El sue­ño de Pu­tin y el mes de los clá­si­cos

El ré­gi­men ru­so ha en­con­tra­do en el de­por­te una opor­tu­ni­dad pa­ra en­viar un do­ble men­sa­je de po­der

La Vanguardia - - PRESENTACIÓN - San­tia­go Se­gu­ro­la

La in­abar­ca­ble Ru­sia apro­ve­cha­rá su par­te oc­ci­den­tal, la más eu­ro­pei­za­da en tér­mi­nos geo­grá­fi­cos, pa­ra or­ga­ni­zar la cum­bre mun­dial del fút­bol y ob­te­ner fa­vo­ra­bles con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas, per­fec­ta­men­te pre­vis­tas por el pre­si­den­te Vla­dí­mir Pu­tin. La elec­ción de Ru­sia (2018) y Qa­tar (2022) se pro­du­jo du­ran­te el pe­rio­do más agu­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca en Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa. A la bús­que­da de nue­vos te­rri­to­rios de pro­mi­sión eco­nó­mi­ca, la FIFA en­con­tró en Ru­sia y en los pe­tro­dó­la­res los ne­ce­sa­rios alia­dos pa­ra la ex­pan­sión geo­grá­fi­ca y la abun­dan­cia eco­nó­mi­ca, en me­dio de un tur­bu­len­to pro­ce­so in­terno que fi­nal­men­te de­ri­vó en la in­ter­ven­ción del FBI, la de­ten­ción de va­rios miem­bros de la FIFA y la des­ti­tu­ción de Sepp Blat­ter, el tur­bio man­da­rín del má­xi­mo or­ga­nis­mo del fút­bol. Ni la apa­ren­te de­mo­li­ción de la vie­ja es­truc­tu­ra de po­der en la FIFA ni las gra­ví­si­mas acu­sa­cio­nes de la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se de­tu­vie­ron la ma­qui­na­ria or­ga­ni­za­ti­va. El Mun­dial 2018 arran­ca­rá hoy en Ru­sia, y cua­tro años des­pués se ce­le­bra­rá en Qa­tar.

El au­to­ri­ta­rio ré­gi­men de Pu­tin ha en­con­tra­do en el de­por­te una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra en­viar un do­ble men­sa­je de po­der, uno de con­su­mo do­més­ti­co en un país que atra­vie­sa una fa­se de fer­vor ul­tra­na­cio­na­lis­ta y otro de vi­gor in­ter­na­cio­nal. Ru­sia es­tá en ple­na for­ma, vie­ne a de­cir Pu­tin, em­pe­ña­do en ab­sor­ber to­das las gran­des ci­tas del de­por­te. El Mun­dial de fút­bol co­ro­na el im­pre­sio­nan­te ci­clo ru­so en los cin­co úl­ti­mos años: JJ.OO. de in­vierno en Sochi, Mun­dia­les de atle­tis­mo (Moscú 13) y na­ta­ción (Ka­zán 15). La nue­va cas­ta de oli­gar­cas, aso­cia­da a Pu­tin, no ha si­do aje­na al bo­yan­te ne­go­cio re­la­cio­na­do con la cons­truc­ción de es­ta­dios e in­fra­es­truc­tu­ras, pe­ro las acu­sa­cio­nes no in­quie­tan al pre­si­den­te, do­ta­do de una piel de ele­fan­te.

Du­ran­te un mes se di­ri­mi­rá un Mun­dial de via­jes lar­gos y po­cos fa­vo­ri­tos. De nue­vo apa­re­cen Bra­sil y Ale­ma­nia a la cabeza de los pro­nós­ti­cos. Es­pa­ña no es­tá le­jos, y Fran­cia, tam­po­co. Que­da por re­sol­ver la in­cóg­ni­ta de Ar­gen­ti­na, in­ca­paz des­de ha­ce 12 años de ma­rcar dis­tan­cias con Mes­si. En Ru­sia ten­drá la úl­ti­ma opor­tu­ni­dad de ce­rrar el fas­tuo­so ci­clo del me­jor fut­bo­lis­ta del pla­ne­ta. La au­sen­cia de Ita­lia, de­cli­nan­te en ca­da edi­ción del Mun­dial des­pués de con­quis­tar­lo en el 2006, in­vi­ta a la me­lan­co­lía, pe­ro ha­ce tiem­po que el fút­bol pri­vi­le­gia otros mo­de­los de jue­go.

