De la trai­ción a la som­bra del mo­tín

Ra­mos in­ten­tó fre­nar la des­ti­tu­ción, pe­ro Ru­bia­les no tran­si­gió

La Vanguardia - - DEPORTES - JUAN B. MARTÍNEZ Kras­no­dar. En­via­do es­pe­cial LA INTRAHISTORIA

Cuan­do el Ma­drid emi­tió su co­mu­ni­ca­do so­bre la con­tra­ta­ción de Lo­pe­te­gui de­to­nó una bom­ba de con­se­cuen­cias ma­yús­cu­las y con ré­pli­cas a to­dos los ni­ve­les. Luis Ru­bia­les, el pre­si­den­te fe­de­ra­ti­vo, se en­con­tra­ba en Moscú pa­ra par­ti­ci­par en el con­gre­so de la FIFA so­bre la elec­ción del Mun­dial 2026. Cuan­do le in­for­man con dos lla­ma­das de la si­tua­ción mon­ta en có­le­ra por­que se da cuen­ta de que ha que­da­do to­tal­men­te al des­cu­bier­to. In­ten­ta ga­nar tiem­po y pa­rar el gol­pe. Pe­ro no lo con­si­gue y se en­cuen­tra con un tre­men­do ma­rrón y con una par­te del per­so­nal de la Fe­de­ra­ción en el que no con­fía por­que aca­ba de en­trar y es­tá ha­cien­do cam­bios en la es­truc­tu­ra del or­ga­nis­mo. El cir­co em­pie­za a ro­dar y des­de la RFEF se emi­te un co­mu­ni­ca­do una ho­ra des­pués en tono con­ci­lia­dor, co­mo si to­do hu­bie­ra si­do pro­duc­to de un gran pac­to en­tre Ma­drid, la Fe­de­ra­ción y Lo­pe­te­gui. Eso es lo que se des­li­za du­ran­te la tar­de del mar­tes tam­bién a los me­dios. Quie­ren sal­var la ima­gen de la RFEF pe­ro lo ha­cen in­clu­so in­cum­plien­do las ór­de­nes de su pre­si­den­te.

Pa­ra­le­la­men­te Lo­pe­te­gui reúne a los ju­ga­do­res pa­ra una su­pues­ta char­la téc­ni­ca en la que les re­ve­la su fi­cha­je por el Ma­drid. Las ca­ras de es­tu­pe­fac­ción del grue­so de los in­ter­na­cio­na­les fue­ron no­to­rias. De to­dos no, por­que el blo­que ma­dri­dis­ta (los seis de la lis­ta ofi­cial más Va­lle­jo) ya lo sa­bía, en­tre otras ra­zo­nes por­que Ser­gio Ra­mos, ca­pi­tán blan­co y de la se­lec­ción, tie­ne hi­lo di­rec­to con Flo­ren­tino Pé­rez y es­ta­ba al tan­to. La sor­pre­sa co­rre co­mo la pól­vo­ra en­tre otros ju­ga­do­res por­que du­ran­te la con­cen­tra­ción Lo­pe­te­gui les ha­bía re­pe­ti­do que se cen­tra­ran en el Mun­dial, que no exis­tía na­da más y que si al­guno te­nía una ofer­ta pa­ra cam­biar de ai­res la apla­za­ra has­ta des­pués del tor­neo. Lo mis­mo ocu­rría cuan­do se pre­gun­ta­ba en las rue­das de pren­sa por te­mas aje­nos al tor­neo de Ru­sia. Se po­nía ma­la ca­ra al pre­gun­ta­dor y Lo­pe­te­gui, ha­ce unos días, cuan­do Lu­cas Váz­quez fue abor­da­do por la es­pan­ta­da de Zi­da­ne, tam­bién di­jo: “Es­ta­mos pen­san­do en el Mun­dial”. Pues de­bió cam­biar de opi­nión…

