“Los pro­ble­mas de EE.UU. ya es­ta­ban an­tes de Trump”

La Vanguardia - - CULTURA - FER­NAN­DO GARCÍA Ma­drid John Ver­don, es­cri­tor

Una su­ce­sión de crí­me­nes apa­ren­te­men­te vin­cu­la­dos a con­flic­tos ra­cia­les en la de­pri­mi­da y di­vi­di­da po­bla­ción de Whi­te Ri­ver, con po­li­cías y ac­ti­vis­tas co­mo víc­ti­mas, son la ba­se de la úl­ti­ma no­ve­la fir­ma­da por el exi­to­so es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se John Ver­don, Ar­de­rás

en la tor­men­ta (Ro­ca edi­to­rial). La ma­ni­pu­la­ción in­for­ma­ti­va en pleno apo­geo de la pos­ver­dad y las fa­ke

news en­ma­ra­ña los su­ce­sos. Pe­ro el de­tec­ti­ve David Gur­ney no se con­for­ma con las apa­rien­cias y po­co a po­co, a la ma­ne­ra de un ar­queó­lo­go, irá des­en­tra­ñan­do la rea­li­dad ocul­ta. Es la sex­ta en­tre­ga de las no­ve­las pro­ta­go­ni­za­das por el po­li­cía re­ti­ra­do al que le­gio­nes de lec­to­res si­guen des­de su pri­me­ra ac­tua­ción en

Sé lo que es­tás pen­san­do (2010).

Al­gu­nos per­so­na­jes de su no­ve­la son de un ra­cis­mo bru­tal, pro­pio de épo­cas pa­sa­das. ¿Vi­ve su país un re­tro­ce­so tan acu­sa­do en es­te pun­to co­mo el que des­cri­be, o lo exa­ge­ra pa­ra dra­ma­ti­zar? Es di­fí­cil de­fi­nir la mag­ni­tud del pro­ble­ma. El ra­cis­mo exis­te en Es­ta­dos Uni­dos des­de ha­ce más de 300 años. No quie­ro su­ge­rir que los per­so­na­jes más ra­cis­tas de mi no­ve­la re­pre­sen­ten a la po­bla­ción blan­ca de Amé­ri­ca. Ese ra­cis­mo tan cru­do exis­te y es preo­cu­pan­te pe­ro no al­can­za a una por­ción gran­de de la gen­te, pe­ro sí hay cier­ta do­sis de ra­cis­mo en una am­plia par­te de la po­bla­ción. En unas épo­cas el ra­cis­mo es­tá más la­ten­te y en otras se ma­ni­fies­ta mu­cho más. El pro­ble­ma no cam­bia; va­ría su vi­si­bi­li­dad. El li­bro mues­tra un va­ria­do es­pec­tro de ac­ti­tu­des: des­de la del re­li­gio­so que ac­túa co­mo me­dia­dor y abo­ga por el en­ten­di­mien­to, has­ta la de otros que son ma­ni­fies­ta­men­te ra­cis­tas.

Ar­de­rás en la tor­men­ta es tam­bién un avi­so con­tra la ma­ni­pu­la­ción in­for­ma­ti­va. ¿Es us­ted de los que te­men que las no­ti­cias fal­sas se im­pon­gan a las ver­da­de­ras? Al­go de es­to pa­re­ce es­tar ocu­rrien­do y es muy in­quie­tan­te. No es­toy se­gu­ro de que las no­ti­cias fal­sas va­yan a ha­cer des­apa­re­cer las de The

New York Ti­mes, por ejem­plo. En mi ju­ven­tud y en la su­ya ha­bía in­for­ma­cio­nes po­co fia­bles y pun­tos de vis­ta muy di­fe­ren­tes pa­ra con­tar lo mis­mo, pe­ro es­to... Es­to de aho­ra, cuan­do a me­nu­do no sa­bes si al­go es cier­to o fal­so, es un fe­nó­meno nue­vo. Me preo­cu­pa por­que no sé có­mo va a evo­lu­cio­nar. Hay nue­vos me­dios y agen­cias que pa­re­cen dis­pues­tos a atraer au­dien­cias a cual­quier pre­cio. En in­ter­net han sur­gi­do es­pa­cios de re­so­nan­cia en los que se pro­mue­ve el odio, y ya no só­lo la dis­cre­pan­cia. Los me­dios que ac­túan en esa lí­nea atraen a un pú­bli­co nu­me­ro­so y al­gu­nos par­ti­dos y gru­pos po­lí­ti­cos se sir­ven de ello pa­ra es­tre­char la­zos con sus vo­tan­tes.

Us­ted ha es­tu­dia­do el asun­to pa­ra la no­ve­la. Y, co­mo di­ce, ya no es só­lo ma­ni­pu­la­ción sino in­ven­ción. ¿A qué atri­bu­ye el sal­to? La cau­sa es in­ter­net. Por­que es un me­dio muy di­fe­ren­te que no ne­ce­si­ta ba­rre­ras ni fi­nan­cia­ción pa­ra que cual­quie­ra pue­da con­ver­tir­se en fuen­te de in­for­ma­ción. An­tes ne­ce­si­ta­bas di­ne­ro, plan­ti­lla y ga­ran­tías pa­ra dar no­ti­cias. Aho­ra, to­da cla­se de gen­te en­lo­que­ci­da pue­de trans­for­mar­se en au­to­ri­dad so­bre no im­por­ta qué te­ma. Y esa gen­te a me­nu­do reúne au­dien­cias enor­mes a ba­se de per­so­nas que com­par­ten pre­jui­cios. Di­cen bar­ba­ri­da­des y lo­gran mo­ne­ti­zar­las. In­ter­net per­mi­te que cir­cu­len con éxi­to in­creí­bles teo­rías de la cons­pi­ra­ción.

