“Quie­ro re­cu­pe­rar la com­pli­ci­dad con la gen­te que per­dió Ca­nal 9”

di­rec­to­ra ge­ne­ral de la va­len­cia­na À Punt, la nue­va RTVV

La Vanguardia - - VIVIR - SAL­VA­DOR ENGUIX

El pa­sa­do do­min­go À Punt rom­pía el si­len­cio de cua­tro años y me­dio des­de el cie­rre de Ca­nal 9. Con un pre­su­pues­to ajus­ta­do de 55 mi­llo­nes de eu­ros, es­te nue­vo ser­vi­cio pú­bli­co as­pi­ra a re­cu­pe­rar la con­fian­za per­di­da por los va­len­cia­nos en la antigua RTVV, que se dis­tin­guió por la ma­ni­pu­la­ción in­for­ma­ti­va y el des­me­su­ra­do en­deu­da­mien­to.

¿Cuál ha si­do la prin­ci­pal di­fi­cul­tad pa­ra reac­ti­var es­te ser­vi­cio pú­bli­co?

Al prin­ci­pio de to­do fue el de mon­tar la em­pre­sa, con to­do lo que im­pli­ca ge­ne­rar un en­te de­pen­dien­te de la ad­mi­nis­tra­ción, que es muy len­ta. La cues­tión tec­no­ló­gi­ca tam­bién ha si­do com­ple­ja, por­que ha­bía que ha­cer una re­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca bru­tal; los equi­pos de Ca­nal 9 es­ta­ban ob­so­le­tos.

¿Ha si­do com­pli­ca­do pa­ra los tra­ba­ja­do­res adap­tar­se a un mo­de­lo trans­ver­sal de pro­duc­ción pa­ra po­der tra­ba­jar en ra­dio, te­le­vi­sión y web al tiem­po?

Los pro­fe­sio­na­les de À Punt se es­tán adap­tan­do me­jor de lo que pen­sá­ba­mos. Nos da­ba un po­co de mie­do que cos­ta­ra mu­cho. En las bol­sas de tra­ba­jo se han in­cor­po­ra­do una gran par­te de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­res de la antigua Ca­nal 9 que no es­ta­ban acos­tum­bra­dos a tra­ba­jar así. Te­nían que apren­der un nue­vo sis­te­ma de edi­ción.

¿Có­mo es­tá fun­cio­nan­do la es­tra­te­gia de crear un nue­vo me­dio adap­ta­do a in­ter­net?

No­so­tros va­mos por el ca­mino trans­me­dia des­de el pri­mer mo­men­to, y por­que en to­das las ven­ta­nas se pue­da ver to­do. Sa­be­mos que de­be­mos ir don­de es­té el con­su­mi­dor, ya sea en la ta­ble­ta, en el te­lé­fono mó­vil, y es­ta­mos adap­tán­do­nos a ese ob­je­ti­vo.

¿Con el pre­su­pues­to es su­fi­cien­te pa­ra dar co­ber­tu­ra a la pro­duc­ción de ca­li­dad ?

Es­ta­mos en la par­te más ba­ja de lo que gas­tan las te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas en sus me­dios. Yo no ha­blo de es­tar en la par­te más al­ta, pe­ro sí que de­be­ría­mos su­bir un po­co el pre­su­pues­to. Es­ta­mos ubi­ca­dos en unas ins­ta­la­cio­nes que son ca­ras de man­te­ner y que­re­mos man­te­ner esa bue­na pro­gra­ma­ción, y eso cues­ta di­ne­ro.

¿Es de­cir, se ha pa­sa­do de un mo­de­lo de Ca­nal 9 con enor­mes pre­su­pues­tos a una RTVV low cost?

Te­ne­mos cla­ro que no po­de­mos mal­gas­tar ni un eu­ro, pe­ro es evi­den­te que ha­ce fal­ta más di­ne­ro; y la gen­te lo va a en­ten­der con­for­me va­ya usan­do los me­dios pú­bli­cos. Por­que que­re­mos dar ca­li­dad y di­na­mi­zar el sec­tor au­dio­vi­sual. (To­da la pro­duc­ción de en­tre­te­ni­mien­to es ex­ter­na).