Bra­sil tie­ne la opor­tu­ni­dad de ven­gar en Eu­ro­pa su ca­tas­tró­fi­co re­co­rri­do en el Mun­dial 2014, don­de el fac­tor lo­cal no im­pi­dió la ma­sa­cre de Be­lo Horizonte. Ale­ma­nia ven­ció 1-7 y lue­go ga­nó la Co­pa del Mun­do. El equi­po ale­mán ha en­ve­je­ci­do –Neuer, Hum­mels, Boa­teng, Khe­di­ra, Mü­ller y Özil so­bre­pa­san o ron­dan los 30 años–, pe­ro es di­fí­cil re­ti­rar­le la eti­que­ta de fa­vo­ri­to. Bra­sil dis­po­ne de Ney­mar y va­rios es­tu­pen­dos de­lan­te­ros: Cou­tin­ho, Fir­mino, Wi­llian y Ga­briel Je­sús. Al me­dio cam­po le so­bra ener­gía y le fal­ta bas­tan­te fút­bol. Es en la de­fen­sa don­de aso­man más du­das: Da­ni­lo no es una ga­ran­tía en el la­te­ral de­re­cho, Thia­go Silva ha per­di­do ve­lo­ci­dad y em­pa­que, Mi­ran­da es­tá en los 33 años y Mar­ce­lo in­flu­ye mu­cho más en el ata­que que en la de­fen­sa.

Es­pa­ña ha en­con­tra­do a la ge­ne­ra­ción –De Gea, Car­va­jal, Is­co, Asen­sio, Ko­ke– ca­paz de mez­clar­se bien con los úl­ti­mos mohi­ca­nos del Mun­dial de Su­dá­fri­ca: Pi­qué, Ser­gio Ra­mos, Bus­quets, Inies­ta y Silva. El bie­nio de Lo­pe­te­gui ha si­do ex­ce­len­te. El jue­go ha estado a la al­tu­ra de los bue­nos re­sul­ta­dos. No se sa­be si Es­pa­ña se­rá ca­paz de ju­gar en Ru­sia con la mis­ma con­vic­ción fa­ná­ti­ca que en la Eu­ro­co­pa 2008 y el Mun­dial 2010. Si lo con­si­gue, se­rá un equi­po te­mi­ble.

Fran­cia tie­ne una gran den­si­dad de bue­nos ju­ga­do­res (Griez­mann, Mbap­pé, Kan­té, Pog­ba, Dem­bé­lé…) que no aca­ban de co­nec­tar bien. Es una se­lec­ción de mo­men­tos y fla­que­zas. Pa­re­ce más fia­ble en las po­si­cio­nes de ata­que que en las de­fen­si­vas. A In­gla­te­rra le per­ju­di­ca su la­men­ta­ble his­to­ria en los Mun­dia­les. Ga­nó en Wem­bley el de 1966 y to­da­vía es­tá pre­sa de la nos­tal­gia. Atrás que­da la ge­ne­ra­ción de Roo­ney, Ge­rrard y Lam­pard. Es el turno de Ka­ne, De­le Alli, Ster­ling y Rash­ford. Bien mi­ra­do, los in­gle­ses dis­po­nen de un atrac­ti­vo equi­po que, por ra­zo­nes his­tó­ri­cas, in­vi­ta al desáni­mo.

Tres se­lec­cio­nes apun­tan ma­ne­ras. Por­tu­gal acu­de co­mo cam­peón de Eu­ro­pa. Cris­tiano se man­tie­ne co­mo má­xi­ma fi­gu­ra, pe­ro Ber­nar­do Silva y Gue­des aña­den pi­car­día y ve­lo­ci­dad. Bél­gi­ca ha reuni­do una mag­ní­fi­ca co­lec­ción de ju­ga­do­res, en­ca­be­za­da por Ha­zard y De Bruy­ne. El equi­po sue­le ser co­mo la na­ción: le cues­ta en­ten­der­se. Con me­nos rui­do, Uru­guay se­rá un pro­ble­ma pa­ra cual­quie­ra, con un va­lor aña­di­do en Ru­sia: Luis Suá­rez y Ca­va­ni es­tán me­jor pro­te­gi­dos que en an­te­rio­res edi­cio­nes. Los jó­ve­nes Ve­cino y Be­tan­court ani­man a una crea­ti­vi­dad que no ha si­do ha­bi­tual en los uru­gua­yos.

Bra­sil y Ale­ma­nia apa­re­cen a la cabeza de los pro­nós­ti­cos; Es­pa­ña no es­tá le­jos

Que­da por re­sol­ver la in­cóg­ni­ta de Ar­gen­ti­na, in­ca­paz de ma­rcar dis­tan­cias con Mes­si

En los úl­ti­mos cin­co años Ru­sia ha or­ga­ni­za­do nu­me­ro­sas gran­des ci­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.