Un li­bro re­cu­pe­ra la ca­rre­ra mu­si­cal de Pe­pa Flo­res co­mo re­fe­ren­te pop

Un li­bro res­ca­ta la ca­rre­ra mu­si­cal de Pe­pa Flo­res y la si­túa co­mo re­fe­ren­te de la mú­si­ca pop

La Vanguardia - - VIVIR -

“Ma­ri­sol fue la Fra­nçoi­se Hardy es­pa­ño­la, una mu­sa se­sen­te­ra del pop y una mu­jer muy mo­der­na pa­ra su épo­ca, con el mé­ri­to aña­di­do de que lo fue en un ré­gi­men re­tra­sa­do y car­pe­to­ve­tó­ni­co co­mo era el tar­do­fran­quis­mo. Des­de muy pron­to acep­tó su res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y la lle­vó ade­lan­te en una Es­pa­ña gris”, se­ña­la el en­sa­yis­ta y poe­ta Luis García Gil, au­tor del li­bro Ma­ri­sol-Pe­pa Flo­res. Co­ra­zón

re­bel­de que aca­ba de pu­bli­car la Edi­to­rial Mi­le­nio, con se­de en Llei­da.

García Gil fir­ma la pri­me­ra bio­gra­fía en pro­fun­di­dad de Pe­pa Flo­res don­de se po­ne el acen­to en un as­pec­to que has­ta aho­ra se ha­bía des­cui­da­do: su va­lor ar­tís­ti­co, su ca­pa­ci­dad co­mo in­tér­pre­te, su fa­ce­ta de icono del pop es­pa­ñol en las dé­ca­das de los años se­sen­ta y se­ten­ta. Una mu­jer que gra­bó 268 te­mas en­tre 1960 y 1983, y que to­có to­dos los re­gis­tros, de la ni­ña afla­men­ca­da que pu­so ale­gría a un ré­gi­men mo­ri­bun­do, a la ar­tis­ta que in­ter­pre­tó can­cio­nes de Al­gue­ró, Juan Par­do o Luis Eduar­do Au­te, pa­san­do por sus fa­ce­tas ye-yé o me­ló­di­ca.

Ha­cer un re­pa­so de la va­lía ar­tís­ti­ca de Ma­ri­sol im­pli­ca, ne­ce­sa­ria­men­te, re­fe­ren­cias cons­tan­tes a su pe­ri­pe­cia vi­tal y, al tiem­po, a su re­la­ción con la si­tua­ción po­lí­ti­ca cam­bian­te que acom­pa­só los pa­sos de Ma­ri­sol-Pe­pa Flo­res. García

Gil con­fie­sa a es­te pe­rió­di­co que “vo­lun­ta­ria­men­te he que­ri­do huir de to­do lo que ro­dea a las no­ti­cias del co­ra­zón. Es­te país tie­ne ya su­fi­cien­tes me­dios que se

de­di­can a la crónica ro­sa de ma­ne­ra abu­si­va”. Por eso ca­li­fi­ca su tra­ba­jo de “res­pe­tuo­so y ob­je­ti­vo”, sin con­ce­sio­nes al mor­bo. “Quie­ro re­cal­car que mien­tras las pe­lí­cu­las de Ma­ri­sol han en­ve­je­ci­do mal, la mú­si­ca es lo más res­ca­ta­ble de su tra­yec­to­ria”, se­ña­la.

Ma­ri­sol-Pe­pa Flo­res. Co­ra­zón re­bel­de tras­cien­de así el mi­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co pa­ra re­tra­tar una tra­yec­to­ria mu­si­cal que fue pa­ra­le­la a la tran­si­ción de Es­pa­ña ha­cia la de­mo­cra­cia y que, en su ca­so, ter­mi­na con su afi­lia­ción al Par­ti­do Co­mu­nis­ta y las fa­mo­sas fo­tos del an­ti­guo ros­tro del fran­quis­mo con el pu­ño en al­to. De­trás de to­do eso hay una Ma­ri­sol ye-yé, una Ma­ri­sol an­glo­sa­jo­na que can­ta a Los Beatles, una Ma­ri­sol me­ló­di­ca, una Ma­ri­sol la­ti­na y has­ta una Ma­ri­sol can­tau­to­ra cuan­do se acer­có al re­per­to­rio de Se­rrat. “Su ver­sión de Tu nom­bre me sa­be a hier­ba su­pe­ra­ba el re­gis­tro ori­gi­nal del can­tau­tor ca­ta­lán, que en su voz sue­na me­lan­có­li­ca y en la ver­sión de Ma­ri­sol se apro­xi­ma a un himno pop”, opi­na García Gil.

El au­tor con­ce­de gran im­por­tan­cia al en­cuen­tro per­so­nal en­tre Ma­ri­sol y Se­rrat, que la mar­ca­ría pro­fun­da­men­te. “Se­rrat le des­cu­bre otro ti­po de mú­si­ca, can­cio­nes con con­te­ni­do, don­de la le­tra es im­por­tan­te y tam­bién có­mo se can­ta, y ello in­flu­ye mu­cho en Pe­pa

La can­tan­te ma­la­gue­ña gra­bó 268 te­mas en­tre 1960 y 1983 y to­có to­dos los re­gis­tros

Flo­res”, di­ce el au­tor del li­bro. No cree, sin em­bar­go, que el con­tac­to con Se­rrat fue­ra lo que des­per­ta­ra la ve­na re­bel­de de la ma­la­gue­ña. “Des­de su in­fan­cia y ado­les­cen­cia Ma­ri­sol sien­te ger­mi­nar en su in­te­rior una ve­na re­bel­de. Un de­seo de rom­per con su pro­pia si­tua­ción, im­pues­ta por el clan Go­ya­nes, y tam­bién se con­cien­cia de to­do lo feo que ro­dea a Es­pa­ña, fru­to del ré­gi­men fran­quis­ta. De­cir que Se­rrat o Ga­des la con­vir­tie­ron en la re­bel­de que fue es me­nos­pre­ciar su rea­li­dad y una gran men­ti­ra”, sen­ten­cia García Gil.

ADOL­FO S. RUIZ

Se­vi­lla

KP / GTRES

De Ma­ri­sol a Pe­pa En la ima­gen gran­de, Pe­pa

Flo­res jun­to a sus hi­jas Ma­ria Es­te­ve y Ce­lia Flo­res

en el año 2012; a la de­re­cha, en 1970 con el que fue su se­gun­do ma­ri­do, el bai­la­rín An­to­nio Ga­des; aba­jo, Ma­ri­sol, una

ni­ña en 1960

GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.