¡Y lue­go di­rán que vi­va Es­pa­ña!

La Vanguardia - - DEPORTES - Joa­quín Lu­na

Ga­nar tre­ce Co­pas de Eu­ro­pa tie­ne un gran mé­ri­to pe­ro eso no au­to­ri­za al Real Ma­drid de Flo­ren­tino Pé­rez a re­le­gar a la se­lec­ción es­pa­ño­la de fút­bol a equi­po me­nor y pres­cin­di­ble, al que se pue­de des­es­ta­bi­li­zar ho­ras an­tes de su de­but en el Mun­dial, ya de por sí com­pli­ca­do.

Si al Real Ma­drid no le gus­ta el nue­vo pre­si­den­te de la RFEF, Luis Ru­bia­les, y pre­ten­día de­jar cla­ra la je­rar­quía –un tic muy con­ser­va­dor– ha­bía op­cio­nes pa­ra dar la lec­ción y la pa­ta­da: cam­biar­le el nom­bre en pú­bli­co –“el ami­go Pe­pe Ru­bia­nes”, por ejem­plo–, lla­mar­le cal­vo o ne­gar­le los ca­na­pés en el pal­co del Ber­na­beu.

Por des­gra­cia, el club blan­co ha op­ta­do por la ma­yor pu­tada po­si­ble: con­ver­tir la ilu­sión co­lec­ti­va de una afi­ción va­rio­pin­ta en una pe­lea a ga­rro­ta­zos, to­dos con­tra to­dos, que ha frac­tu­ra­do al país –ha­blan­do de fút­bol– y de­ja en mal lu­gar el pa­trio­tis­mo de­por­ti­vo del Real Ma­drid, al que la se­lec­ción pa­re­ce im­por­tar­le mu­cho me­nos que cu­brir la pla­za de en­tre­na­dor pa­ra la pró­xi­ma tem­po­ra­da. ¿Te­mían aca­so que la Ju­ven­tus, el Ba­yern, el Li­ver­pool, el Chel­sea o el Ba­rça co­rrie­sen a fi­char a Lo­pe­te­gui en pleno Mun­dial? Na­die du­da de que es un buen téc­ni­co, pe­ro... Pa­ra es­te via­je no ha­cía fal­ta al­for­jas.

Fi­char al se­lec­cio­na­dor de tú país en vís­pe­ras de un Mun­dial no es una de­ci­sión in­ge­nua ni un fa­llo. A me­nos que uno ig­no­re la na­tu­ra­le­za es­pa­ño­la, el ca­rác­ter cai­ni­ta de los clubs y sus afi­cio­nes y la be­li­ge­ran­cia de los me­dios in­for­ma­ti­vos –que ya es mu­cho ig­no­rar–, ne­go­ciar y fi­char al se­lec­cio­na­dor a es­pal­das de

Los he­chos son los he­chos, y el Real Ma­drid de Flo­ren­tino ya sa­bía que fi­char a Lo­pe­te­gui era jo­der a Es­pa­ña

la Fe­de­ra­ción era una bom­ba nu­clear. Des­con­cen­tra a los ju­ga­do­res –un mal par­ti­do en el Mun­dial y a la ca­lle–, di­vi­de a los afi­cio­na­dos y no de­ja la ima­gen de Es­pa­ña a la ma­ne­ra de Rafael Na­dal. Y lo cu­rio­so es que el Real ha­ce ga­la de es­pa­ño­li­dad. ¡Me­nos mal!

El pre­si­den­te blan­co tie­ne ex­ce­len­tes co­ne­xio­nes con me­dios de co­mu­ni­ca­ción y no fal­ta­rán edi­to­ria­les, tuits, ter­tu­lia­nos que tra­ten aho­ra de em­plear la es­tra­te­gia del ca­la­mar cuan­do suel­ta la tin­ta. A sa­ber si el cul­pa­ble se­rá Pi­qué, un ju­ga­dor que siem­pre se ha en­tre­ga­do con la se­lec­ción y al que al­gu­nos pa­re­cen en­can­ta­dos con los pi­tos que le de­di­ca su pro­pia afi­ción...

Los he­chos son los he­chos. Has­ta ha­ce dos días, Es­pa­ña afron­ta­ba el Mun­dial con mo­de­ra­do op­ti­mis­mo y hoy por hoy re­cuer­da el am­bien­te de­rro­tis­ta de Fran­cia’98, cuan­do al­gu­nos pre­fi­rie­ron la de­ba­cle en la pri­me­ra fa­se con tal de echar a Ja­vier Cle­men­te.

Que Es­pa­ña y yo so­mos así, se­ño­ra, ya lo es­cri­bió el ca­ta­lán Mar­qui­na. Lo que no sa­bía­mos es que la es­pa­ño­li­dad del Real Ma­drid fue­se tan alea­to­ria y ca­pri­cho­sa. Si el FC Bar­ce­lo­na o el Atlé­ti­co de Ma­drid hu­bie­sen fi­cha­do a Lo­pe­te­gui a es­con­di­das...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.