Las he­ri­das re­pri­mi­das de la his­to­ria

Ka­der At­tia, ga­na­dor del pre­mio Mi­ró, ex­po­ne ‘Las ci­ca­tri­ces nos re­cuer­dan que nues­tro pa­sa­do es real’

La Vanguardia - - CULTURA - TE­RE­SA SESÉ Bar­ce­lo­na

Ar­tis­ta de una poé­ti­ca sin­gu­lar, Ka­der At­tia (Dugny, 1970) lle­va años ras­trean­do las he­ri­das re­pri­mi­das de la his­to­ria –el im­pac­to del co­lo­nia­lis­mo, el apro­pia­cio­nis­mo cul­tu­ral, los con­flic­tos en­tre cul­tu­ras...– con el ob­je­to de que es­tas nos si­gan ha­blan­do y, so­bre to­do, re­cor­dar la im­por­tan­cia de la re­pa­ra­ción, ya sea en pro­ce­sos po­lí­ti­cos, cul­tu­ra­les o psi­co­ló­gi­cos. “Ne­gar la he­ri­da es man­te­ner el do­lor que ge­ne­ra”, asegura At­tia. En su obra, el con­cep­to de re­pa­ra­ción apa­re­ce en un sen­ti­do li­te­ral (los ros­tros mu­ti­la­dos de los ca­ras ro­tas, los sol­da­dos he­ri­dos de la I Gue­rra Mun­dial o las es­cul­tu­ras afri­ca­nas re­cons­trui­das con ru­di­men­ta­rias gra­pas me­tá­li­cas), pe­ro tam­bién en el sen­ti­do fi­gu­ra­do de com­pen­sa­ción. “Sin re­pa­ra­ción, la ci­ca­triz de un pue­blo que fue he­ri­do se que­da en el sub­cons­cien­te y via­ja con él du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes”.

Ka­der At­tia, uno de los artistas más re­cla­ma­dos en bie­na­les y mu­seos de to­do el mun­do, fue el ga­na­dor del úl­ti­mo pre­mio Joan Mi­ró, que con­ce­de la Fun­da­ció Mi­ró y la Obra So­cial La Cai­xa. Con es­te mo­ti­vo, pre­sen­ta una pri­me­ra mo­no­grá­fi­ca en Bar­ce­lo­na que to­ma el tí­tu­lo de un frag­men­to de una no­ve­la de Cor­mac McCarthy, Las ci­ca­tri­ces nos re­cuer­dan que nues­tro pa­sa­do es real. En la ex­po­si­ción de la Fun­da­ció Mi­ró (des­de el vier­nes has­ta el 30 de sep­tiem­bre), las ci­ca­tri­ces es­tán pre­sen­tes en los ros­tros des­fi­gu­ra­dos de los sol­da­dos de la Gran Gue­rra que en la pie­za Open Your Eyes con­fron­ta a una se­rie de ob­je­tos tra­di­cio­na­les afri­ca­nos re­pa­ra­dos con ele­men­tos oc­ci­den­ta­les; en los gran­des bus­tos de ma­de­ra de te­ca cin­ce­la­dos por ar­te­sa­nos de Ma­li y Con­go que vuel­ven a evo­car la tra­ge­dia de aque­llos gueu­les cas­sées, mu­chos de ellos pro­ce­den­tes de las co­lo­nias, (J’acus­se ).Oen los es­pe­jos de­for­man­tes, ro­tos y re­cons­trui­dos con pun­tos de su­tu­ra, que nos re­cuer­dan que nues­tra iden­ti­dad tam­bién se cons­tru­ye con los ras­tros e im­per­fec­cio­nes del pa­sa­do.

“In­ten­ta­mos bo­rrar una he­ri­da, co­mo pa­ra ocul­tar que al­gu­na vez ha exis­ti­do”, re­fle­xio­na el ar­tis­ta, pa­ra quien “la re­pa­ra­ción con­lle­va una trans­for­ma­ción. Ob­tie­nes una apa­rien­cia del ori­gi­nal, pe­ro en el pro­ce­so de re­pa­rar un ob­je­to siem­pre apa­re­ce al­go nue­vo”, aña­de. “Y eso lo sa­ben bien en las so­cie­da­des tra­di­cio­na­les afri­ca­nas o asiá­ti­cas, don­de al re­pa­rar no tra­tan de ocul­tar­las sino que las ha­cen aún más vi­si­bles”.

Fran­cés de ori­gen ar­ge­lino y re­si­den­te en Ber­lín, At­tiia ha con­ce­bi­do la ex­po­si­ción co­mo “una ex­pe­rien­cia co­reo­gra­fia­da”, en pa­la­bras del di­rec­tor de la Fun­da­ció Mi­ró, Mar­ko Da­niel, con la que tra­ta de im­pac­tar emo­cio­nal e in­te­lec­tual­men­te al vi­si­tan­te. Lo pri­me­ro es­tá ase­gu­ra­do. Lo se­gun­do lo ten­dría más fá­cil si ade­más dis­pu­sie­ra de unos tex­tos de sa­la que le die­ran ac­ce­so a las cla­ves de las obras. La be­llí­si­ma Dé-cons­trui­re et ré-in­ven­ter –una re­cons­truc­ción de la ciu­dad ar­ge­li­na de Ghar­daia des­po­ja­da de sus ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y en la que la are­na del de­sier­to ha si­do sus­ti­tui­da por cus­cús– alu­de por ejem­plo al im­pac­to que tu­vo en la obra de ar­qui­tec­tos co­mo Le Cor­bu­sier, nun­ca re­co­no­ci­do en Oc­ci­den­te. Y la instalación In­dé­pen­dan­ce es en rea­li­dad una re­pro­duc­ción de un ho­tel de Da­kar ce­rra­do des­de ha­ce diez años por un con­flic­to po­lí­ti­co con el pro­pie­ta­rio, y aho­ra le­van­ta­do de nue­vo por el ar­tis­ta con los ar­chi­va­do­res don­de la po­li­cía ar­ge­li­na guar­da­ba in­for­mes de ac­ti­vis­tas. Un bos­que de ár­bo­les me­tá­li­cos de cu­yas ra­mas cuel­gan inocen­tes ti­ra­chi­nas e ins­pi­ra­do en el con­flic­to pa­les­tino-is­rae­lí (In­ti­fa­da) re­cuer­da que “to­da ocupación pro­vo­ca una reac­ción”. Y la pe­lí­cu­la Re­flec­ting Me­mory plan­tea a tra­vés de en­tre­vis­tas con per­so­nas ampu­tadas, ci­ru­ja­nos, neu­ró­lo­gos y psi­coa­na­lis­tas una cues­tión que de al­gu­na for­ma re­su­me me­ta­fó­ri­ca­men­te to­da la mues­tra: ¿De­be­ría­mos vi­vir con la me­mo­ria de un miem­bro fan­tas­ma o acep­tar su des­apa­ri­ción irre­vo­ca­ble?

At­tia, que en los no­ven­ta fue es­tu­dian­te de la Es­co­la Mas­sa­na, ha vuel­to a es­te es­pa­cio, aho­ra ocu­pa­do por in­mi­gran­tes pa­ra un au­dio­vi­sual, Hé­roes He­ri­dos, en el que ha­blan de sus pro­yec­tos y de su rea­li­dad.

“Sin re­pa­ra­ción, la ci­ca­triz de un pue­blo que fue he­ri­do se que­da en el sub­cons­cien­te y via­ja con él por ge­ne­ra­cio­nes”

MA­NÉ ES­PI­NO­SA

Ka­der At­tia, fo­to­gra­fia­do en la instalación J’acus­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.