La fie­bre del ve­ló­dro­mo

La Vanguardia - - VIVIR -

Afi­na­les del si­glo XIX co­men­zó a ex­ten­der­se por Bar­ce­lo­na la fie­bre de los ve­ló­dro­mos. Se vie­ron fa­vo­re­ci­dos por un ci­clis­mo que es­ta­ba de mo­da des­de ha­cía años. Xavier To­rra­ba­de­lla y Fer­nan­do Arre­chea lo han in­ves­ti­ga­do a fon­do en su li­bro de re­fe­ren­cia so­bre la gim­nás­ti­ca de­por­ti­va, del que pro­ce­den al­gu­nos de es­tos da­tos.

Ya en 1892 se tie­ne no­ti­cia de un ve­ló­dro­mo de ma­de­ra en­tre Ron­da Sant Pere, Bai­lèn, Au­siàs March y Gi­ro­na.

Al año si­guien­te fue abier­to otro que go­zó del fa­vor del pú­bli­co, per­ma­ne­ció ac­ti­vo has­ta 1906, era de ce­men­to y lo­gró par­ti­ci­pa­ción de co­rre­do­res ex­tran­je­ros. Lo di­ri­gía la So­cie­dad Fo­men­to del Sport Ve­lo­ci­pé­di­co de Bar­ce­lo­na. Es­ta­ba bien co­mu­ni­ca­do: “en una pla­ni­cie que se ex­tien­de a lo lar­go de la vía fé­rrea de Sa­rrià, jun­to a la es­ta­ción de la Bo­na­no­va”. El es­pa­cio re­si­dual del cen­tro, la pe­lou­se, fue el pri­mer cam­po del Ba­rça y tam­bién ser­vía pa­ra otros jue­gos: lawn-ten­nis y cric­ket.

En 1896 fue ins­ta­la­do el Edén-Cy­cle, en Con­sell de Cent, 236. Era de gran ca­li­dad. Le si­guie­ron la Gran Pis­ta del Par­que, si­to en el Pa­seo In­dús­tria, en­tre Prin­ce­sa y la es­ta­ción de Fra­nça, y la Pis­ta Mo­de­lo, en Va­lèn­cia y Bruc.

En 1900 abrie­ron el de las Are­nes y el de Ara­gó, en­tre Mun­ta­ner y Ca­sa­no­va, és­te por ini­cia­ti­va de los co­rre­do­res Aba­dal y Mas­fe­rrer. En el cen­tro ju­ga­ba el F. C. 1 Irish.

El del Cu­bell, pe­se a ser pe­que­ño, es­tu­vo ac­ti­vo en­tre 1908 y 1925. Es­ta­ba al pie de la ca­lle Sant Jor­di, en Sants.

El Parc d’Es­ports, pro­yec­ta­do por el acre­di­ta­do ar­qui­tec­to Ma­nuel Ras­pall a ini­cia­ti­va del ci­clis­ta bel­ga Víctor Tou­ron, se inau­gu­ró en 1909 y só­lo du­ró un año. Fue cam­po de fút­bol y es­ta­ba li­mi­ta­do por Mun­ta­ner, Lon­dres, Ca­sa­no­va y París.

En 1927 abrió el nue­vo de Sants, en la zo­na de can Man­te­ga y se ac­ce­día por la ac­tual ca­lle Vio­lant d’Hon­gria. Fue de­rri­ba­do en 1932.

Los ve­ló­dro­mos po­pu­la­ri­za­ron la bi­ci­cle­ta. Me­jor que ver pa­sar co­mo una ex­ha­la­ción una ca­rre­ra, era do­mi­nar la vi­sión com­ple­ta de un ve­ló­dro­mo y emo­cio­nar­se con las in­ci­den­cias.

Un ci­clis­ta muy es­ti­ma­do en­ton­ces fue Fran­cis­co Se­rra­ma­le­ra Aba­dal, que adop­tó el nom­bre de Pa­co Aba­dal ya a fi­na­les del si­glo XIX. En efec­to, en 1894 y en el ve­ló­dro­mo de la Bo­na­no­va par­ti­ci­pó en dos de las tres ca­rre­ras anun­cia­das. En la pri­me­ra se pro­cla­mó ven­ce­dor y se em­bol­só pri­mas por un to­tal de 55 pe­se­tas. En aquel ve­ló­dro­mo y en otros de Es­pa­ña se im­pu­so co­mo el me­jor co­rre­dor de su tiem­po. Des­pués se de­di­có con igual pa­sión al au­to­mo­vi­lis­mo.

Se con­vir­tió en un ído­lo. Con­ser­va­ba su pri­me­ra bi­ci­cle­ta de ma­de­ra con rue­das sin go­mas, pe­se a lo cual era sor­pren­den­te­men­te li­ge­ra, en el ga­ra­je que po­seía en la ca­lle Ara­gó, has­ta que los anar­quis­tas, po­co des­pués del le­van­ta­mien­to del 19 de ju­lio, la des­tru­ye­ron, al lan­zar­la en una fo­ga­ta en ple­na ca­lle.

Aque­llas pis­tas con­tri­bu­ye­ron a po­pu­la­ri­zar la pa­sión cre­cien­te por el ci­clis­mo

Los ci­clis­tas to­man la po­si­ción de sa­li­da en el an­ti­guo ve­ló­dro­mo de Sants

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.