¿Al­gún ejem­plo?

Hay un blog que fa­bri­ca mu­chas de esas teo­rías y ha lle­ga­do a acu­sar al Go­bierno de ma­ni­pu­lar hu­ra­ca­nes pa­ra ata­car a cier­tas ciu­da­des. Y es co­no­ci­da, por­que se di­fun­dió mu­cho en su mo­men­to, la te­sis de que Oba­ma no es es­ta­dou­ni­den­se. ¿Cree que Trump es un ma­ni­pu­la­dor o más bien un bru­to? Pa­re­ce una pre­gun­ta sim­ple pe­ro no lo es. El te­ma Trump apa­sio­na. Ten­go mu­chos ami­gos que, cuan­do sa­li­mos a ce­nar jun­tos, sé que tar­da­rán me­nos de me­dia ho­ra en em­pe­zar a ha­blar de él. Ve­rá. Yo creo que con Trump es­tá muy ex­ten­di­da la idea, creo que erró­nea, de que sin él las co­sas se­rían muy di­fe­ren­tes. Si él no es­tu­vie­ra, las co­sas pa­re­ce­rían dis­tin­tas..., lo que no es lo mis­mo.

Pe­ro la lla­ma­da pos­ver­dad nun­ca es­tu­vo más en bo­ga. Y las ten­sio­nes que sub­ra­ya en su no­ve­la pa­re­cen ha­ber au­men­ta­do... Pe­ro Trump no ha in­ven­ta­do es­tas co­sas. Pien­so que lo que su elec­ción y su man­da­to han he­cho es vi­si­bi­li­zar ta­les pro­ble­mas, que sin em­bar­go ya es­ta­ban ahí. Él no ha crea­do las di­vi­sio­nes en la so­cie­dad nor­te­ame­ri­ca­na: les ha pues­to luz. Ha he­cho do­lo­ro­sa­men­te vi­si­bles unas he­ri­das no ce­rra­das que ya exis­tían.

To­do ello es­tá en su no­ve­la, que tam­bién me­re­ce co­men­ta­rios so­bre su for­ma. En ella, to­do es ac­ción y diá­lo­go, con des­crip­cio­nes bre­ves. ¿Agi­li­dad an­te to­do? Nun­ca pien­so en el es­ti­lo. Veo el di­bu­jo del es­ce­na­rio, re­pro­duz­co diá­lo­gos en mi men­te, to­mo no­tas en tar­je­tas, or­deno los pen­sa­mien­tos y, ya con un es­que­ma cla­ro, es­cri­bo. La es­truc­tu­ra es la clá­si­ca de la no­ve­la ne­gra, con te­mas so­cia­les co­mo los que he­mos ha­bla­do pe­ro no a mo­do de de­nun­cia sino co­mo par­te de la tra­ma. Hay dos ca­pas: de un la­do, la re­fe­ri­da a lo que el cri­mi­nal ha­ce, con qué mé­to­do lo lle­va a ca­bo y có­mo lo en­cu­bre; de otro la­do, la de có­mo el de­tec­ti­ve (David Gur­ney) in­ves­ti­ga el cri­men, en es­te ca­so me­dian­te una ana­lo­gía ar­queo­ló­gi­ca en la que pri­me­ro des­cu­bre una pie­dra, lue­go los mu­ros, una ca­sa y tal vez to­da una ciu­dad en­te­rra­da.

¿Tie­ne en men­te otra no­ve­la de por Gur­ney?

Sí, ya ten­go unas cien tar­je­tas con ideas pa­ra una pro­ba­ble nue­va no­ve­la. Lo prin­ci­pal ya es­tá.

Gur­ney es un com­pa­ñe­ro de vi­da. ¿Qué re­pre­sen­ta pa­ra us­ted?

Te­ne­mos pa­re­ci­do mo­do de pen­sar. So­mos cu­rio­sos, te­ne­mos una men­ta­li­dad abs­trac­ta y bus­ca­mos pa­tro­nes en ac­tos y ac­ti­tu­des. Pe­ro él es fuer­te y no te­me afron­tar con­flic­tos ni pe­li­gros. Es un ras­go que no ten­go y me gus­ta­ría com­par­tir.

¿Le apor­ta el va­lor que us­ted no cree te­ner?

Exac­to. Y es un buen ejem­plo pa­ra mí. Lle­ga a con­clu­sio­nes sin preo­cu­par­se tan­to. Sin an­sie­dad.

BAR­BA­RI­DA­DES EN IN­TER­NET

“La red es una lo­cu­ra; hay un blog que acu­sa al Go­bierno de con­tro­lar y di­ri­gir los hu­ra­ca­nes”

EL AU­TOR Y SU ALTER EGO

“Mi per­so­na­je, Gur­ney, es buen ejem­plo pa­ra mí y me apor­ta el va­lor que yo no ten­go”

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

John Ver­don re­cha­za sa­car con­clu­sio­nes a par­tir de las apa­rien­cias: co­mo su per­so­na­je el de­tec­ti­ve Gur­ney

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.