El Só­nar+D arran­ca con las pro­me­sas y los pe­li­gros de la rea­li­dad vir­tual

Las reali­da­des di­gi­ta­les cam­bia­rán có­mo apren­de­mos, ju­ga­mos o com­pra­mos

La Vanguardia - - CULTURA - JUS­TO BA­RRAN­CO Bar­ce­lo­na

El año es el que es y es­tá re­ple­to de ac­cio­nes sim­bó­li­cas. Y lo que no son sím­bo­los, se leen co­mo ta­les: ayer abrie­ron el Só­nar+D tres mu­je­res. El gran con­gre­so de tec­no­lo­gía, crea­ti­vi­dad y em­pre­sa que acom­pa­ña al fes­ti­val Só­nar ini­ció sus cua­tro días de de­ba­tes, start-ups, pro­yec­cio­nes en 360º, net­wor­king y pre­sen­ta­ción de in­no­va­do­res ins­tru­men­tos y pro­yec­tos con una char­la so­bre có­mo cam­bia­rán el mun­do la rea­li­dad vir­tual y la rea­li­dad au­men­ta­da. Una char­la con una ca­ta­la­na que tra­ba­ja en Goo­gle en Nue­va York en có­mo pue­de uti­li­zar la gen­te las reali­da­des vir­tual y au­men­ta­da, Li­la Pla Ale­many. Y con una li­tua­na, Mo­ni­ka Bielsky­te, que re­co­rre el mun­do mos­tran­do có­mo ex­pan­dir nues­tro po­ten­cial hu­mano gra­cias a es­tas nue­vas reali­da­des na­ci­das en el mun­do di­gi­tal. Y ela­bo­ran­do pro­to­ti­pos fic­cio­na­les de có­mo pue­de ser el fu­tu­ro.

Mo­de­ra­das por Michelle Green­wald, de In­ven­to­urs, con­du­je­ron a la au­dien­cia a un mun­do que ya es­tá aquí, que tie­ne múl­ti­ples po­si­bi­li­da­des pa­ra la sa­ni­dad –por ejem­plo, en psi­co­lo­gía, per­mi­tien­do a gen­te que tie­ne fo­bias vi­vir de ma­ne­ra se­gu­ra sus mie­dos, pe­ro tam­bién ayu­dan­do a per­so­nas que no pue­den ca­mi­nar a vol­ver a pa­sear la ciu­dad de su in­fan­cia–, la edu­ca­ción o el ar­te. O pa­ra al­go tan pro­sai­co co­mo com­prar una la­va­do­ra por in­ter­net y, con la cá­ma­ra del mó­vil, com­pro­bar si ese mo­de­lo ca­be en el hue­co de la cocina y com­bi­na bien con los ar­ma­rios. Cla­ro que el mun­do de la rea­li­dad vir­tual tam­bién pre­sen­ta pro­ble­mas, por­que, por ejem­plo, ha­brá so­fis­ti­ca­das ex­pe­rien­cias in­mer­si­vas que, pa­ra que nos ayu­den de ver­dad, ten­drán que co­no­cer mu­chos da­tos de nues­tra con­duc­ta y nues­tras reac­cio­nes, y apa­re­ce­rá el eterno pro­ble­ma de los da­tos per­so­na­les y el mun­do di­gi­tal.

