Diá­lo­go de azu­le­jos

La Vanguardia - - CULTURA - Ju­lià Gui­lla­mon

Ha­ce quin­ce días es­tu­ve en On­da, en la Pla­na Bai­xa, y los ami­gos de allí, el es­cri­tor Vi­cent Pa­lla­rés, Vi­cen­te Cam­pos y To­ni El Je­fe, me lle­va­ron a vi­si­tar el Museo del Azu­le­jo Ma­no­lo Sa­font. Es un museo muy bien mon­ta­do. Sa­font fue un ce­ra­mis­ta que evo­lu­cio­nó del cos­tum­bris­mo al in­for­ma­lis­mo, apro­xi­mó la ce­rá­mi­ca al ar­te con­tem­po­rá­neo y fue un per­so­na­je al que to­dos co­no­cían, con un jersey ro­jo que no se qui­ta­ba nun­ca. No sa­bía que el azu­le­jo, al que no­so­tros lla­ma­mos ra­jo­la de Va­lèn­cia, en On­da se lla­ma tau­lell. No es muy bue­na idea lo de ra­jo­la de Va­lèn­cia, por­que los prin­ci­pa­les cen­tros pro­duc­to­res es­tán en On­da o Al­co­ra, en Cas­te­llón. Tau­lell vie­ne de las ta­blas y las pie­dras del horno que, des­de Puig­cer­dà has­ta Be­ni­dorm, se lla­man tau­lells: de la ma­de­ra que se uti­li­za pa­ra hor­near vie­ne el nom­bre de la bal­do­sa. En el Vo­ca­bu­la­ri cas­te­llo­nenc (2015) de Ger­mà Co­lón Do­mè­nech, que es un li­bro que­ri­dí­si­mo, tau­lell no apa­re­ce, pe­ro si tau­nell (en Sant Ma­teu, Maes­traz­go), que quie­re de­cir exac­ta­men­te eso: ta­bla.

Me en­can­tó la sec­ción de azu­le­jos de cocina de los si­glos XVIII y XIX. Una olla col­ga­do de unos gar­fios y uno hie­rros pa­ra po­ner­la so­bre las bra­sas, una ja­rra que se ha vol­ca­do o una acei­te­ra que es­tá pun­to de caer, una ca­zue­la con cua­tro co­chi­ni­llos, con el fue­go a to­da man­cha. Y es­pe­cial­men­te dos per­so­na­jes gro­tes­cos. Ella, que tie­ne una ca­ra que pa­re­ce un Mi­ró de 1820, es­ti­ra el bra­zo, com si es­tu­vie­ra di­cien­do: ¡pa­saaaa! Él, que va ves­ti­do co­mo un se­pul­tu­re­ro del Far West, lle­va en la mano un ob­je­to rec­tan­gu­lar, pa­re­ce el mar­co de un cua­dro pe­ro po­dría ser un ra­ya­dor, por­que, en el sue­lo hay di­bu­ja­das seis o sie­te za­naho­rias. Son dos di­bu­jos alu­ci­nan­tes, tan na­tu­ra­les y lle­nos de vi­da que se me ocu­rre: ¿y si los ha­go ha­blar?

Por ejem­plo: que se di­gan frag­men­tos de El virgo de Vi­sente­ta, el sai­ne­te de Jo­sep Ber­nat i Bal­do­ví (1845). Arran­ca él: “Re­con­tra­fo­tre qué fe­ta/ que m’ha pas­sat es­ta nit; /te­nint la do­na al llit,/ m’ha­gut de fer la pun­ye­ta!”. Que­da bas­tan­te bien. Ya se sa­be que pa­ra ha­blar de co­sas se­xua­les los va­len­cia­nos se re­fie­ren a fru­tas y ver­du­ras, que evo­can, me­ta­fó­ri­ca­men­te, te­tas, cho­chos y pi­chas. Aho­ra en­tien­do lo de las za­naho­rias. Des­pués prue­bo con una de mis can­cio­nes fa­vo­ri­tas de Els Pa­ve­sos. La man­ta al coll: “Les xi­co­nes de Xi­xo­na/ s’han com­prat una ro­ma­na/ per a pe­sar-se les ma­me­lles/ dos vol­tes a la se­ma­na/ si vols que te la faça/ po­sat pan­xa cap amunt/ i vo­ràs que pol­se­gue­ra que t’ix pel fo­rat del cul.” Y el hom­bre con­tes­ta con el es­tri­bi­llo: “Arrean­do, xim pam pum!”. O aque­lla can­ción que Ri­go­ber­to Gisbert Martínez le can­tó a una de las re­co­lec­to­ras del pro­yec­to Ca­nço­ner po­pu­lar va­len­cià de la Uni­ver­si­tat d’Ala­cant (Ca­nPop.org), que pue­de que­rer de­cir cual­quier co­sa. “M’ha ei­xit una to­ma­que­ra en la pun­ta del dit/la pun­ta del dit, la pun­ta del dit./ I a tu que t’ha en­trat, i a mi que m’ha ei­xit, una to­ma­que­ra en la pun­ta del dit.”. La de ma­ra­vi­llas que nos es­ta­mos per­dien­do con la pe­rra esa de no que­rer cons­truir el co­rre­dor me­di­te­rrá­neo. (De­di­ca­do a los com­pa­ñe­ros de À Punt, la nue­va te­le­vi­sión va­len­cia­na).

‘Les xi­co­nes de Xi­xo­na s’han com­prat una ro­ma­na per a pe­sar-se les ma­me­lles dos vol­tes a la se­ma­na’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.