El ce­se de Lo­pe­te­gui

La Vanguardia - - OPINIÓN -

Co­mo res­pues­ta a quie­nes de­fien­den los he­chos del ex­se­lec­cio­na­dor de la ab­so­lu­ta de fút­bol, creo que un ejem­plo tras­la­da­do al mun­do la­bo­ral se­ría el si­guien­te: ima­gí­ne­se que en una gran com­pa­ñía a dos días de anun­ciar una de­ci­sión muy tras­cen­den­te, por ejem­plo una sa­li­da a bol­sa, un em­plea­do re­le­van­te co­mo po­dría ser su di­rec­tor ge­ne­ral de­ci­de anun­ciar que se irá a otra. Eso sí, pro­me­te que los pró­xi­mos 30 días ren­di­rá ple­na­men­te. Ca­ra a sus ac­cio­nis­tas, ¿no cree que su de­ci­sión pue­de de­ter­mi­nar el va­lor fu­tu­ro de esa em­pre­sa? Y pa­ra el res­to de co­la­bo­ra­do­res de la em­pre­sa, ¿no va a afec­tar ne­ga­ti­va­men­te? Pues añá­da­le que lo es de un or­ga­nis­mo pú­bli­co, y por en­de a us­ted tam­bién le re­pre­sen­ta. FRANK ALON­SO PAILLISSÉ Sus­crip­tor

Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.