El Mun­dial del Ba­lón de Oro

La Vanguardia - - OPINIÓN - San­ti No­lla

Eu­ro­pa ha ga­na­do cua­tro de los úl­ti­mos cin­co Mun­dia­les. En 1998 ven­ció Fran­cia; en el 2002, Bra­sil, y los tres úl­ti­mos fue­ron pa­ra Ita­lia, Es­pa­ña y Ale­ma­nia. Es­ta Co­pa del mun­do tam­bién se­rá la lu­cha de Mes­si y Ney­mar pa­ra tum­bar al gi­gan­te eu­ro­peo. Los dos jue­gan en Eu­ro­pa. Los gran­des cracks lo ha­cen en el con­ti­nen­te. Ar­gen­ti­na y Bra­sil son las se­lec­cio­nes más eu­ro­peas de su his­to­ria. Los bra­sile­ños del jo­go bo­ni­to aban­do­na­ron los ador­nos en el Mun­dial de Es­ta­dos Uni­dos en 1994 pa­ra im­po­ner­se con un fút­bol po­co ca­na­rin­ho. Des­de el Mun­dial de Es­pa­ña en 1982 no le­van­ta­ban cabeza. Allí ca­ye­ron con Zi­co y Só­cra­tes, pe­ro sin por­te­ro ni de­lan­te­ro cen­tro. La sam­ba fue de­vas­ta­da por

O so­le mio, can­ta­da por Pao­lo Ros­si, e Ita­lia vol­vió a triun­far en 1990 con un Ma­ra­do­na ra­bio­so y per­se­gui­do.

No hay una nue­va ten­den­cia fut­bo­lís­ti­ca pa­ra im­po­ner­se en es­te Mun­dial. Pe­lé y Bra­sil, con Ga­rrin­cha, con­ta­gia­ron el to­que, la ma­gia, el re­ga­te y la sam­ba has­ta la dé­ca­da de los se­ten­ta. La Holanda de la na­ran­ja me­cá­ni­ca es­ta­ble­ció el fút­bol to­tal co­mo nue­vo pa­ra­dig­ma, pe­ro fue fre­na­da por el ro­di­llo ale­mán de Bec­ken­bauer y Mü­ller. Fran­cia en 1998 no im­pu­so un es­ti­lo fut­bo­lís­ti­co, pe­ro sí una se­lec­ción mul­ti­cul­tu­ral con Zi­da­ne al fren­te, y el úl­ti­mo gri­to lo im­plan­tó Es­pa­ña con nue­ve ju­ga­do­res del Ba­rça que lo­gra­ron tras­plan­tar el es­ti­lo del tiqui y taca y al­zar­se con la Co­pa en Áfri­ca. Ale­ma­nia, en el úl­ti­mo Mun­dial de Bra­sil con Löw al fren­te, hi­zo un mix del to­que de Es­pa­ña y el múscu­lo ale­mán y lo­gró un tí­tu­lo que hoy es­tá muy abier­to en Ru­sia.

To­das las se­lec­cio­nes han apren­di­do a to­car y pre­sio­nar. Ha subido el ni­vel de in­ten­si­dad. El ob­je­ti­vo es per­der po­cas pe­lo­tas y bus­car, de­ses­pe­ra­da­men­te, el ro­bo al con­tra­rio co­mo prin­ci­pa­les ar­mas. Ya no exis­te la pug­na en­tre el con­trol y el con­tra­gol­pe, en­tre el pre­cio­sis­mo o el ca­te­nac­cio, en­tre la téc­ni­ca y el múscu­lo. Hoy to­do se ha mez­cla­do, y las fuer­tes ten­den­cias aca­ban di­lui­das. Es­pa­ña to­ca, pe­ro pre­sio­na fuer­te y sa­le rá­pi­do. Ale­ma­nia, más de lo mis­mo. Ar­gen­ti­na ca­bal­ga a lo­mos de Mes­si, y Bra­sil, de Ney­mar. Fran­cia se apo­ya en Pog­ba y en Griez­mann, con Mbap­pé y Dem­bé­lé de im­ber­bes ilus­tra­dos.

En ge­ne­ral se man­tie­ne la lu­cha en­tre Eu­ro­pa y Amé­ri­ca por­que Áfri­ca, que co­lo­có can­di­da­tu­ra en los ochen­ta e ini­cios de los no­ven­ta, no ha si­do ca­paz de evo­lu­cio­nar co­mo los ana­lis­tas más en­tu­sias­tas de­fi­nían. El fút­bol si­gue es­tan­do en el equi­li­brio, aun­que lo que más gus­te sea la des­me­su­ra de Mes­si, Ney­mar o Cris­tiano. Al fi­nal, los tres fi­na­lis­tas del Ba­lón de Oro que­rrán ser pro­ta­go­nis­tas del que pa­ra al­gu­nos pue­de ser su úl­ti­mo Mun­dial. Van cre­cien­do fut­bo­lis­tas a su al­re­de­dor, pe­ro nin­guno ha su­pues­to aún una can­di­da­tu­ra pa­ra ale­jar­los del po­dio. Pue­de que Ru­sia sea el me­jor es­ca­pa­ra­te pa­ra que sal­gan nue­vos nom­bres, pe­ro es im­pro­ba­ble que ese trío sea re­le­va­do de un plu­ma­zo, aun­que Es­pa­ña desea­ría que fue­ra Inies­ta quien rei­na­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.