Li­la Pla se­ña­la que la vi­vi­mos en el lan­za­mien­to de la cuar­ta re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, que es el cam­bio a lo in­mer­si­vo. Se ha pa­sa­do, di­ce, de la pri­me­ra re­vo­lu­ción, cuan­do en­tra­ron los or­de­na­do­res en la ofi­ci­na, a la se­gun­da, cuan­do in­ter­net los co­nec­tó; la ter­ce­ra, con los or­de­na­do­res en nues­tros bol­si­llos, y aho­ra el pa­so a la rea­li­dad in­mer­si­va. Que im­pac­ta­rá en có­mo apren­de­mos, ju­ga­mos o com­pra­mos. La tec­no­lo­gía de bús­que­da, re­cuer­da, ha ido del tex­to es­cri­to a la voz y aho­ra a las imá­ge­nes. Que la tec­no­lo­gía vea lo que ve­mos. Y la vis­ta, re­cuer­da, es uno de nues­tros sen­ti­dos más po­de­ro­sos. Gra­cias a Goo­gle Lens con el te­lé­fono po­dre­mos ir a una li­bre­ría, apun­tar a un li­bro y lo re­co­no­ce­rá y da­rá más in­for­ma­ción. O apun­tar a un ves­ti­do y nos di­rá el di­se­ña­dor. El en­vés que se adi­vi­na es qué pa­sa si esas tec­no­lo­gías se uti­li­zan pa­ra apun­tar a una per­so­na. ¿Qué cla­se de in­for­ma­ción ob­ten­dre­mos?

La rea­li­dad vir­tual, di­ce Li­la Pla, lle­va el mun­do di­gi­tal por fin a las tres di­men­sio­nes. Has­ta aho­ra era plano. La rea­li­dad vir­tual y la au­men­ta­da bo­rra­rán las fron­te­ras en­tre lo fí­si­co y lo di­gi­tal, ha­cien­do la tec­no­lo­gía más útil y hu­ma­na, por­que

“Se tra­ta de no crear reali­da­des pa­ra ig­no­rar el mun­do sino pa­ra ex­pan­dir el po­ten­cial hu­mano”, di­ce Bielsky­te

la in­for­ma­ción en tres di­men­sio­nes se re­tie­ne mu­cho me­jor que en dos. “Es­ta tec­no­lo­gía nos pue­de dar su­per­po­de­res, ha­re­mos ac­ti­vi­da­des más rá­pi­da­men­te, me­jor, co­sas que no ha­bría­mos creí­do”, ad­vier­te. Pe­ro di­ce que el mun­do di­gi­tal no se ha de mez­clar con el real to­do el tiem­po, sino cuan­do pue­de aña­dir una ca­pa útil, en des­te­llos.

Pa­ra Bielsky­te, ha­brá un mix in­dis­tin­gui­ble en­tre la rea­li­dad fí­si­ca y sus au­men­tos di­gi­ta­les, cu­yos di­fe­ren­tes ti­pos se fu­sio­na­rán en un so­lo apa­ra­to. De he­cho, di­ce, la cues­tión es que es­tas tec­no­lo­gías no son só­lo otro apa­ra­to pa­ra en­tre­te­ner­nos o arre­glar pro­ble­mas. Son fa­bu­lo­sas y ate­rra­do­ras: con ellas, co­sas que no le su­ce­den a nues­tro cuer­po pue­den de­jar­le un trau­ma real, y en ese sen­ti­do di­ce que he­mos estado ob­se­sio­na­dos con el hard­wa­re y las pla­ta­for­mas, pe­ro la rea­li­dad vir­tual va de ex­pe­rien­cias. “El pro­gre­so tec­no­ló­gi­co sin evo­lu­ción hu­ma­na siem­pre sig­ni­fi­ca fu­tu­ro dis­tó­pi­co, y ahí te­ne­mos la se­rie Black mi­rror”, re­cuer­da. Aun­que ella es en­tu­sias­ta de es­te cam­po. Eso sí, hay que pen­sar­lo crí­ti­ca­men­te y con­se­guir, avi­sa, “tec­no­lo­gía guia­da por las ex­pe­rien­cias y no al re­vés”: no se tra­ta de crear reali­da­des pa­ra es­ca­par del mun­do e ig­no­rar­lo, “sino pa­ra in­cre­men­tar el po­ten­cial hu­mano in­te­lec­tual, emo­cio­nal, fí­si­ca y crea­ti­va­men­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.