mà­xim Huer­ta, quien in­ten­tó co­lar a Ha­cien­da más de tres­cien­tos mil eu­ros de gas­tos in­jus­ti­fi­ca­dos, in­clu­yen­do su ca­sa en la pla­ya. Pa­gó la mul­ta y si fue­ra un ciu­da­dano de a pie no pa­sa­ría na­da. Pe­ro for­mar par­te del nue­vo Go­bierno que ga­nó la mo­ción de cen­su­ra por cau­sa de la co­rrup­ción de Gür­tel es un ries­go que Pe­dro Sán­chez ha con­si­de­ra­do in­ne­ce­sa­rio. Di­mi­tió sie­te días des­pués de ha­ber to­ma­do po­se­sión de su car­go.

El ges­to hu­ma­ni­ta­rio de los in­mi­gran­tes es muy va­lio­so y pue­de sa­cu­dir la con­cien­cia eu­ro­pea res­pec­to al gran dra­ma de los que hu­yen del ham­bre. De­be evi­tar­se por to­dos los me­dios que na­die que­de se­pul­ta­do por las aguas. Pe­ro que los go­bier­nos no ha­gan pro­pa­gan­da so­bre tan­tos mi­les de des­di­cha­dos. Que for­mu­len po­lí­ti­cas y que se cum­plan sin mie­do a los po­pu­lis­mos que con­di­cio­nan a los go­bier­nos en prác­ti­ca­men­te to­da Eu­ro­pa. Hay mu­chos po­lí­ti­cos pe­ro hay mu­chos me­nos es­ta­dis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.