Los ata­ques de ban­das de gra­fi­te­ros a tre­nes se in­cre­men­tan un 50%

La Vanguardia - - VIVIR - DAVID GUE­RRE­RO

Las ban­das de gra­fi­te­ros se han con­ver­ti­do en la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción pa­ra los ope­ra­do­res fe­rro­via­rios. La in­ci­den­cia de los ata­ques de es­tos gru­pos or­ga­ni­za­dos au­men­tó un 50,6% en el 2017 res­pec­to al año an­te­rior se­gún los da­tos re­co­pi­la­dos en el Ob­ser­va­to­rio de Ci­vis­mo en el Trans­por­te Fe­rro­via­rio.

Só­lo en los tre­nes de Ro­da­lies y re­gio­na­les de Ca­ta­lun­ya se lim­pia­ron 6.000 gra­fi­tis, con un cos­te pa­ra la em­pre­sa pú­bli­ca de 6,7 mi­llo­nes de eu­ros. El in­for­me ba­sa­do en los 27.000 in­ci­den­tes do­cu­men­ta­dos en to­da Es­pa­ña des­ta­ca que ha au­men­ta­do el nú­me­ro de in­te­gran­tes de los gru­pos de gra­fi­te­ros. Ade­más, apun­ta que aho­ra lo ha­cen con un ma­yor gra­do de pla­ni­fi­ca­ción, in­clu­yen­do el ro­bo de pla­nos, uni­for­mes y lla­ves y la inu­ti­li­za­ción de sis­te­mas de se­gu­ri­dad pa­ra co­me­ter el ata­que.

La vio­len­cia es otra ca­rac­te­rís­ti­ca que ha ido a más en las in­tru­sio­nes de los gra­fi­te­ros. Ren­fe re­gis­tró el año pa­sa­do 177 agre­sio­nes fí­si­cas o ver­ba­les a tra­ba­ja­do­res de la com­pa­ñía y per­so­nal de se­gu­ri­dad. El ata­que a me­dia­no­che de un con­voy del me­tro de Bar­ce­lo­na ha­ce unas se­ma­nas es un cla­ro ejem­plo de la si­tua­ción ac­tual. Los in­di­vi­duos, en­ca­pu­cha­dos, no du­da­ron en pro­vo­car des­tro­zos en el vehícu­lo y ame­na­zar a los tra­ba­ja­do­res que iban en él.

An­te es­te es­ce­na­rio, Ren­fe, Trans­ports Me­tro­po­li­tans de Bar­ce­lo­na (TMB), TRAM y Fe­rro­ca­rrils

En el 2017, só­lo Ren­fe re­gis­tró 177 agre­sio­nes fí­si­cas o ver­ba­les a sus tra­ba­ja­do­res

de la Ge­ne­ra­li­tat (FGC), ade­más de otros ope­ra­do­res del res­to de Es­pa­ña, re­cla­man a la ad­mi­nis­tra­ción una ma­yor pro­tec­ción an­te las ban­das de gra­fi­te­ros. Con­si­de­ran que es­tos ata­ques de­be­rían re­ci­bir el tra­ta­mien­to de de­li­to con un ilí­ci­to pe­nal es­pe­cí­fi­co y no que­dar­se en una sim­ple fal­ta de da­ños te­nien­do en cuen­ta que pa­ra po­der pin­tar un tren se co­me­te una in­tru­sión en es­ta­cio­nes vio­lan­do las le­yes de se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.