Pe­ro eso de­pen­de­rá mu­cho de que se re­cu­pe­re la com­pli­ci­dad que Ca­nal 9 per­dió con la au­dien­cia, con los va­len­cia­nos.

Efec­ti­va­men­te, he­mos de re­cu­pe­rar esa cre­di­bi­li­dad y el pres­ti­gio. Si no nos ga­na­mos la com­pli­ci­dad de la gen­te es­to no tie­ne sen­ti­do, fra­ca­sa­rá y se aca­ba­rá el pro­yec­to, pa­ra siem­pre.

¿Cuál es el mo­de­lo lin­güís­ti­co de À punt?

Apos­ta­mos por un estándar que aco­ja a to­do el mun­do. No va­mos a pe­na­li­zar na­da, y la gen­te de­be sen­tir­se re­co­no­ci­da en su len­gua sea de don­de sea, ya sea de Ali­can­te o Cas­te­llón. Y al mis­mo tiem­po, de­be­mos ca­mi­nar ha­cia un estándar de va­len­ciano que sea ho­mo­lo­ga­ble y ex­por­ta­ble tam­bién a otros mo­de­los de otras te­le­vi­sio­nes au­to­nó­mi­cas que ha­blan la mis­ma len­gua.

¿Cuán­tos pues­tos de tra­ba­jo se han ge­ne­ra­do en el sec­tor pri­va­do?

He­mos cal­cu­la­do unas 2.000 per­so­nas. Pe­ro no es por de­cir al­go, he­mos es­tu­dia­do cuán­tas pro­duc­to­ras tra­ba­jan y cuán­tas per­so­nas tie­nen con­tra­ta­das. No es un ci­fra di­cha por de­cir.

¿Se­ría bueno que aho­ra que ya exis­te À punt se pue­da ver en otros te­rri­to­rios co­mo Ca­ta­lun­ya o las Ba­lea­res?

Sí, cla­ro, y que hu­bie­ra re­ci­pro­ci­dad de las emi­sio­nes con otras au­to­no­mías. Pe­ro en es­te mo­men­to te­ne­mos la suer­te de que la gen­te es­tá en las pla­ta­for­mas, co­mo ONO o Mo­vis­tar, y en es­tas es­tán TV3, À Punt y otras, con lo que la re­ci­pro­ci­dad ya es una rea­li­dad.

Ca­nal 9 fue un ejem­plo de ma­ni­pu­la­ción y de des­pres­ti­gio pro­fe­sio­nal. Pa­ra­dig­ma de lo que no de­bía ser un en­te pú­bli­co.

BA­JO PRE­SU­PUES­TO

“Si que­re­mos ha­cer una te­le de ca­li­dad se de­be dis­po­ner de más di­ne­ro”

¿Tie­ne la con­vic­ción de que es­to no vol­ve­rá a su­ce­der en À Punt?

Ten­go la ab­so­lu­ta con­vic­ción de que aquí to­dos los pro­fe­sio­na­les es­tán de­ci­di­dos a que lo que ocu­rrió en Ca­nal 9 nun­ca vuel­va a su­ce­der. Si no hay plu­ra­li­dad e in­de­pen­den­cia in­for­ma­ti­va no tie­ne sen­ti­do es­to. Po­de­mos co­me­ter erro­res cla­ro.

¿Ha su­fri­do pre­sio­nes?

No. Y la con­cien­cia que te­ne­mos los pe­rio­dis­tas aquí den­tro tam­bién la tie­ne la gen­te fue­ra. Y si las hay te­ne­mos to­dos los me­ca­nis­mo pa­ra evi­tar­las, des­de el Con­sell Rec­tor, el Con­se­jo de la Ciu­da­da­nía, el Con­sell de Re­dac­ció; su­fi­cien­tes ór­ga­nos de con­trol que de­ben fun­cio­nar.

LV

La di­rec­to­ra de À Punt, en la en­tra­da del edi­fi­cio de la ca­de­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.