Do­ble o na­da

La Vanguardia - - OPINIÓN - Im­ma Mon­só

Hay per­so­nas que se plu­ri­em­plean por gus­to, por­que no pue­den es­tar quie­tas en sus ho­ras li­bres. O por­que no se rea­li­zan en una so­la pro­fe­sión y ne­ce­si­tan una es­pe­cie de do­ble rea­li­za­ción. O por­que con una vi­da no les bas­ta y ne­ce­si­tan dos. Se lla­ma plu­ri­ac­ti­vi­dad vo­lun­ta­ria. Per­so­nal­men­te, es una op­ción que me en­can­ta, y siem­pre me ha pa­re­ci­do in­quie­tan­te que la ad­mi­nis­tra­ción se en­tro­me­ta en ella. Por eso me sa­be fa­tal que Ma­ría Je­sús, ma­gis­tra­da de Lu­go que en sus ho­ras li­bres ejer­ce co­mo pi­to­ni­sa, es­té aho­ra sien­do in­ves­ti­ga­da por el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial. Se co­no­ce que los jue­ces es­tán so­me­ti­dos a un ré­gi­men de in­com­pa­ti­bi­li­da­des muy es­tric­to, lo que es un po­co co­mo po­ner la ven­da an­tes de la he­ri­da. Lo ideal se­ría, di­go yo, no en­tro­me­ter­se a no ser que el plu­ri­em­plea­do no ejer­za los tra­ba­jos con la ca­li­dad es­pe­ra­da o con la ho­nes­ti­dad im­pres­cin­di­ble. De he­cho, ocu­rre a me­nu­do que una de las ac­ti­vi­da­des, le­jos de res­tar­le ener­gía o tiem­po a la otra, la en­ri­que­ce.

Yo no sé si es exac­ta­men­te el ca­so de Ma­ría Je­sús, pe­ro, por lo que res­pec­ta a la vi­den­cia, te­ne­mos pis­tas de que la ejer­ce con hon­ra­da vo­ca­ción: se­gún re­zan las oc­ta­vi­llas que de­ja en los pa­ra­bri­sas de los vehícu­los, co­bra só­lo 15 eu­ros por se­sión y “sin lí­mi­te de tiem­po”, lo que prue­ba que lo su­yo sur­ge de una sin­ce­ra vo­ca­ción de li­be­rar­se un ra­to del estrecho cor­sé de la ma­gis­tra­tu­ra y rea­li­zar­se por otros ca­mi­nos co­mo una mu­jer com­ple­ta. Tam­bién te­ne­mos una pis­ta de que su for­ma­ción y ex­pe­rien­cia en la ju­di­ca­tu­ra ele­van el ni­vel de su ac­ti­vi­dad co­mo vi­den­te (pro­fe­sión cu­yo pres­ti­gio, ad­mi­tá­mos­lo, es­tá por los sue­los). Vean sino lo que le di­jo a

¿El CGPJ ha de des­per­di­ciar es­fuer­zos en in­ves­ti­gar jue­ces que ejer­cen la vi­den­cia en ho­ras li­bres?

un re­por­te­ro de in­ves­ti­ga­ción que acu­dió a su con­sul­ta si­mu­lan­do una his­to­ria fal­sa de preo­cu­pa­ción por un jui­cio: “Es­to va a ser una fuen­te de fo­llo­nes y va­mos a ver si la jus­ti­cia... Por­que... con­fío en la jus­ti­cia, cree­rás, pe­ro lue­go lee­rás cual­quier co­sa en el pe­rió­di­co y di­rás... ¡pues la jus­ti­cia pa­re­ce que tam­po­co acier­ta mu­cho!”.

Im­pe­ca­ble. ¿O no? En cuan­to a su ac­ti­vi­dad co­mo ma­gis­tra­da, no pa­re­ce que na­die has­ta aho­ra ha­ya cues­tio­na­do nin­gu­na de sus sen­ten­cias. Só­lo al­gu­nos com­por­ta­mien­tos ex­cén­tri­cos han si­do ob­je­to de re­pro­che: apa­re­cer en la sa­la con su ga­to, ex­po­ner pú­bli­ca­men­te ideas pro­pias so­bre la ley de Vio­len­cia de Gé­ne­ro o fu­mar en las de­pen­den­cias ju­di­cia­les (¡por dios!). Me la ima­gino co­mo la Els­beth Tas­cio­ni de la ju­di­ca­tu­ra ga­le­ga (la abo­ga­da pe­li­rro­ja y su­per­in­tui­ti­va de The good fight). Así que oye, Ma­ría Je­sús: es­toy con­ti­go y te de­seo lo me­jor. El CGPJ ha­rá bien en ar­chi­var el ca­so. ¿Por qué el CGPJ de­be­ría des­per­di­ciar es­fuer­zos en ma­gis­tra­dos que ejer­cen la vi­den­cia en sus ho­ras li­bres pu­dien­do con­cen­trar­los en al­gu­nos ma­gis­tra­dos, de to­dos co­no­ci­dos, que pa­re­cen re­cu­rrir a la vi­den­cia en pleno ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.