Na­no­vi­vien­das a 650.000 eu­ros

El au­men­to de pre­cios en Hong Kong im­pul­sa a los jó­ve­nes a vi­vir en apar­ta­men­tos ca­da vez más re­du­ci­dos

La Vanguardia - - TENDENCIAS - HONG KONG

Es­tos cu­bos que apa­re­cen en la fo­to­gra­fía se de­no­mi­nan na­no­vi­vien­das. En Hong Kong, el au­men­to de los pre­cios de la pro­pie­dad es­tá em­pu­jan­do a los jó­ve­nes que tra­ba­jan a vi­vir en es­pa­cios ca­da vez más pe­que­ños o en nue­vos ti­pos de alo­ja­mien­to com­par­ti­do, to­das so­lu­cio­nes pre­sen­ta­das co­mo lo úl­ti­mo en bie­nes raí­ces.

Adrian Law, de 25 años, tra­ba­ja en fi­nan­zas. Ha­ce dos años pa­gó más de seis mi­llo­nes de dó­la­res de Hong Kong (650.000 eu­ros) por un es­tu­dio de 27 me­tros cua­dra­dos en el nue­vo dis­tri­to de Sai Ying Pun, en el oes­te de la is­la de Hong Kong. Ca­da pi­so del edi­fi­cio de vi­drio del­ga­do tie­ne cua­tro apar­ta­men­tos, in­clu­yen­do na­no­vi­vien­das, co­mo aho­ra se lla­ma a los apar­ta­men­tos de me­nos de 20 me­tros cua­dra­dos.

Law ma­xi­mi­za su es­pa­cio con mo­bi­lia­rio mo­du­lar. La ca­ma se do­bla con­tra la pa­red pa­ra dar pa­so a una ofi­ci­na y la ma­yo­ría de sus per­te­nen­cias es­tán guar­da­das en la ca­sa de sus pa­dres. Su ce­rra­du­ra, su la­va­do­ra, su te­le­vi­sor tie­nen las hue­llas dac­ti­la­res ac­ti­va­das y el jo­ven di­ce que tie­ne to­do lo que ne­ce­si­ta.

“Los pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios ven­den a los com­pra­do­res el con­cep­to de que só­lo ne­ce­si­tan un lu­gar pa­ra dor­mir, que to­do lo de­más se pue­de ha­cer fue­ra”, afir­ma. Prin­ci­pal­men­te co­me co­mi­da pa­ra lle­var por­que su cocina es de­ma­sia­do pe­que­ña pa­ra es­pe­rar po­der ha­cer sus pro­pios pla­tos.

Los bie­nes raí­ces en Hong Kong son los más ca­ros del mun­do. El pre­cio me­dio de la vi­vien­da es 19,4 ve­ces su­pe­rior a los in­gre­sos me­dios, la peor re­la­ción del mun­do, se­gún el es­tu­dio del 2018 de la em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da De­mo­grap­hia.

El cos­to de la pie­dra es ali­men­ta­do por la afluen­cia de di­ne­ro de los in­ver­so­res chi­nos ri­cos y los desa­rro­lla­do­res de bie­nes raí­ces. Más del 60% de las vi­vien­das nue­vas de me­nos de 40 m2 son ad­qui­ri­das por in­ver­so­res, en es­ta me­ga­ló­po­lis de 7,4 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Los pre­cios de al­qui­ler tam­bién son exor­bi­tan­tes y el pe­río­do de es­pe­ra pa­ra las vi­vien­das so­cia­les pue­de lle­gar has­ta cin­co años.

Los di­se­ña­do­res se ima­gi­nan la trans­for­ma­ción de con­te­ne­do­res de bar­cos en vi­vien­das o la crea­ción de es­pa­cios ha­bi­ta­bles en tu­be­rías de hor­mi­gón.

Mien­tras tan­to, mu­chas per­so­nas po­bres al­qui­lan los lla­ma­dos apar­ta­men­tos “sub­di­vi­di­dos”, es de­cir, apar­ta­men­tos cor­ta­dos en pe­que­ños es­pa­cios in­sa­lu­bres.

Pe­ro in­clu­so pa­ra aque­llos con bue­nos in­gre­sos, la vi­vien­da no es fá­cil. Jezz Neg, de 29 años, ga­na 32.000 dó­la­res de Hong Kong al

El cos­te me­dio de la vi­vien­da es 19,4 ve­ces su­pe­rior a los in­gre­sos, el ra­tio más al­to del mun­do

mes (3.460 eu­ros) co­mo pro­fe­so­ra. Ha ele­gi­do vi­vir en una nue­va re­si­den­cia di­se­ña­da pa­ra alo­ja­mien­to com­par­ti­do. Com­par­te su ca­sa con otras sie­te mu­je­res. Su pe­que­ño dor­mi­to­rio tie­ne una ca­ma in­di­vi­dual y un es­cri­to­rio.

El com­ple­jo, lla­ma­do Bi­blio­te­ca, ocu­pa un edi­fi­cio re­si­den­cial reha­bi­li­ta­do en el po­pu­lar ba­rrio de Yau Ma Tei. El pro­pie­ta­rio al­qui­la 166 ca­mas en 15 apar­ta­men­tos, y los al­qui­le­res van de 3.500 a 6.200 dó­la­res de Hong Kong (en­tre 380 y 670 eu­ros). Los in­qui­li­nos tie­nen ac­ce­so a zo­nas co­mu­nes: du­chas, cocina, salas de es­tu­dio o ac­ti­vi­da­des.

ISAAC LAW­REN­CE / AFP

Michelle Chau mues­tra su es­pa­cio al­qui­la­do en el dis­tri­to de Mong Kok de Hong Kong

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.