En el nom­bre del Pa­dre y del Mun­dial

La Vanguardia - - DEPORTES - Jor­di Bas­té

En el nom­bre del Pa­dre, del Hi­jo y del Es­pí­ri­tu San­to”. El pa­dre Se­ra­fín ha­ce la se­ñal de la cruz con los de­dos pul­gar, ín­di­ce y me­dio jun­tos y el me­ñi­que y el anu­lar apre­tan­do la pal­ma de la mano. Es una de las di­fe­ren­cias en­tre las cos­tum­bres or­to­do­xas ru­sas y ca­tó­li­cas. A las nue­ve de la ma­ña­na em­pie­zan los mai­ti­nes en una de las tres úni­cas igle­sias ru­sas que hay en Ca­ta­lun­ya (otra en Llo­ret de Mar, otra en Ta­rra­go­na). La gen­te aguar­da la li­tur­gia de pie. Hay ru­sos, ucra­nia­nos, ru­ma­nos, mol­da­vos e in­clu­so una bra­si­le­ña emo­cio­na­da con la vi­si­ta a es­ta igle­sia si­tua­da en Vall­car­ca, en la ca­lle Ma­re de Déu dels Reis.

La igle­sia es­tá lle­na. Unas cin­cuen­ta per­so­nas es­cu­chan la pa­la­bra de Dios en me­dio de imá­ge­nes do­ra­das, muy do­ra­das, de ico­nos or­to­do­xos. Ca­ras de Je­su­cris­to, de la Vir­gen y un pe­que­ño al­tar con un pel­da­ño don­de se si­tua el pa­dre Se­ra­fín.

Allí es­tá Ol­ga Ni­ka­no­ro­va, una ru­sa de los Ura­les, de Eka­te­rim­bur­go, “ca­sual­men­te don­de hay una se­de del Mun­dial de fút­bol.”. Efec­ti­va­men­te: en el es­ta­dio de uno de los clubs más an­ti­guos de Ru­sia (FC Ural) ju­ga­rán par­ti­dos Fran­cia y Mé­xi­co. Ol­ga vi­ve y tra­ba­ja des­de ha­ce nue­ve años en Bar­ce­lo­na y ayu­da en la li­tur­gia or­to­do- xa. “Es­tá bien que or­ga­ni­ce­mos un Mun­dial pe­ro el fút­bol no es muy se­gui­do en Ru­sia”. Kol­ya opi­na igual: “Ve­ré los par­ti­dos de nues­tra se­lec­ción pe­ro pre­fie­ro el hoc­key so­bre hie­lo”. A su la­do Irina asien­te y aña­de “o el pa­ti­na­je”. Co­men­tan­do con los fe­li­gre­ses la sen­sa­ción de­mos­có­pi­ca es que los ru­sos en Ca­ta­lun­ya (unos 18.000) aplau­den el Mun­dial pe­ro no se in­vo­lu­cra­rán en ex­ce­so. Lyu­ba es otra ru­sa que ayu­da en la li­tur­gia. Es de Vol­go­gra­do (la antigua Sta­lin­gra­do), tam­bién se­de mun­dia­lis­ta, y afir­ma, co­mo Ol­ga, “en Ru­sia con el fút­bol nos gus­ta­ría avan­zar un po­co más . No se­gui­re­mos el cam­peo­na­to co­mo si fue­ra otro de­por­te”. El pa­dre Se­ra­fín des­pi­de, des­pués de ca­si dos ho­ras, la li­tur­gia. “En el nom­bre del Pa­dre, del Hi­jo y del Es­pí­ri­tu San­to. La gen­te, que per­ma­ne­ce des­pués de dos ho­ras de pie, ha­cen la se­ñal de la cruz pe­ro a la in­ver­sa del or­den de la re­li­gión ca­tó­li­ca: el Es­pí­ri­tu San­to aquí va del hom­bro de­re­cho al iz­quier­do. Y aban­do­nan la igle­sia sin mos­trar nin­gu­na pa­sión por ver el de­but de Ru­sia hoy en su Mun­dial. Amén.

En la igle­sia or­to­do­xa ru­sa de Bar­ce­lo­na el Mun­dial de fút­bol en su país no le­van­ta pa­sio­nes

JOR­DI BAS­TÉ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.