Mien­tras to­do es­to su­ce­día en Kras­no­dar, Ru­bia­les to­ma­ba un avión. De­sem­bar­ca­ba en la ciu­dad de la con­cen­tra­ción de Es­pa­ña ha­cia me­dia­no­che. Es­ta­ba co­mo una mo­to, en­fu­re­ci­do y dis­pues­to a ce­sar in­me­dia­ta­men­te a Lo­pe­te­gui. De he­cho se le pre­gun­ta en el mis­mo ae­ro­puer­to y él no lo des­car­ta, aun­que tam­po­co di­ce que esa sea su in­ten­ción. Lle­ga a la re­si­den­cia de la aca­de­mia del FC Kras­no­dar y trans­mi­te a sus alle­ga­dos su pos­tu­ra. Al­guno, co­mo Fer­nan­do Hie­rro, le pi­de que re­fle­xio­ne. El di­rec­tor de­por­ti­vo tam­bién ha te­ni­do una ten­sa dis­cu­sión con Lo­pe­te­gui por­que Ju­len tam­po­co le ha­bía di­cho na­da a él pe­se a ser un in­me­dia­to su­pe­rior. Pe­ro Hie­rro pre­fie­re en un pri­mer mo­men­to apos­tar por el so­sie­go y tem­plar gai­tas. Cu­rio­sa­men­te des­pués ha si­do el ele­gi­do pa­ra sus­ti­tuir a Lo­pe­te­gui.

Du­ran­te ca­si to­da la no­che, una no­che sin fin pe­se a que el sol sa­le aquí ha­cia las 5 de la ma­ña­na, se su­ce­den las cum­bres y las con­ver­sa­cio­nes a to­das ban­das. Aquí no hay quien duer­ma aun­que Por­tu­gal es­té a la vuel­ta de la es­qui­na.

Quin­ce mi­nu­tos an­tes de la ho­ra pre­vis­ta pa­ra la rue­da de pren­sa de Ru­bia­les y Lo­pe­te­gui la Fe­de­ra­ción in­for­ma de una de­mo­ra. ¿La ra­zón? El pre­si­den­te es­tá dia­lo­gan­do con Ser­gio Ra­mos, Hie­rro y Lo­pe­te­gui. Una vez más Ra­mos lle­va la voz can­tan­te y de­fien­de la con­ti­nui­dad del que va a ser su en­tre­na­dor en el Ma­drid. Sus com­pa­ñe­ros de club, co­mo Is­co, le si­guen pe­ro otros no se pos­tu­lan a fa­vor de Lo­pe­te­gui. El com­por­ta­mien­to del en­tre­na­dor les ha de­cep­cio­na­do. En la plan­ta -2 del es­ta­dio de Kras­no­dar, don­de es­tá ubi­ca­da la sa­la de pren­sa, se mul­ti­pli­can las es­pe­cu­la­cio­nes y se co­men­tan fra­ses de den­tro de la reunión del es­ti­lo de: “Es­to no es un club, he­mos ve­ni­do a ga­nar el Mun­dial. Si es­tás do­li­do, trá­ga­te el or­gu­llo” o “si lo echas nos re­be­la­mos”. Fra­ses atri­bui­das a un ju­ga­dor y di­ri­gi­das a Ru­bia­les. A la par sur­gen crí­ti­cas fe­ro­ces ha­cia Lo­pe­te­gui des­de den­tro de la RFEF. “Pen­sá­ba­mos que era más nor­mal y más éti­co”. Ya na­die es­con­de sus re­fle­xio­nes y has­ta hay quien se atre­ve a co­men­tar que Qui­que Se­tién ha to­ma­do un vue­lo pa­ra ha­cer­se car­go del equi­po. Lo que era blan­co a los dos mi­nu­tos se tor­na ne­gro. Aho­ra si­gue, aho­ra lo echan, aho­ra los ju­ga­do­res to­man el man­do, aho­ra pi­lo­ta el pre­si­den­te. La ten­sión se mul­ti­pli­ca. Has­ta que apa­re­ce Ru­bia­les y sa­ca a los me­dios de las du­das. El más tran­qui­lo es Ma­no­lo el del Bom­bo que, pe­se al em­bro­llo, lo si­gue to­do co­mo un periodista más. Hay co­sas que no cam­bian nun­ca.

EL ANUN­CIO

Lo­pe­te­gui co­men­tó su acuer­do con Flo­ren­tino a los ju­ga­do­res en una cum­bre; los ma­dri­dis­tas ya lo sa­bían

NA­DIE SE FÍA DE NA­DIE

Du­ran­te to­da la no­che y la ma­ña­na de ayer se mul­ti­pli­ca­ron las reunio­nes en un cli­ma de des­con­fian­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.